Los Respectivos deberes de los Maridos y de las Esposas. Por John Gill. Parte Dos


Traducido desde http://oestandartedecristo.com/

Primera Parte

Deberes de los maridos

I.        Primero, el amor por parte del marido. “Maridos, amad a vuestras mujeres” (Efesios 5:25), casos de los cuales vemos en Isaac, Jacob, Elcana y otros (Génesis 24:67, 29:18, 20; 1 Samuel 1:5). La naturaleza y la forma de demostrar este amor, como las razones del mismo pueden ser consideradas a continuación:

I.1 En primer lugar, la naturaleza de este amor.

I.1.a Él es superior a cualquier otro demostrado a cualquier criatura; en cuanto al prójimo, a pesar de que el deber es amarlo como a uno mismo, con todo, la esposa de un hombre es él mismo, y amarla es amarse a sí mismo, (Efesios 5:28). Los padres deben ser amados, pero la mujer antes que ellos; porque un hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer (Génesis 2:24). Los hijos deben ser amados, pero la esposa antes que ellos; así como el marido para la mujer; “no te soy yo mejor que diez hijos?” (1 Samuel 1:8) y Cristo debe ser amado antes que cualquier otro (Mateo 10:37; Lucas 14:26).

I.1.b Debe ser un amor de complacencia y deleite, tener placer y alegría en su persona, compañía y conversación (Proverbios 5:18-19; Eclesiastés 9:9), como es el amor de Cristo por la Iglesia, que es Su Hefzibá, en quien está todo Su deleite.

I.1.c Debe ser casto y único, como el amor de Cristo (Cantares 6:9). Y, por esa razón, el hombre no debe tener más que una única, pues si eso ocurre el amor sería dividido o alienado, y aborrecería a una y amaría a otra, como sucede comúnmente; y, por lo tanto, la ley preveía que el primogénito sería de cualquiera que naciese (Deuteronomio 21:15,17; vea 1 Corintios 7:2).

I.1.d Debe ser mutuo. La esposa debe amar al marido, así como el marido a la mujer (Tito 2:4) y, generalmente, el amor de la esposa es más fuerte y afectuoso (2 Samuel 1:26), esa es la razón por la que el marido es más frecuentemente exhortado a amarla, porque carece de demostrarlo.

I.2 En segundo lugar, la forma, o como y de qué manera el amor debe ser expresado; no sólo en palabras, sino por obras y en verdad; por hechos reales, que hablan más alto que las palabras.

I.2.a Al hacer toda provisión adecuada para su bien temporal, representado por “alimentar” y “sustentar” a su esposa (Efesios 5:29), que incluye comida, ropa y todas las necesidades de la vida; él debe “procurar las cosas honestas”, decentes, convenientes y adecuadas a su posición, estado, condición, circunstancias y habilidades; y aquel que “no tiene cuidado de los suyos”, especialmente de su propia esposa, hijos y familia, “es peor que el infiel” (Romanos 12:17; 1 Timoteo 5:8).

I.2.b Al protegerla de todos los abusos y daños; puesto que ella es vaso más frágil, ella debe ser tomada bajo su ala y abrigo; él debe ser una cobertura para ella, como Abraham fue para Sara; el cual puede ser representado por la ceremonia practicada en el casamiento, o por el acto en que este es expresado, de un hombre extendiendo su capa sobre la mujer (Génesis 20:16; Rut 3:9), él debe exponerse al peligro, e incluso arriesgar su vida en su defensa, y para su rescate (1 Samuel 30:5, 18).

I.2.c Al hacer todo lo que puede contribuir para su placer, paz, conforte y felicidad. “El que está casado” se preocupa de “cómo hay que agradar a su mujer”; ni siquiera el apóstol lo culpa por hacer eso, antes lo elogia, o lo recomienda (1 Corintios 7:33). “El odio motiva contiendas”, porfías, peleas y la consecuencia de eso es confusión, y toda obra perversa; “pero el amor cubre multitud de pecados”, esconde defectos, fallas y debilidades (Proverbios 10:12).

