“Vivir en Dios que es Invisible” Sufrimiento y Servicio en la Vida de John Bunyan (Parte 2)


Un Predicador Nace

Así, en 1655, cuando la cuestión de su alma fue resuelta, fue invitado a exhortar a la iglesia, y de repente un gran predicador fue descubierto. El no sería licenciado como un pastor de la iglesia de Bedford hasta 17 años mas tarde. Pero su popularidad como un poderoso predicador laico explotó. La extensión de su obra creció. John Brown nos dice “Las personas vinieron para oír la Palabra de todas partes”. Charles Doe, un fabricante de peines en Londres, dijo (Mas tarde en la vida de Bunyan) “El Sr. Bunyan predicó como nadie el Nuevo Testamento, él me hizo admirar y llorar de alegría, y darle mis afectos”. En los días de tolerancia, un aviso previo atraería a una multitud de 1200 para oírle predicar a las 7:00 de la mañana en los días laborales. Una vez en la prisión, toda una congregación de 60 personas fue presa y traída en la noche. Un testigo nos dice: “Yo oí al Sr. Bunyan tanto predicar como orar con aquel poderoso espíritu de fe y completa asistencia divina que me hizo permanecer y maravillarme”. El mayor teólogo puritano contemporáneo de Bunyan era John Owen. Cuando el rey Carlos le pregunto a Owen porque un estudioso como él fue a oír a un predicador inculto, el dijo: “Yo estaría dispuesto a dejar todo mi aprendizaje por el poder de aquel metalúrgico para tocar los corazones de los hombres”

La Increíble Elizabeth Bunyan

Diez años después de estar casado, cuando Bunyan tenía 30 años, su esposa murió en 1658, dejándolo con cuatro hijos menores de diez años, una de ellas, ciega. Un año después, se caso con Elizabeth, que era una mujer notable. Un año después de su casamiento, Bunyan fue arrestado y colocado en prisión. Ella estaba embarazada de su primogénito y abortó en la crisis. A continuación, comenzó a cuidar a sus hijos como madrastra por 12 años sola, y dio a luz a otros dos hijos de Bunyan, Sarah y Joseph.

Ella merece al menos una historia aquí sobre su valor en la forma en que fue hasta las autoridades en Agosto de 1661, un año después de la detención de John. Ella ya había estado en Londres con una petición. Ahora, ella tuvo que enfrentar un severo cuestionamiento.

  • ¿Será que el parará de predicar?
  • Mi señor, él no se atrevería a dejar de predicar, desde que el fue capaz de hablar.
  • ¿Cuál es la necesidad de la petición?
  • Hay una necesidad para esto, mi señor, porque tengo cuatro hijos pequeños que no pueden ayudarse a sí mismo, una de los cuales es ciega, y no tenemos nada para sostenernos más allá de la caridad de la buena gente.

Matthew Hale, con compasión, pregunta si realmente tiene cuatro hijos, siendo tan joven.

  • Mi señor, yo soy la madrastra de ellos. De hecho yo estaba embarazada cuando él fue detenido por primera vez, pero siendo joven y desacostumbrada a ciertas cosas, estaba conmocionada por la noticia, entre en trabajo de parto y así continuó por ocho días y después de dar a luz, en seguida mi hijo murió.

Hale fue conmovido, pero los otros jueces fueron endurecidos y hablaban contra él: “El es un mero metalúrgico”.

  • Sí, y porque él es un metalúrgico y un hombre pobre, por lo que es despreciado y no puede tener justicia.

Un Sr. Chester se enfureció y dijo que Bunyan predicaría y haría lo que quisiera.

  • El no predica nada, fuera de la palabra de Dios. Dijo ella.

El Sr. Twisden, en un momento de rabia dijo: “El va a todas partes y produce daño”

  • No, señor, no es así. Dios lo bendice y lo ha hecho muy bien a través de él. Dijo ella nuevamente.

Un hombre irritado dijo “Su doctrina es la doctrina del diablo”

  • Pero ella respondió: Mi señor, cuando el juez justo aparezca, será conocida que su doctrina no es la doctrina del diablo.

