Pasión por la Verdad de Dios. Valiente como un León


El siguiente documento es el texto base usado para la exposición de la tercera exposición de la conferencia realizada el 24 de febrero del 2018 en la ciudad de Quilpué. Es un texto traducido del inglés y de la autoría del pastor Austin Walker.

Pueden encontrar el Audio y video original [en inglés] en el siguiente link:

http://trinitypastorsconference.org/2016-faithful-ministry-benjamin-keach-bold-as-a-lion/

 

El 8 y 9 de octubre de 1664, hace trescientos cuarenta años, un joven cristiano se presentó ante el Lord Principal de Justicia de Inglaterra, en Buckinghamshire Assizes en Aylesbury. El cargo contra él fue declarado como sigue:

Usted está aquí acusado con el nombre de Benjamin Keach de la Parroquia de Winslow, en el condado de Bucks: por ser una persona sediciosa, herética y cismática, malvada y maliciosamente indispuesta y desafectada al Gobierno de Su Majestad, y al Gobierno de la Iglesia de Inglaterra, haciendo esto maliciosa y perversamente. Siendo el 1 ° día de mayo, en el 16 ° Año del Reino de nuestro Soberano Señor el Rey, escriba, imprima y publique, por la causa de escribir, imprimir y publicar un Libro sedicioso y venenoso, titulado, El Instructor del Niño en donde se contienen, a modo de Pregunta y Respuesta, estas posiciones condenables, contrarias al Libro de Oración Común y la Liturgia de la Iglesia de Inglaterra.

Este tipo de acusación no es sorprendente. Un cambio radical en la política religiosa siguió una vez que Oliver Cromwell había muerto y Carlos II había regresado a Inglaterra en 1660. Se aprobó el Acta de Uniformidad. El poder fue devuelto a la Iglesia de Inglaterra y a sus obispos y arzobispos y no pasó mucho tiempo antes de que comenzara la persecución. El predicador Bautista de veinticuatro años estaba sintiendo los vientos huracanados de un nuevo prejuicio por parte de las autoridades civiles y religiosas contra los disidentes. En 1664 Keach se encontró confrontado por el celo de las autoridades religiosas como Thomas Disney, su ex rector en Stoke Hammond, donde había nacido Keach y bautizado. Fue Disney quien inició esta particular persecución a Keach informando al Arzobispo de Canterbury de sus actividades ilegales.

 

Este celo era común entre las autoridades civiles, y la toma de conciencia del libro de Keach significó que fue convocado a comparecer ante el juez más poderoso de Inglaterra, Sir Robert Hyde.

Su presunto crimen fue que en su manual, escrito para niños, había violado la Ley de Uniformidad de 1660 al enseñar que los bebés no deberían ser bautizados y que los laicos, como él, eran libres de predicar el Evangelio.

Keach fue indudablemente el receptor de la justicia áspera. Su declaración de inocencia fue en vano. El informe registra intimidación y palabras intimidatorias por parte de Sir Robert Hyde dirigidas contra Keach, incluso antes de que los testigos fueran y su evidencia recibida. A Keach no se le permitió hablar en su defensa. El jurado existía simplemente para “sellar” la decisión sobre su culpa ya cometida por Hyde. Pronunciando sentencia, Hyde encarceló a Keach por dos semanas. Se le negó la libertad bajo fianza y además, fue objeto de la vergüenza pública y la humillación siendo colocado en la picota dos veces durante dos horas, una vez en Aylesbury. y luego, unos días más tarde, en Winslow.

Winslow estaba a unas veinte millas de distancia, y era la escena probable de sus crímenes y así el verdugo fue instruido a quemar públicamente su publicación. Antes de ser encarcelado, Keach fue multado con veinte libras y obligado a aparecer en la próxima audiencia para renunciar a su doctrina.

El trato que recibió a manos de Sir Robert Hyde fue injusto, innecesariamente malicioso y brutal.

La mezcla de desprecio, burla y acusaciones infundadas tenían como objetivo retratar al acusado de la peor manera posible, y establecer su supuesta intención sediciosa y maliciosa. A pesar de su juventud e inexperiencia, es evidente que Keach no se dejó intimidar por las palabras y acciones del juez supremo en Inglaterra.

Keach fue un hombre valiente incluso en medio del castigo y la persecución. Una vez en la picota, para consternación del carcelero y el sheriff, Keach comenzó a confesar al Señor Jesucristo ante los hombres porque quería que otros compartieran sus convicciones bíblicas y llegaran a la fe en Cristo. El historiador bautista, Thomas Crosby, uno de los yernos de Keach, registra su confesión.

 

No es algo nuevo que los siervos del Señor sufran y se conviertan en una especie de animal de vigilancia: y ustedes que están familiarizados con las Escrituras, sepan que el camino a la corona es por la cruz … No hablo por prejuicio hacia cualquier persona, pero deseen sinceramente, que el Señor los convierta y los convenza de sus errores, para que sus almas se salven en el día del Señor Jesús. Buena gente, la preocupación de las almas es muy grande; tan grande, que Cristo murió por ellas: y verdaderamente una preocupación por las almas fue lo que me movió a escribir y publicar esas cosas, por las cuales ahora sufro, y por las cuales podría sufrir cosas más grandes que estas … ¡Oh! ¿Acaso experimentaste… el gran amor de Dios y las excelencias que hay en él? Te haría más dispuesto a pasar por cualquier sufrimiento por su bien. Y lo cuento como el honor más grande que jamás el Señor tuvo el placer de conferirme.

 

Este joven predicador Bautista era claramente un hombre de fuerte convicción y coraje inquebrantable, dispuesto a defenderse contra las más altas autoridades de la tierra. Lo que sucedió ese día de octubre en 1664 no fue un ejemplo aislado de valentía cristiana. Tal preocupación por las almas de los hombres y las mujeres y tal osadía lo caracterizaron a lo largo de su vida y nunca se abstuvo de estar dispuesto a sufrir por el bien de su Señor y Salvador Jesucristo.

Seguir leyendo: Pasión por la Verdad de Dios

Nota: Para poder ver las referencias de las citas, se adjunta el original en inglés.
Original [Inglés]: 002 Bold as a lion 23 March 17

Carlos Sanchez

Miembro de la Iglesia Bautista de Quilpue, Casa del Alfarero. Sirve en el Ministerio Centro de Literatura Cristiana en Valparaíso, Chile. Estudia en The North American Reformed Seminary. Casado con Vanessa Bustos y con dos hijos. Valentín y Ulises quien tiene autismo.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Jesús se dirigió entonces a los judíos que habían creído en él, y les dijo: —Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más