Andrew Fuller, Fullerismo: La Doctrina de la Inhabilidad – Serie Parte 2


Fullerismo: la doctrina de la inhabilidad

http://founders.org

 

La creencia de Fuller en el deber de todos los agentes morales ha llevado a algunos a pensar que él rechazaba la doctrina calvinista histórica del albedrío esclavo. Esto indica una lamentable confusión, no sólo respecto a Fuller, sino a la doctrina calvinista histórica y está enraizada en muchos de los desvíos en la discusión entre las partes, esperemos fraternas, de la vida bautista del sur.

En su confesión de fe, presentada en Kettering al asumir como pastor, Fuller reflexionó sobre la caída de Adán como una caída de la relación pactual y “llegamos a ser sujetos a condenación y muerte y, aún más, a tener una inclinación vil a pecar contra Dios”. Mientras enseñaba Romanos 5, Fuller explicó: “Creo que los hombres nacen y crecen con una propensión vil  a la maldad moral y que ahí se encuentra su inhabilidad de mantener la Ley de Dios, pues es una incapacidad moral y criminal”. Todas las capacidades naturales de la voluntad moral permanecen de manera tal, que los hombres tienen la habilidad natural de guardar los mandamientos divinos, sin embargo, sus corazones están inclinados a las cosas mundanas y alejados de Dios. Aún así, el evangelio, que es la imagen perfecta de la excelencia y belleza de la ley de Dios y que es maravillosa en sí al ser una manifestación de la sabiduría de Dios en permanecer justo mientras justifica al pecador que cree, “cada persona que escucha tiene una oportunidad de oírlo siendo proclamado en el evangelio y debe arrepentirse del pecado, creer, aprobarlo y abrazarlo con todo su corazón. Debe considerarse a sí mismo tal como es, un pecador vil y perdido, rechazar todas las pretensiones de esta vida en todas sus formas y arrojarse ante Cristo, para que pueda ser salvo de esta manera en el plan de Dios”.

 

Es así como estos hijos De Adán moralmente corruptos no tienen corazón y, por lo tanto, al no tener ninguna capacidad de guardar la Ley de Dios, desprecian el evangelio. “Al estar totalmente bajo el dominio del pecado, no les queda nada en su corazón que pueda ser para Dios y están llenos de una perversa aversión hacia él”. Sus mentes y consciencias son profanas y sus ideas sobre la excelencia del bien y la maldad del pecado están perturbadas, como siempre ha sido. Por lo tanto, no vendrán a Cristo para tener vida, a pesar de todos los llamados y advertencias de Dios y seguirán camino a perderse en la condenación eterna”.

 

Al responderles a los hipercalvinistas y a los arminianos en su libro El evangelio digno de toda aceptación, Fuller señaló que ambos creían que “es absurdo y cruel requerir de cualquier hombre algo que está más allá de lo que puede realmente hacer”. En su deseo ardiente de mantenerse alejado de ambas posturas, finalmente coincidieron en su actitud sobre el deber y la gracia: donde no hay gracia, no hay deber. “Unos, los hipercalvinistas, defienden la idea de que los pecadores perdidos están libres de cualquier tipo de obligación, mientras que los otros, los arminianos, admiten la existencia de tal obligación, pero basada en la noción de la gracia universal”. Tal como lo hizo en su confesión inicial, Fuller distinguió cuidadosamente la inhabilidad natural de la inhabilidad moral y señaló que “la inhabilidad de los pecadores no es una excusa para que el Juez de toda la tierra reduzca sus demandas. Es un hecho que él exige de ellos que le amen, teman y siempre guarden sus mandamientos, sin importar su inhabilidad”. Tanto los hipercalvinistas y los arminianos parcialmente no calvinistas consideraron que esta declaración era contradictoria o que, al menos, se imponía por sobre cualquier tipo de sentido normal de justicia. A pesar de todas las controversias y razonamientos en su contra, Fuller continuó afirmando tanto la inhabilidad moral absoluta del hombre y la permanencia del deber de obedecer perfectamente a Dios, amarle cordialmente y, en consecuencia, creer en el evangelio.

Waldo Chaparro

Waldo Chaparro Inzunza es miembro de la Iglesia Bautista Reformada de Coronel.

Comments are closed here.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Entonces, ¿qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos ya bajo la ley sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más