Comentarios del Biógrafo de Bunyan dice: “Elizabeth era simplemente una campesina inglesa ¿Podría haber hablado con más dignidad si fuera una reina coronada?”

“Apartado de” mí pobre hija ciega

Entonces, por 12 años Bunyan escoge la prisión y una conciencia limpia en vez de la libertad y una conciencia sucia por el acuerdo de no predicar. El podría haber tenido su libertad cuando él quisiera. Pero él y Elizabeth fueron hechos del mismo material. Cuando se le pidió que se retractará y no predicará, el dijo “Si nada funcionará, a menos que haga de mi conciencia una carnicería continua y un matadero…he determinado que el Dios todopoderoso sea mi ayuda y escudo, y aun sufrir, si es que puedo continuar en esta frágil vida, y continuar así por mucho tiempo, incluso hasta que el musgo crezca en mis cejas, en vez de, así violar mi fe y mis principios”

Sin embargo, fue atormentado a veces pensando que podría no haber tomado la decisión correcta en lo que respecta a su familia.

“La despedida de mi esposa y mis pobres hijos ha sido muchas veces, para mí, en este lugar, como tirar de la carne de mis huesos; Y esto no solo porque yo soy un poco afectado a esas grandes misericordias, sino también porque a menudo ha venido a mi mente las muchas dificultades, miserias, y necesidades que mi pobre familia enfrentaría, si fuera yo quitado de ellos, de mi pobre hija ciega, que estaba más cerca de mi corazón, que todo lo que tenia; Oh, los pensamientos del sufrimiento que pensé de mi hija ciega pudiera sufrir, quebraría mi corazón en pedazos”.

Perseverante en Bedford, no en Londres

Sin embargo, el permaneció. En 1672 fue libertado por causa de la Declaración de Indulgencia Religiosa. Inmediatamente fue licenciado como pastor de la Iglesia en Bedford, a la cual él estaba sirviendo todo el tiempo, desde la misma prisión por medio de escritos y visitas periódicas. Un granero fue comprado y reformado como su primer edificio y es allí que Bunyan ministró como pastor por los 16 años siguientes, hasta su muerte. El nunca fue seducido a ir lejos de esta pequeña parroquia por mayores oportunidades en Londres. La estimación es que, tal vez, había  unos 120 No conformistas en Bedford en 1676.

Hubo otros momentos de prisión en el invierno y en la primavera de 1675-1676. John Brown cree que éste fue el momento en que “El Peregrino” fue escrito. Pero a pesar de que Bunyan no estaría en prisión nuevamente durante su ministerio, la tensión de los días fue extraordinaria. Diez años después de su última prisión, a mediados de la década de 1680, la persecución fue severa nuevamente. “Richard Baxter, aunque ahora era un hombre viejo, fue arrestado, donde permaneció dos años más, y donde tuvo innumerables compañeros en peligro”.

Las reuniones fueron invalidadas, los adoradores lanzados a prisión, los separatistas cambiaban el lugar de reunión de vez en cuando, definiendo sus centinelas para vigilar, dejaron de cantar himnos en sus servicios, y por una cuestión de mayor seguridad adoraban una y otra vez de noche. Los ministros eran introducidos en los pulpitos a través de trampas en el suelo o del techo, o través de puertas improvisadas en la pared. Bunyan preveía ser llevado de nuevo y donó todas sus posesiones a su esposa Elizabeth, de modo que ella no fuera arruinada por las multas.

Un Peregrino muere lejos de casa

Pero Dios lo guardó; hasta agosto de 1688. Viajó 50 millas a Londres para predicar y ayudar a hacer la paz entre un hombre en su iglesia y su padre lejos. A él le fue bien en ambas misiones.  Pero después de un viaje a un barrio periférico, regresó a Londres a caballo, en medio de excesivas lluvias. Cayó en cama con una fiebre violenta y el 31 de agosto de 1688, a los 60 años, siguió su peregrinación de la ciudad de la destrucción a través del río hacia la nueva Jerusalén.

