La Sublime Vocación de la Maternidad – Walter J. Chantry [Parte II]


Traducido desde http://www.oestandartedecristo.com

PARTE I

La verdadera maternidad

Es obvio que se entiende por fertilidad más que el proceso físico de concebir, cargar un niño en el vientre, y traerlo al mundo, los cuidados maternales que están envueltos en la crianza de esta nueva persona. Pero es expresamente declarado por Pablo. “Se salvará dando a luz hijos si permanece con modestia en la fe, en el amor, y en la santificación” (1 de Timoteo 2:15). La maternidad consciente no puede seguir el patrón egoísta de tener un hijo solamente para mandarlo al jardín lo más rápidamente posible. Es claro que, a veces, eso es esencial para la sobrevivencia. Pero en otro momento eso es producido por un interés egoísta de una carrera propia o en la adquisición de más riqueza. Las mujeres quieren continuar haciendo cosas más emocionantes. Esta visión baja de la tarea de madre es perjudicial para la iglesia.

Muchos son salvos, y vinieron de hogares en los que los padres no cuidaban de sus hijos. Estos vivieron vidas útiles para el Señor. Pero, la mayoría de los grandes siervos de Dios que dieron los golpes más poderosos contra el reino de Satanás fueron criados en hogares estables. Es casi siempre una madre que hace que él sea estable. Hoy nada puede sustituir el cuidado y el entrenamiento de una madre fiel. Aquellos que no tienen esa bendición en su infancia cargan un fardo por toda la vida. Cicatrices emocionales y fallas de carácter debido a la negligencia de la madre, son desventajas al servir al Señor. Inclusive la gracia en la conversión no elimina esas tendencias.

Nuestro mundo expone sus productos delante de las mujeres: ¡Mire el dinero que usted puede ganar! Un cheque de pago es una recompensa inmediata y tangible por su trabajo. ¡Mire la influencia y el respeto que usted puede merecer por una carrera de éxito! Hay diversión y emoción en el mundo del trabajo, el estimulo social de personas interesantes, la emoción de los viajes, el glamur de la atención de los demás, los desafíos intelectuales, y así sucesivamente. Pero, en realidad, estos a menudo revelan las baratijas de la feria de las vanidades.

Dios atribuyó una obra más noble para la mujer de lo que simplemente un paralelo a las actividades del hombre. No hay una persona más miserable en el mundo de lo que una mujer que “tiene todo eso junto” en los negocios, pero cuya familia fue descuidada. Ella es el epitome de energía, organización, talento y eficiencia -sólo que sus hijos no acabaron bien-.

Soledad y falta de reconocimiento asisten a la maternidad por un tiempo. Pero esta es apenas la perspectiva de este mundo, ¿Cómo es que el juez compara la socialidad, la dinámica empresaria de “éxito”, en comparación con la madre que está abnegadamente entrenando hijos con los ojos de la fe fijos en un reino espiritual y su esperanza firmemente establecida en el Señor?. Algunos pensarán que este es un apelo emocional para rebajar a las mujeres una vez más. Por el contrario, es una convicción de que muchas de las mujeres, por cosas menores, abandonaron su más alta dignidad y esperanza.

¿Qué está envuelto en la maternidad? Después de los dolores de parto y traer los hijos a este mundo, vienen años de dolores en la vida. Es tarea y privilegio de una madre supervisar la formación de una personalidad en sus hijos e hijas. Para eso, ella debe definir un tono en la casa que construye el carácter fuerte. Es deber de ella el tomar grandes principios cristianos y aplicarlos, de forma práctica, en los asuntos del día a día, hacerlo de forma simple y natural. Es su responsabilidad analizar a cada niño mental, física, social y espiritualmente. Los talentos deben ser desarrollados, las virtudes deben ser infundidas, las fallas deben ser corregidas con paciencia, jóvenes pecadores deben ser evangelizados. Ella está construyendo hombre y mujeres de Dios. Los resultados pueden no ser visibles hasta que ella este trabajado por quince o veinte años. Inclusive cuando su tarea termina la verdadera medida de su obra aguarda la plena madurez de sus hijos. Moisés sería mucho más que un rebelde egipcio y un pastor desconocido pero Jocabed no viviría para contemplar las consecuencias de su maternidad.

Una sublime vocación.

Si una madre piadosa quisiera tener exito en esa tarea, ella debe ser una mujer llena de fe, amor y santidad. Estas no deben ser ocasionales sino consistentes cualidades de vida (1 de Timoteo 2:15). No es de admirarse que las mujeres rechacen esa tarea, prefiriendo los corredores del gobierno, el imperio materialista o el escritorio. No hay trabajo más exigente en todo el mundo ni descripción de trabajo más inspiradora de reverencia que la de levantar una descendencia piadosa. Eso desafía toda la genialidad, talento y gracia que cualquier ser humano podría poseer. ¿Las mujeres deben ser educadas? ¡Seguramente los educadores morales, psicólogos, pastores espirituales y consejeros de las generaciones futuras deben ser bien enseñados!

La esperanza de la mujer, la esperanza de la iglesia, la esperanza del mundo se unen a la maternidad con continuidad en fe, amor y santidad. Mujeres jóvenes, aquí hay un llamado para toda la vida. Es el más elevado en el que cualquier mujer puede entrar. Hay mucho más de lo que las imágenes mundanas muestran. Tomen eso en serio y Dios bendecirá la generación venidera. Trabaje eso espiritualmente y el Señor les dará la libertad que ustedes desean Algún día las mujeres deslumbrantes que dejan sus hijos en un jardín cosecharan su recompensa. Ellas van a sentarse en su sillón de felpa sosteniendo muchas cuentas bancarias y mirarán con despecho la descendencia piadosa.

Es por eso que Proverbios 10:1 dice para aquellos que son hijos que: “El hijo insensato es la tristeza de su madre”. La inmoralidad es una vergüenza pública para la madre de aquel que quebranta la ley de Dios. Toda su vida fue dedicada a formar a su hijo e hija. El padre tiene una carrera, como una casa. Pero todos los huevos de la madre fueron colocados en una canasta. La maternidad no puede ser un pasatiempo de medio periodo. Si usted se vuelve un insensato, usted entristecerá el corazón de su madre. Las mujeres piadosas no viven para besos ni pequeños presentes agradables, sino para que vean a sus hijos caminando con el Señor en justicia. Todas las esperanzas de una mujer piadosa en este mundo están vinculadas con los hijos de su maternidad.

Señales de esperanza.

Una de las señales más alentadoras en nuestra época es un número creciente de mujeres jóvenes que aspiran a ser piadosas. Ellas son serias sobre la maternidad. Ellas han ordenado sus prioridades bíblicamente y ya demuestran los trazos de fe, amor y santidad. Pero ellas seguirán recibiendo ataques feroces. La literatura “feminista” las menospreciará como si no estuviesen haciendo nada significativo. Como montes de sacrificios, las tentaciones aumentarán para que caigan con el sistema mundano.

Hombres jóvenes, para que sigan al Señor plenamente, su esposa tendrá que ser recordada que ustedes comparten su perspectiva de agradar a Dios por medio de la creación de una familia. Ustedes deben hacerle saber que la admiran por sus labores en la maternidad. Y las iglesias deben combatir el torrente de propaganda mundana. Ellas deben mantener continuamente el ideal bíblico del servicio de mujeres a Dios y a la humanidad durante el parto, y la continuidad en la fe, amor y santidad. En el debido tiempo, madres fieles tendrán el sello de la bendición de Dios sobre sus labores.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de su Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más