El origen de los bautistas


Traducción libre de este articulo en portugués desde crbb.org.br

Definir el origen de los Bautistas no es algo tan consensual como debería. Perspectivas diferentes, infundadas históricamente, que sin embargo son enseñadas en muchas instituciones, tiene divididos a los historiadores en cuanto al real origen de esta tradición cristiana. Hay, por lo menos, tres perspectivas en cuando al origen de los Bautistas: la perspectiva de la Sucesión Bautista, la perspectiva Anabaptista y la perspectiva del Movimiento Puritano – Separatista Ingles.

TRES PERSPECTIVAS HISTORICAS

La primera perspectiva conocida como el “sucesionismo Bautista” afirma que los Bautistas surgieron del ministerio de Juan el bautista, a las orillas del río Jordán. Ellos muestran una sucesión de la denominación Bautista moderna venida de los Paulicianos, Albigenses, Waldenses, Montanistas, etc. Los defensores de esta perspectiva argumentan que, cada uno de estos grupos, sostenían las creencias básicas de los Bautistas. G.H Orchard, J.M Cramp y J.M Carroll en su obra el “Rastro de Sangre”, están entre los principales defensores de esta tradición.

Los que sustentan la segunda perspectiva, la que los Bautistas vienen de los Anabaptistas, argumentan que en los tiempos de la Reforma, algunos que salieron de la Iglesia Romana pero que no se identificaron con los Reformadores Magisteriales (Lutero, Zwinglio y Calvino) formaron un grupo aparte, buscando una Reforma “Radical”. Estos, por su posición de que el bautismo solo debe ser administrado a los regenerados, fueron conocidos como Anabaptistas (Siglo diecisiete) Son estos que, según los defensores de esta perspectiva, surgen los Bautistas, también en el siglo diecisiete.

La tercera y principal perspectiva, la cual seguiré en mi argumentación posterior, es que los Bautistas surgieron de los Movimientos Puritanos y Separatistas de Inglaterra, durante el siglo diecisiete. Esta es la posición defendida por los principales historiadores bautistas de hoy: Michael A.G Haykin[1] y Thomas J. Nettles[2]. Además de estos, Champlin Burrage, W.T. Whitley, J.H Shakespeare y B.R White, historiadores bautistas de los principales seminarios de los Estados Unidos y de Europa, sustentan esta perspectiva.

BAUTISTAS GENERALES Y PARTICULARES

Cuando pensamos en el origen de los Bautistas del siglo diecisiete, como fruto de los movimientos separatistas y puritanos de Inglaterra, debemos tener en mente dos grupos: Los Bautistas Generales y Los Bautistas Particulares. Estos dos grupos, en principio, se dividían por la doctrina de la expiación. Los generales creían en la expiación ilimitada y los particulares, o, calvinistas, en la expiación limitada, o particularmente en los escogidos.

John Smith (1570-1612) En la mitad de la primera década del siglo diecisiete,  está relacionado el origen de los primeros bautistas en un tiempo cuando la distinción entre Generales y Particulares aun no existía.  Smith fue ordenado como un ministro de la Iglesia de Inglaterra en 1594. Dentro de tres años, Smith comienza a predicar fuertemente contra algunos aspectos de la liturgia de la Iglesia Anglicana. Haykin afirma que, alrededor del otoño de 1607, Smith se convenció de la posición separatista, uniéndose finalmente a una congregación separatista en Cheapest Pramacy “Ciudad de Gainsborough, en Lincolnshire, en la división de Nottinghamshire”.

Es solamente en 1609 que Smith “da un paso significativo en línea con Canadian Pharmacy en su pensamiento, aceptando, el bautismo de creyentes” Esto trae cierta vergüenza entre los separatistas, a medida que Smith pasa a predicar que el bautismo de la Iglesia Anglicana está equivocado porque es una Iglesia equivocada. El expone sobre esto en un tratado titulado “The Character of the Beast” (El carácter de la bestia) publicando en 1609.

