La adoración publica a Dios


Una de las cosas que vemos en nuestros cultos cada domingo es la superficialidad y la irreverencia a la hora de realizarlos. Esto puede darse por varias razones, pero la razón fundamental es que no se ha estudiado lo que las Escrituras nos enseñan al respecto. La confesión de Fe Bautista de 1689 nos enseña en el capítulo 22[1] “De la adoración religiosa y el día de reposo” sobre cómo debe ser la adoración religiosa a Dios y de porque nos reunimos el día domingo a rendir culto a Dios y no otro día. A partir de esto, vamos a extraer algunas reflexiones de porque nuestro culto, no se ajusta a lo que Dios revela en las Escrituras.

En primer lugar, ¿Qué es un culto?  Aunque la palabra culto tiene varios sentidos[2], el culto en el sentido religioso tiene que ver con rendir adoración u homenaje a un ser superior, en este caso a Dios. Por lo que podemos decir que “rendir culto” es simplemente rendirle a adoración a Dios. Pero esta adoración no se da a cualquier “Dios”, ya que toda religión tiene su ideología sobre Dios, sino que se le da al único Dios verdadero revelado en las Escrituras (Dt 4:35, 39; 6:4; 32:29; 2 Sam 7:22; 1 Rey 8:60; 2 Rey 5:15,16; 19:15; Neh 9;6; Sal 18:31; 86:10; Isa 37:16,29; 43:10-11; 44:6,8; 45:21; 46:9; Oseas 13:4; Joel 2:27; Zac 14:9; Mc 12:29-34; Jn 17:3; Rom 3:30; 1 Cor 8: 4.6; Gal 3:20; Efe 4:6; 1 Tim 1:17; 2:5; Stgo 2:19) Entonces un culto es rendir adoración al único Dios verdadero.

En segundo lugar ¿Cómo es el Dios al cual adoramos? El Dios que nosotros adoramos es un Dios Soberano, Todopoderoso, Omnisciente, Omnipresente, Inmutable, Fiel, Santo etc.[3] La confesión de fe Bautista de 1689 lo expresa de la siguiente manera:

“La luz de la naturaleza muestra que hay un Dios, que tiene señorío y soberanía sobre todo; es justo, bueno y hace bien a todos; y que, por lo tanto, debe ser temido, amado, alabado, invocado, creído y servido con toda el alma, con todo el corazón y con todas las fuerzas”

 

Hoy en día está de moda hablar de que “Dios es amor”, pero el problema con esa frase es que no se define ¿Qué y cómo es el amor de Dios? Y además se pone un atributo de Dios como si fuera el único. Por ejemplo cuando las personas preguntan ¿Cómo un Dios de amor puede enviar gente al infierno? El problema con esa pregunta es que el concepto de amor que ellos tienen no es el concepto de amor bíblico. El amor de Dios es un amor santo. Cuando vemos las Escrituras una de las cosas más sorprendentes que se dicen sobre Dios es que Él es Santo, Santo, Santo (Isa 6:4; Apo 4:8) La repetición entre los judíos significa que lo que se va a decir es algo de suma importancia. Por tanto, cuando se dice que Dios es tres veces santo, está diciéndose que Dios es ¡Increíblemente Santo! Un teólogo dijo lo siguiente sobre esto:

 

“La Biblia dice que Dios es santo, santo, santo, no dice que Dios es simplemente santo, ni siquiera santo, santo. Él es santo, santo, santo. La Biblia nunca dice que Dios es amor, amor, amor o misericordia, misericordia, misericordia o ira, ira, ira o justicia, justicia, justicia. Dice que Él es santo, santo, santo y que toda la tierra está llena de Su gloria”[4].

Que Dios sea Santo significa que Él está separado de toda clase de mal o pecado. Como nos dice 1 Juan 1:5 “Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él”. Cuando vemos los encuentros del hombre con el Dios Santo nos encontramos con que el pueblo tiembla ante su presencia (Éxodo 20:19) Manoa pensó que morirían (Jueces 13:22), Job se da cuenta de su condición pecaminosa  (Job 42:5-6) Isaías se siente como muerte debido a su inmundicia (Isa 6:5) Pedro se da cuenta de su pecaminosidad (Lucas 5:8) y Juan cae como muerto (Apo 1:17) Si esta fue la experiencia de las personas en la Biblia ¿Cómo nosotros podemos pretender presentarnos cada domingo delante de Dios de forma irreverente? ¿Cómo podemos pensar que rendir culto a Dios se trata de algo superficial y trivial? Esto indica que realmente no sabemos que estamos en cada culto frente a un Dios santo.