I.2.d En la búsqueda de su bienestar espiritual. Su conversión, si no es convertida, y su paz espiritual, conforte y edificación, siendo ella una coheredera con él de la gracia de la vida; juntándose con ella en todos los ejercicios religiosos; en la adoración familiar, en la lectura, en la oración, en la alabanza, en la conferencia y conversación cristiana; instruyéndola en todo lo que concierne a la doctrina, deber y disciplina de la iglesia; respondiendo las preguntas que ella puede y tiene el derecho de hacerle en casa (1 Corintios 14:35). El marido debe oponerse a todo odio y amargura: “Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.” [Colosenses 3:19]; no debe usar lenguaje amargo, palabras amenazadoras, miradas malvadas, y sobre todo agresiones físicas; porque esto es cruel, grosero, bárbaro y brutal, impropio al hombre y al cristiano.

I.3 En tercer lugar, las razones o argumentos para el cumplimiento del deber del amor de un hombre para con su esposa, son como sigue:

I.3.a La proximidad entre ellos. Ella es su propia carne; y “nunca nadie odio a su propia carne”, lo que sería monstruosamente antinatural; ella es como “a sí mismo”, la otra parte de sí mismo, y debe ser amada como su propio cuerpo, pues amar es un principio en la naturaleza (Efesios 5:28,29,33).

I.3.b La ayuda, ventaja, y el provecho que él recibe de ella. Ella es provista como una ayudadora para él, y se vuelve tal como él en los negocios de la familia (Génesis 2:18), ella es su compañera, y esto es usado como una razón por la cual él no debería actuar traicioneramente contra la esposa de su juventud (Malaquías 2:14), ella es su compañera en la prosperidad y en la adversidad; compartiendo con él en sus cuidaos y problemas, en sus alegrías y tristezas; ella simpatiza con él en todas las condiciones, llora cuando él llora y se alegra cuando él se alegra; ella es una pareja para él en las bendiciones de gracia ahora, y será una pareja para él en la gloria eterna.

I.3.c La gloria y la honra que ella es para él. “La mujer es la gloria del hombre”, en quien son vistos su poder y autoridad (1 Corintios 11:7), alguien que lo ama y es casta para él, y tiene el cuidado de los asuntos de su familia, que le honra, y es un crédito y una corona para él, y hace que él sea respetable entre los hombres; su corazón está confiado en ella, y a través de su conducta, él es conocido y respetado “en las puertas” (Proverbios 12:4, 31:10, 11, 23).

I.3.d El argumento más fuerte y más convincente de todos para un buen hombre, es el amor de Cristo por Su Iglesia; que es el patrón y ejemplo de amor de un hombre para con su esposa y lo que más fuertemente lo motiva a amarla (Efesios 5:25-28).

Deberes de las Esposas

II.      En segundo lugar, los deberes que conciernen a la esposa son reverencia, sumisión, obediencia, etc.

II.1 Reverencia. Y “la mujer reverencie al marido” (Efesios 5:33); esta reverencia es tanto interna como externa; ella debería pensar bien, muy bien de él, y no despreciarlo en su corazón, como Mical, la hija de Saúl, hizo con David, su marido (2 Samuel 6:16), y ella debería hablar de él y para él, de una manera respetable, como Sara lo hacía con Abraham, llamándolo señor (1 Pedro 3:6; Génesis 18:12).

II.2 Sujeción a él. “Mujeres, sujétense a vuestros maridos”, y no como para los demás, sino “como al Señor”, el Señor Jesucristo es la cabeza de todo hombre, y también de la Iglesia. “Así como la Iglesia está sujeta a Cristo, así también las mujeres sean sujetas en todo a sus maridos”; esto es, en las cosas relacionadas con los asuntos familiares; no en aquello que es contrario a las leyes de Dios y de Cristo; pues Dios debe ser obedecido antes que los hombres, cualquier hombre, incluso los mismos maridos (Efesios 5:22, 24), y esta sujeción y sumisión no es un acto servil; no es como la que realizan los servidores a sus patrones, o como la de las siervas a sus patronas, y mucho menos como la de los esclavos a los tiranos, o de aquellos que los arrebatan y los mantienen cautivos; sino como el cuerpo y los miembros están sujetos a la cabeza, por la cual ellos son regidos, guiados y dirigidos para su bien; y esto de forma sabia, afectuosa y gentil.