Inconstante en su teología, Smith entiende que, una vez que su bautismo de la Iglesia de Inglaterra fue falso, el debería ser nuevamente bautizado.  Él lo hizo, y poco después, todos los miembros de su iglesia. Además de las críticas de los separatistas, Smith y su grupo fue curiosamente criticado por un grupo holandés llamado Waterlanders, unido a los menonitas.

Los Waterlanders criticaban a Smith porque ellos creían que él y toda su congregación podrían haber sido bautizado por ellos, y que Smith no debería autobautizarse, además de haber rebautizado a todos los miembros de su iglesia. Con esto, Smith se acerca a los Waterlanders para comprender su teología. El y toda su congregación se fue a Holanda teniendo como objetivo, acercarse a los Waterlanders. En esto, Smith se torno Arminiano, abandonando, en particular, la creencia de que Cristo murió solo por sus escogidos.

Después de un tiempo con los Waterlanders, Smith entiende que su auto bautismo fue inválido, así como el rebautismo de toda su congregación. Con un grupo de 40 personas, Smith se somete nuevamente al bautismo con los Waterlanders, siendo posteriormente, admitido en ese grupo. En esto, algunos no concordaban con la inconstancia e inconsistencia de Smith, retornando a Inglaterra en 1612, conducidos por Thomas Helwys (1575-1616). En ese año, Smith muere y su congregación acaba por unirse a la tradición Anabautista Holandesa.

La congregación que regreso con Helwys mantiene su arminianismo, y por eso se hacen conocidos en Inglaterra como los Bautistas Generales (Por cuanto a su posición de la expiación general y no limitada o particular) Una vez llegando a Inglaterra, Helwys fue detenido por su no conformidad con la Iglesia Anglicana. Helwys murió entre 1615 y 1616, y su pequeña congregación con unos diez miembros, sobrevivió al aprisionamiento y muerte de su líder. Haykin afirma que había congregaciones Bautistas Generales en Londres, Coventry, Lincoln, Sulisbury, y Tiverton, con aproximadamente ciento cincuenta miembros.

De acuerdo con Haykin, los Bautistas Generales fueron prácticamente extintos a finales del siglo dieciocho. Su renuencia a construir edificios de la Iglesia, y su aplicación estricta de una política de endogamia (matrimonio permitido solo entre miembros de la misma iglesia) son, para Haykin, dos de las muchas razones que llevarían a los Bautistas Generales a su fin.

En medio de todo esto es que surgen los Bautistas Calvinistas. En el año 1616, bajo el pastorado de Henry Jacob surge la primera Iglesia Bautista Calvinista de la historia. Es conocida como la Iglesia Jacob-Lathrop-Jessey. Estos son los nombres de los tres primeros pastores de esta Iglesia. Henry Jacob que pastoreo de 1616-1622, John Lathrop de 1624-1634, y Henry Jessey de 1637-1639.

En el principio, Henry Jacob (1563-1624) se destacaba por no cortar las relaciones con otros grupos Puritanos que permanecían dentro de la Iglesia Anglicana. En 1622, Jacob dejo Inglaterra y se fue a Virginia, dejando el ministerio de la Iglesia. Dos años después, murió en el nuevo mundo. En 1624, Lathrop reemplazo a Jacob. Cuando, en el inicio de la década de 1630, el Arzobispo William Laud busco conducir a todas las Iglesias de Inglaterra de vuelta al Anglicanismo, Lathrop decide tomar el mismo rumbo que Jacob, y parte para el nuevo mundo desde Inglaterra en 1634.

En 1637, Henry Jessey, que se había transformado en un Puritano durante sus estudios en Cambridge en el inicio de la década de 1620, asume el pastorado de aquella Iglesia. Haykin afirma que, alrededor de 1635, Jessey comienza a asistir a los cultos en la Iglesia Jacob-Lathrop, siendo dos años después, invitado asumir el pastorado de la misma. Jessey, así como Jacob, mantiene esta Iglesia en comunión con los Puritanos dentro de la Iglesia de Inglaterra.