 

La aplicación de estos principios es que cuando adoramos al Dios santo y verdadero, no podemos dirigirnos a él de forma ligera, sino que debemos presentarnos delante de él con un temor reverencial y de asombro ante su presencia. ¿Vemos algo de eso en nuestros cultos?  Pues me parece que no.  Esto revelaría que no estamos adorando al Dios bíblico, sino a un Dios según nuestra imagen y semejanza. Y esto nos convierte en idolatras.

 

En tercer lugar, ¿Hay una forma definida de hacer los cultos? Cuando leemos las Escrituras vemos que el principio revelado en ella es que solo podemos adorar a Dios como él lo ha indicado y no como nosotros “queramos”. El segundo mandamiento nos enseña (Éxodo 20:4-6) que no solamente la idolatría está condenada, sino también toda invención de los hombres para adorarlo. Cuando Dios manda a construir el tabernáculo a Moisés y le da todas las instrucciones, termina diciéndole “Mira y hazlo conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte” (Éxodo 25:40) Cuando los hijos de Aarón, Nabab y Abiú ofrecieron delante de Dios fuego extraño que él nunca le había mandado, Dios los mato (Lev 10:1-2) Cuando el rey Saúl ofreció sacrificios a Dios sin autorización, recibió la condenación de Dios y su reino cayó (1 Sam 13:9-14) El rey Jeroboam fue condenado por instituir una adoración que el había inventado en su propio corazón (1 Rey 12:33) Muchos reyes fueron condenados por la misma razón (Uzias 2 Cro 2:26; Acaz 2 Cro 28:3;) En el Nuevo Testamento, Jesús condeno las tradiciones de los hombres que se ponían por sobre la Escritura (Mt 7:7, 9) y le enseño a la mujer samaritana que la adoración debía ser en “espíritu y verdad” (Jn 4:23) o sea conforme a las Escrituras. Y nos dio la gran comisión, la cual era predicar y bautizar guardando las cosas que él nos había mandado (Mt 28:18-20) Hay muchas más escrituras que se podrían usar pero supongo que el principio ha quedado claro. No podemos adorar a Dios como nosotros queramos, sino como Dios nos ha revelado en la palabra de Dios. La confesión de Fe Bautista de 1689 lo expresa así:

“Pero el modo aceptable de adorar al verdadero Dios fue instituido por él mismo, y está de tal manera limitado por su propia voluntad revelada que no se debe adorar a Dios conforme a las imaginaciones e invenciones de los hombres o a las sugerencias de Satanás, ni bajo ninguna representación visible ni en ningún otro modo no prescrito en las Sagradas Escrituras”

 

En cuarto lugar ¿Cuál es la forma bíblica de hacer el culto? Hemos visto que no podemos rendir culto a Dios como nosotros quedamos, entonces ¿Cómo debe ser un culto según las Escrituras? Debe tener lectura y predicación de las Escrituras (Hechos 2:42; 15:20-21; 20:7; 1 Tim 4:13; 2 Tim 2:15; 4:2) oraciones (Hechos 2:42; 1 Tim 2:1,2, 8; Efe 6:18-20; Col 4:2)  exhortándose con salmos, himnos y canticos espirituales (Efe 5:19; Col 3:16) y dar acciones de gracias a Dios (Efe 5:20) La ordenanza del bautismo cuando sea necesaria (Mt 28:19-20) y la ordenanza de la Cena del Señor (Hechos 2:42; 20:7-11; 1 Cor 11:17-22) El ayuno no está mandado a practicarse en el culto, pero puede practicarse en ocasiones especiales (Hechos 13:2-3) No hay ninguna ordenanza sobre el diezmo ni la ofrenda en el culto. Pero en otro momento se debe ofrendar generosamente “según haya prosperado” (1 Cor 16:2) “según lo que Dios propuso en su corazón” (2 Cor 9:6-15) para ayudar a los pobres de la iglesia y sustentar a los ancianos de la congregación (1 Cor 9:4-14; 1 Tim 5:17-18)

 