Su ultimo sermón había sido el 19 de agosto en Londres, Whitechapel en Juan 1:13. Sus últimas palabras fueron “Vivan como los hijos de Dios, para que puedan mirar hacia la cara de su Padre con consuelo un día más”. Su esposa e hijos no tuvieron conocimiento de la crisis hasta después de que ya era demasiado tarde. Entonces, Bunyan, probablemente murió sin la comodidad de la familia, así como había pasado gran parte de su vida sin las comodidades de la casa. El inventario de los bienes de Bunyan después de su muerte sumó un total de 42 libras y 10 chelines. Esto es más de lo que un metalúrgico común dejaría, pero la mayor parte de los beneficios de “El Peregrino” habían ido a impresoras de ediciones piratas. El nació pobre y nunca se enriqueció en esta vida. Fue enterrado en Londres en Bunhill Fields.

Entonces, en suma,  los sufrimientos de Bunyan fueron los siguientes: La muerte simultanea de su madre y hermana; el nuevo inmediato matrimonio de su padre; El alistamiento militar en medio de su dolorosa adolescencia; El descubrimiento de que su primera hija era ciega; La depresión espiritual y oscuridad de los primeros años de su matrimonio; la muerte de su esposa dejándolo con cuatro hijos pequeños; Una prisión por 12 años sacándolo de su familia e iglesia; El constante estrés e incertidumbre de persecución inminente, incluyendo una prisión más; Y la enfermedad final y la muerte lejos de los que le amaban. Y este resumen no incluye ninguna de las presiones normales y dolores del ministerio, matrimonio, paternidad, controversia, críticas, y enfermedad a lo largo del camino.

Escribiendo para la iglesia afligida

Las preguntas, entonces, que levantan el sufrimiento de Bunyan son ¿Cuál fue su efecto? ¿Cómo respondió al sufrimiento? ¿Qué trae? ¿Qué diferencia hizo en su vida? Sabiendo que estoy dejando fuera muchas cosas importantes, yo respondería en cinco observaciones.

  1. El sufrimiento de Bunyan confirmó su llamado como un escritor, especialmente para una iglesia afligida.

Probablemente, la mayor distorsión de la vida de Bunyan es el retrato que les he dado hasta ahora es que pasa sobre uno de los principales trabajos de su vida, sus escritos. Los libros habían despertado su propia búsqueda espiritual y lo guiaron en la misma. Los libros serian su principal legado para la iglesia y el mundo.

Por supuesto, él es famoso por “El Peregrino”, al lado de la Biblia, tal vez el libro más vendido del mundo, traducido a más de 200 lenguas. Fue un éxito inmediato con tres ediciones el primer año en que fue publicado en 1678. Fue inicialmente despreciado por la elite intelectual, pero como el Sr Macaulay subraya: “El Peregrino es quizás el único libro sobre el cual, luego de cien años, la minoría educada llego a la misma opinión de las personas comunes”

Pero la mayoría de la gente no sabe que Bunyan fue un escritor prolífico antes y después del Peregrino. El índice de “Escritos de Bunyan” por Christopher Hill lista 58 libros. La variedad de estos libros es notable; controversia (Con los Cuáqueros y la Justificación y el Bautismo) colecciones de poemas, literatura infantil, alegoría (como La Guerra Santa y La vida y la muerte del Señor Malhombre); pero la gran mayoría eran exposiciones doctrinarias practicas de la Escritura construidas a partir de sermones a favor del fortalecimiento y la advertencia y ayuda a los peregrinos cristianos a hacer su camino con éxito al cielo.

Fue un escritor de principio a fin. El había escrito cuatro libros antes de ir a prisión, a los 32 años, y el año que murió cinco libros fueron publicados en aquel año de 1688. Eso es extraordinario para un hombre sin educación formal. El no sabía griego ni hebreo ni tenía grados de teológicos. Esto era tal ofensa, que incluso en sus propios días, su pastor, John Burton, vino en su defensa, escribiendo un prefacio para su primer libro en 1656 (cuando tenía 28 años)  “Este hombre no es escogido de una universidad terrenal, pero sí, de una universidad celestial, la iglesia de Cristo. El tiene por la gracia obtenida, estos tres grados celestiales, a saber, la unión con Cristo, la unión con el Espíritu Santo y las experiencias de las tentaciones de Satanás, las cuales lo hace más apto para esa poderosa obra de predicar el Evangelio que todo el aprendizaje de la universidad y títulos no pueden obtener”.