Es en el ministerio de Jessey que esta Iglesia afirmará, en 1638, la adopción del credo bautista. En 1641, ellos afirman el bautismo por inmersión (hasta entonces el bautismo había sido administrado por aspersión o afusión en todas las iglesias bautistas) y, en 1644, producen una Confesión de Fe, junto con las otras Iglesias Bautistas Calvinistas.

Además de esta Iglesia, otra se destacara en el inicio de las Iglesias Bautistas Calvinistas: la Iglesia pastoreada por John Spilsbury. Spilsbury, según Haykin, fue probablemente miembro de la Iglesia JLJ (como también era llamada la Iglesia Jacob-Lathrop-Jessey). La Iglesia pastoreada por el “fue la primera en abrazar definitivamente la causa Bautista Calvinista”.

Ellas se encontraban en un área de Londres conocida como Wapping. Alrededor de 1670, aproximadamente trescientas personas se reunían en los cultos de esta Iglesia. Afirma Haykin que, alrededor de 1640, la Iglesia JLJ había crecido tanto que no podía reunirse más en ese mismo lugar. Decidieron, entonces, dividir la Iglesia en dos. Una continuaría con el pastorado de Jessey y, la otra, sobre el pastorado de un hombre llamado Praise-God Barebone (1598-1679)

Durante las guerras civiles, los Bautistas Calvinistas comenzarían a crecer y a propagarse por varias ciudades de Inglaterra. En 1644 había siete congregaciones en Londres y cuarenta y siete en toda la nación. Muchas de ellas estaban en el ejército de Cromwell, algunos en alta posición. Por esta razón, Oliver Cromwell no vio en los bautistas un pueblo por el cual debería preocuparse. Después del periodo conocido como “La Restauración” cuando la dinastía Stuart volvió a reinar en Inglaterra, los bautistas volvieron a ser perseguidos con detenciones, torturas y multas. Según Philip Schaff, los bautistas sufrieron más persecución que cualquier otro grupo inconformista, a excepción de los cuáqueros.

El surgimiento de los bautistas, en el inicio del siglo diecisiete, estuvo marcado por muchas persecuciones y falsas acusaciones. Por causa de su supuesta relación con los Anabaptistas holandés y alemanes, los bautistas fueron tratados con severidad en Inglaterra durante un tiempo.  Por causa de las actitudes radicales de algunos Anabaptistas, los bautistas ingleses, que poco y nada tenían que ver con los Anabaptistas alemanes, acabaron sufriendo por una falsa asociación con ellos. Schaff destaca que durante el reinado de Santiago I y Carlos I, los bautistas “se reunieron en secreto en el bosque, establos y graneros”.

Fue solamente en 1633, que ellos comenzaron a organizar congregaciones separatistas, pero eran castigados siempre cuando eran descubiertos. Muchos se irían para Holanda y otros para América. Algunas de sus primeras publicaciones estaban relacionadas con la defensa de la libertad de conciencia.

Hanserd Knollys (1599-1691) Benjamin Keach (1640-1704) y John Bunyan (1628-1688) estuvieron entre los principales teólogos del siglo diecisiete que pasaron bastante tiempo en la prisión. Fue solo después del Acta de la tolerancia (1689) que la persecución ceso, permitiendo a los bautistas la construcción de capillas y su expansión por toda la nación.  Es a partir de ese año que los bautistas pasan a ser una de las principales ramas del Separatismo Ingles.

[1] http://www.sbts.edu/academics/faculty/michael-a-g-haykin/

[2] http://news.sbts.edu/2014/05/14/tom-nettles-legendary-historian-retires-from-southern-seminary/

Daniel

Pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Valparaíso. Egresado del Seminario Teológico Bautista de Santiago. Casado con Ester Riquelme y padre de Maite.

1 comentario

  • Luis Ayala Cortés
    2 diciembre, 2016 at 2:15 pm

    Así es, cómo dijo Spurgeon: ”Nosotros venimos de los lomos del mismo Cristo”… nuestra organización de la iglesia separatista en Inglaterra trae mucha luz a las diferencias claras con los anabaptistas, romanistas, y paidos. Excelente artículo, enhorabuena.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más