Fundación 1859-1878


«¡Y que los hombres estén siempre listos, a medida que pasan los años, para continuar, con un alcance cada vez mayor y un mayor poder, el trabajo que comenzamos y que  buscamos hacer!» John Broadus, Memorias de James P. Boyce

Ese trabajo conmemorado por Broadus comenzó formalmente en 1859 en Greenville, Carolina del Sur. El seminario teológico Bautista abrió ese año en otoño con una clase de veintiséis estudiantes.

El pastor de Charleston Basil Manly, Sr., había buscado durante mucho tiempo un seminario del sur que formará ministros. Cuando los Bautistas de Carolina del Sur se reunieron en Greenville en 1856 en su reunión anual, James P. Boyce, profesor de teología en la Universidad Furman, desafió a los asistentes a financiar un Seminario. Los bautistas del sur respondieron el llamado y prometieron cien mil dólares para la proyecto. Luego, Boyce llamó a otros bautistas del sur para que prometieran otros cien mil dólares. El impulso comenzó, los asistentes a la Convención de Educación de 1857 en Louisville aprobaron formalmente la moción para comenzar el Seminario Teológico Bautista del Sur. Un año después, los miembros de la Convención seleccionaron la facultad del Seminario.

La primera facultad poseía mentes fuertes y fe dedicada. James P. Boyce, oriundo de Charleston, Carolina del Sur, terminó séptimo en su clase de pregrado en la Universidad de Brown y luego obtuvo el título de Maestría en Artes de Brown. John A. Broadus comenzó a enseñar clásicos en la Universidad de Virginia apenas un año después de obtener su maestría de la misma. Basil Manly, Jr., amigo de la infancia de Boyce, se graduó como mejor alumno de la Universidad de Alabama y luego obtuvo una maestría del Seminario de Princeton. William Williams, el cuarto fundador, completó estudios con éxito en la Universidad de Georgia y la Facultad de Derecho de Harvard.

Boyce le dio al Seminario del Sur su visión institucional. En su discurso inaugural a la comunidad de Furman en 1856, Boyce pidió “Tres Cambios en la Educación Teológica”. Primero, el seminario debería brindar oportunidades para el estudio teológico para hombres sin títulos universitarios; segundo, que el plan de estudios también debería satisfacer las necesidades de los estudiantes más avanzados; y tercero, que la facultad debe comprometer solemnemente su compromiso con un “resumen de principios bíblicos” para proteger la verdad y contrarrestar la herejía. La Convención de Educación de 1858 votó para hacer realidad esta visión.

Boyce unió su filosofía educativa con la sabiduría práctica. Él y Broadus estuvieron de acuerdo con el educador sureño Thomas Curtis, quien dijo que la mayoría de los seminarios priorizaban erróneamente “las tres «b’s»1 de las instituciones de aprendizaje: ladrillos, libros y cerebros”. Muchas instituciones, dijo Curtis, “gastan todo su dinero en ladrillos, no tienen nada  para libros, y deben tomar los cerebros que puedan recoger”2 Boyce estaba decidido a no repetir este error. En lugar de comprar una propiedad, ubicó la escuela en el antiguo centro de reuniones de la Primera Iglesia Bautista de Greenville, que otorgó su uso sin pagar alquiler. El seminario comenzó con dos aulas y una biblioteca de dos mil volúmenes.

El Seminario del sur ofreció a sus estudiantes un curso de estudio organizado en ocho áreas: Introducción Bíblica, Interpretación del Antiguo y Nuevo Testamentos, Teología Sistemática, Teología Polémica, Homilética, Historia de la Iglesia y Gobierno de la Iglesia. En años posteriores, el seminario agregó una clase enfocada en el estudio de la Biblia en inglés, la primera de este tipo en un seminario estadounidense. Pasar clases de cualquier tipo no fue tarea fácil en el Seminario. Los exámenes a menudo se centraban en la recitación de material memorizado y frecuentemente duraban diez horas.

Solo dos años después de la fundación del Seminario del sur, la Guerra Civil barrió la nación, llevándose consigo el cuerpo estudiantil del Seminario. El Seminario atrajo a solo veinte estudiantes en 1861. El Seminario se cerró en el otoño de 1862 durante el resto de la Guerra. Su dotación se perdió y su supervivencia se puso en duda. Pero la facultad se comprometió con el seminario. Broadus habló por todos: “Supongamos que discretamente estamos de acuerdo en que el seminario puede morir, pero nosotros moriremos primero”3

Para asegurar una nueva dotación, el seminario tendría que mudarse. Boyce y los fideicomisarios consideraron Chattanooga, Atlanta, Memphis y Louisville. Eligieron Louisville porque los líderes cívicos de Louisville prometieron un fuerte apoyo y los bautistas de Kentucky se ofrecieron a pagar la mayor parte de la dotación. Cuando el seminario se mudó a Kentucky en 1877, 89 estudiantes se inscribieron en clases, lo que demuestra la sabiduría de la mudanza.

 

Autor: SBTS

Traductor: Daniel Valladares

Original:

Founding: 1859-1878

  1.  Se dejó como en el texto original, ya que son tres b’s por bricks, books, and brains.
  2. Mueller, A History of Southern BaptistTheological Seminary,15.
  3. Broadus, Memoir of James P. Boyce, 239.
Daniel

Pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Valparaíso. Egresado del Seminario Teológico Bautista de Santiago. Casado con Ester Riquelme y padre de Maite.

LEAVE A COMMENT

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más