La aplicación de estos principios es que el centro del culto es Dios y no el hombre. Es por eso que no se debe llevar a cabo ninguna cosa en el culto que no esté mandado por Dios. En el culto no se deben celebrar días especiales (día de la madre, padre, fiestas patrias, Navidad, etc.) no se debe celebrar cumpleaños o aniversarios, no se debe dar anuncios ni hacer ningún tipo de innovación. Tampoco vemos que en los cultos hay “danzas” o “teatro”. Todas estas cosas puede hacerse después del culto si se quiere, pero no en el culto porque no está mandado por Dios. Además, las mujeres no pueden dirigir ni predicar en los cultos porque eso está prohibido por Dios (1 Cor 14:34-35; 1 Tim 2:11-15) el culto al Señor debe hacerse con los elementos que Dios no ha revelado. Como Pablo nos dice todo debe hacerse decentemente y en orden (1 Cor 14.40)

 

¿Existe un día definido para adorar a Dios? Hemos establecido hasta ahora que rendimos culto a un Dios Santo que ha revelado como debe ser adorado. Pero nos falta responder la pregunta si Dios ha establecido un día para adorarlo. Es común para el cristianismo actual decir que “todos los días son del Señor” (Rom 14:5-8; Col 2:16-17) ¿Pero significa esto que no existe un día específico para adorar al Señor? ¿Podemos reunirnos cualquier día y rendir culto a Dios? Empecemos por el principio. Dios creó al mundo en 6 días y en el séptimo reposo (Gen 2:3) El cuarto mandamiento manda a trabajar 6 días y reposar el séptimo porque Dios lo bendijo y santifico (Exo 20:8-11) y sabemos que Dios juzgo muchas veces al pueblo de Israel por no guardar el día de reposo (Neh 13:15-22; Isa 58:13-14) Jesús no condeno el día de reposo en sí mismo, sino las añadiduras de mandamientos al día de reposo (Mt 12:1-14; Marcos 2:23-28) El día de reposo cambio de sábado a domingo, debido a que el primer día de la semana resucito el Señor (Mt 28.1 Mc 16.2; Luc 24:1; Jn 20:1,19). El pentecostés cayó ese año el “primer día de la semana” (Hechos 2:1) y desde allí en adelante los cristianos se reunían el “primer día de la semana” (Hechos 20:7; 1 Cor 16:2; Apo 1:10) Por tanto, todos los relatos de congregarse juntos tienen que entenderse que los cristianos se reunían el “primer día de la semana” (1 Cor 11:17-20; 14:23-26) los cristianos no deben dejar de congregarse en el día del Señor (Hebreos 10:25)

La aplicación de este principio significa que solamente el domingo es cuando se rinde culto a Dios. El cristiano que no dedica el día domingo para adorar al Señor y reunirse en comunidad está pecando. Las otras reuniones que existen como iglesia, sea oración, estudio bíblico, o cualquiera otra no son obligación para los cristianos y si no asisten a ellas no pecan ante Dios. Pero ciertamente los cristianos necesitamos orar los unos por otros y aprender cada día más de su palabra. Las personas que no aceptan el “día de reposo cristiano” como argumento válido para el día de hoy tiene que explicar algunas cosas como por ejemplo ¿Por qué creen en la vigencia de los 10 mandamientos y uno de ellos está obsoleto? ¿Es razonable pensar que Dios haya dejado tan claro como debe adorarse pero no haya revelado el día?  ¿Por qué no realizar los cultos otro día en vez del domingo? ¿Qué día no tenemos que dejar de congregarnos?  ¿Estuvo equivocada la iglesia históricamente en este tema? Yo pienso que no.

Finalmente podemos pensar que la iglesia bautista de hoy en día es una iglesia pragmática que no parece importarle lo que las Escrituras enseñan sobre el culto público. Muchos creen que esto no es importante o que simplemente “Dios mira el corazón” pero la verdad es que Dios ya estableció como deben hacerse los cultos públicos y veo que la iglesia bautista no será bendecida por Dios si sigue practicando “cultos” idolatras que no agradan a Dios.

 


[1] http://www.chapellibrary.org/files/archive/pdf-spanish/lbcos.pdf

[2] http://dle.rae.es/?id=Bepr8Oh

[3] Un buen libro para estudiar estos atributos es el libro de A. W.  Pink llamado los atributos de Dios http://www.iglesiareformada.com/Pink_Atributos_1.html

[4] https://bible.org/seriespage/la-santidad-de-dios

Daniel

Pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Valparaíso. Egresado del Seminario Teológico Bautista de Santiago. Casado con Ester Riquelme.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Entonces, ¿qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos ya bajo la ley sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más