El sufrimiento de Bunyan dejo su huella en toda su obra escrita. George Whitefield dijo de “El Peregrino”, “huele a prisión, fue escrito cuando el autor estaba confinado en la prisión de Bedford. Los ministros nunca escriben o predican tan bien como cuando están bajo la cruz; cuando esto ocurre el Espíritu de Cristo y la gloria reposa sobre ellos.”

La fragancia de la aflicción estaba en la mayoría de sus escritos. En realidad, sospecho que una de las razones por las que los puritanos todavía se están leyendo hoy con tanto beneficio es que toda su experiencia, a diferencia de la nuestra, fue de persecución y sufrimiento. Para nuestra era de entretenimiento (al menos en el próspero occidente) esto puede parecer sombrío, a veces, pero el día que usted oiga que tiene cáncer o que su hijo es ciego o que una multitud está viniendo, usted se apartará de los libros animados para venir a los libros de más contenido que fueron escritos para la eternidad, donde tanto la fragancia del cielo como el mal olor del infierno están en el aire.

Los escritos de Bunyan fueron la extensión de su ministerio pastoral, principalmente, a su rebaño en Bedford que vivía en constante peligro de persecución y prisión. Su sufrimiento le capacito bien para la tarea. Lo que nos lleva al segundo efecto del sufrimiento que quiero mencionar.

  1. El sufrimiento de Bunyan profundizó su amor por el rebaño y dio a su trabajo pastoral la fragancia de la eternidad.

Sus escritos están llenos de amor por su pueblo. Por ejemplo tres años después de su arresto, el escribió un libro llamado “Comportamiento cristiano”, que él concluyó así:

“Así, en pocas palabras, escribo a ustedes antes de morir, una palabra para estimularlos a la fe y a la santidad, porque yo deseo que ustedes puedan tener la vida que está guardada para todos los que creen en el Señor Jesús, y se amen unos a otros, cuando yo fallezca. A pesar, de que, así, descansaré de mis trabajos y estaré en el paraíso, como por la gracia que yo cómodamente creo, aun así no le he visto, pero aquí, entonces, debo hacerles el bien. Por lo tanto, no conociendo la brevedad de mi vida, ni el obstáculo que de aquí en adelante pueda tener por el hecho de servir a mi Dios y a ustedes, he tenido la oportunidad de presentarles estas pocas líneas a ustedes para su edificación”

En su autobiografía, escrita en medio de su tiempo en prisión, él hablo de su iglesia y el efecto que esperaba que su posible martirio tendría en ellos: “Yo frecuentemente digo al Señor que si soy ahorcado hoy delante de sus ojos sea un medio para despertarlos y confirmarlos en la verdad, de buen grado debo estar de acuerdo con eso”. En realidad, muchos de su rebaño se unieron a él en la cárcel y él los ministró allí. El repitió las palabras de Pablo cuando el describió sus anhelos para ellos “En mi predicación realmente he sufrido, tengo, por así decir, sufrimiento de parto para dar a luz a los hijos de Dios”

El glorificó el privilegio del ministerio evangélico. Eso también fluyó de su sufrimiento. Si todo estuviera bien y este mundo es todo lo que importa, un pastor podría tener celos de personas prosperas que pasan el tiempo en ocio. Pero si el sufrimiento abunda, si la prosperidad es una capa para la verdadera condición de los americanos amantes de las diversiones que están por perecer, entonces ser un pastor puede ser el más importante y glorioso de todos los trabajos. Bunyan pensaba que: “Mi corazón ha sido tan involucrado con la gloria de este excelente trabajo, que yo me regocijo como un bendecido y honrado por Dios por eso, como me hubiera hecho el emperador del mundo cristiano, o el señor de toda la gloria de la tierra sin eso”.

El amaba a su pueblo, el amaba su trabajo y él se quedo con éste hasta el final de su vida. Los sirvió y sirvió al mundo desde su iglesia local, con cerca de 120 miembros.

Continuará…

Daniel

Pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Valparaíso. Egresado del Seminario Teológico Bautista de Santiago. Casado con Ester Riquelme y padre de Maite.

Comments are closed here.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más