II.3 Obediencia. El apóstol prescribe que las mujeres sean “obedientes a sus maridos” (Tito 2:5) Sara es un ejemplo de eso; y tenemos un ejemplo de su obediencia inmediata y rápida a las órdenes de Abraham (1 Pedro 3:6; Génesis 18:6).

II.4 Asistencia y ayuda en asuntos familiares, consecuente con el propósito original de su creación; guiando la casa con discreción, manteniendo sus hijos y siervos en buen orden y decoro; habitando en casa, y gestionando todos los asuntos domésticos con sabiduría y prudencia (1 Timoteo 2:14; Tito 2:5).

II.5 Sin asumir autoridad alguna sobre el marido, ni en la iglesia, sino solamente en cuanto a los asuntos domésticos; buscando agradarlo en todas las cosas, sin hacer nada sin su voluntad y consentimiento, y nunca contrario a estos; no entrometiéndose en los negocios y preocupaciones seculares, sino dejándolos a él (1 Timoteo 5:11-12; 1 Corintios 7:34).

II.6 Permaneciendo con él en todos los estados y circunstancias de la vida; yendo con él donde quiera que Dios en Su providencia, y su negocio en la vida, lo llame; como Sara acompaño a Abraham en la tierra prometida, en Egipto y en otros lugares; ella debe hacer como Rut propuso a Noemi (Rut 1:16). Existen razones por las cuales la mujer debe ser hallada en el cumplimiento de sus deberes. Algunos de ellos son:

II.6.a Extraídos de su creación, tiempo, modo y propósito de los mismos; primero fue formado Adán, y después Eva; y, por consiguiente, en cuanto al tiempo, él poseía la superioridad; el hombre no fue hecha de y para el hombre, para ser una ayuda idónea y asiste (1 Timoteo 2: 13; 1 Corintios 11:8-9; Génesis 2:18).

II.6.b A partir de la consideración de la caída, y lo que allí se dice respecto a ella: “Y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, cayó en transgresión”, al menos al principio, y los medios de conducir a su marido a eso; y, por lo tanto, esta es parte de la sentencia pronunciada sobre ella por su transgresión: “Tu deseo será para tu marido, y él te dominará” (1 Timoteo 2:14; Génesis 3:16).

II.6.c Debido a que el hombre es cabeza de la mujer; y, por lo tanto, ella debe estar en sujeción a él como tal (1 Corintios 11: 3; Efesios 5:23).

II.6.d Por su propio crédito y honra en juego. Pues sería un descrédito y una deshonra para ella comportarse de forma irreverente y ser desobediente; someterse a él “como conviene en el Señor” es decente (Colosenses 3:18) y viene a ser así un ornamento para las mujeres, y el mejor ornamento con que se pueden cubrir es “estar sujetas a sus maridos” (1 Pedro 3: 3-5).

II.6.e El principal argumento de todos es reiterado de la sujeción de la Iglesia a Cristo (Efesios 5:22,24).

 

En resumen, ambas partes deben considerar el placer del otro, la paz, el confort y la felicidad, y, especialmente, la gloria de Dios; para que Su Palabra, caminos y adoración no puedan ser censurados ni vituperados por causa de alguna conducta de ellos (Tito 2:5).

Franco

Miembro de la Primera Iglesia Bautista de Quilpué. Titulado de Analista Programador Computacional. Estudiante de Teología del Seminario Teológico Presbiteriano Rev. José Manuel Ibañez Guzmán. Padre de Benjamìn Caamaño

1 comentario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de su Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más