La Fortaleza – Sam Renihan


Oh, la internet. La esfera social y centro comercial del mundo moderno, en donde hermanas y hermanos cristianos pueden atender para… vomitar malicia, sarcasmo, comentarios mordaces y desdén los unos a los otros. ¿No es maravilloso? No, no lo es, ya que nuestros corazones son malvados. Y de la malicia de nuestros corazones, twittean nuestros pulgares.  Todos somos culpables de esto en distintos grados.

Permítanme por un momento expresar cual es mi argumento para decir esto, el cual es compartido por muchos otros; como Bautista Particular (adherente de la Confesión de Fe de 1677 2CFL), continuamente llamado Bautista Reformado, quien regularmente interactúa online apelando a  que mis hermanos y hermanas Presbiterianos y Reformados reconozcan que la Segunda Confesión de Fe de Londres de 1677 (2CFL) y a aquellos quienes la confiesan pertenecen a la diversidad de el árbol familiar Reformado.

 

Acepten, ya que son tan amables de leer esto, que los Bautistas Particulares del siglo diecisiete de la 2CFL (1677) comparten un patrimonio histórico y teológico con las Iglesias Reformadas, y que la Declaración de Savoy y la Confesión de Westminster fueron sinceramente usadas para componer y editar la 2CFL. Si ustedes lo aceptan, entonces aquellos quienes acogen la 2CFL en tiempos modernos serán vistos como Independientes tal cual sus hermanos (por desgracia, no sé de ninguno), y los Presbiterianos serán como sus hermanos mayores.

Si ustedes admiten lo anterior, ¿Cómo responderán los Bautistas Particulares modernos a sus correligionarios Presbiterianos y Reformados quienes a menudo (en mi experiencia) desestiman y se distancian de la 2CFL Bautista? ¡Para los Bautista Particulares tal acto se siente como algo ofensivo, ignorante e innecesariamente poco amable por parte de nuestros familiares teológicos más cercanos! ¡Oh, no. Nuestros sentimientos! Sí, nuestros sentimientos. Puede que la Internet sea una realidad virtual, pero es una realidad después de todo. Es la esfera social moderna en donde personas reales interactúan, en donde cristianos reales pasan tiempo juntos a través de un medio digital. Y debemos hacer que todo, ya sea en palabras o en acciones, sea en el nombre de nuestro Señor Jesús (Colosenses 3 17). La naturaleza virtual de la Internet no nos deja exentos de ser cuidadosos con nuestras palabras (las cuales son acciones).

Tal vez con este artículo podamos ganar algo de claridad y dirección para mejorar la interacción entre nosotros, ya sea que seamos Bautistas Particulares (Reformados), Presbiterianos o hermanos y hermanas Reformados en Cristo.

 

¿Qué es lo que los Bautistas Particulares no quieren? Si es que puedo hablar por mí, y quizá por otros:

 

  • No deseamos que todos los Presbiterianos y personas Reformadas renuncien a su visión y se conviertan a la 2CFL de 1677. Cuando los Bautistas Particulares buscan ser reconocidos como una rama del Árbol Familiar Reformado, el deseo no es combinar todas las ramas en un solo tronco. No es nuestro deseo que adeptos Presbiterianos y Reformados digan “Ustedes son exactamente iguales a nosotros.” Queremos nuestro lugar en la diversidad ya presente en medio ellos.

 

  •    No deseamos que todos los Presbiterianos y personas Reformadas dejen de criticar o cuestionar la teología bautista.  La hermandad cristiana conlleva el ser forjada a hierro y en la edificación mutua. El abordar errores puede ser hecho con compasión y gracia.

 

¿Qué es lo que queremos?

  •   Deseamos que Presbiterianos y personas Reformadas se den cuenta de quiénes son los Bautistas de la 2CFL.

Ellos son los confesores modernos de la 2CFL. Esto es dolorosamente obvio, pero a lo que me refiero es que hay muchas iglesias que confiesan la 2CFL sin ningún cambio desde la publicación original. Podrías ir a una iglesia Bautista Particular en el 1689 o en el 2019, 330 años después, y deberías encontrarte con la misma teología. Esto es importante, ya que dentro de su crítica común de parte de nuestros correligionarios Reformados, una de las formas en la cual desacreditan a los Bautistas es quitando respaldo a la 2CFL. Lo cual es innecesario y está mal enfocado.

 

  •   Deseamos que las personas Presbiterianas y Reformadas reconozcan las raíces históricas y teológicas de los Bautistas Particulares.

 

Históricamente, los Bautistas Particulares emergieron de la coalición de la teología Reformada con la Iglesia de Inglaterra en primera etapa del siglo diecisiete, lo mismo que con las (confesiones) de Ball, Burgess, o Marshall. Es incorrecto histórica y factualmente el ubicar los orígenes de los Bautistas Particulares en medio de los Anabaptistas continentales. Teológicamente, los Bautistas Particulares emplearon intencional y francamente la teología Reformada al editar/componer la 1CFL (1644) y la 2LCF (1677).

 

Debate:

Respuesta de P&R: La 1CFL y la 2CFL puede que incorporen teología reformada, y en un porcentaje alto. Sin embargo, las desviaciones son suficientes para invalidar el producto final dentro de la categoría “Reformada”.

 

Respuesta de los Bautistas Particulares: No obstante, en el contexto de 1646 CFW y 1677 2CFL, deja que consideremos las “desviaciones”: Gobierno de la Iglesia, libertad de conciencia, rol civil del magistrado, sujetos y formas de bautismo. Primeramente, la CFW moderna reduce estas diferencias sólo hacia el gobierno de la iglesia y sujetos y formas de bautismo. Por ende, los adeptos P&R debiesen reconocer que desde 1646, han estado acercándose a nosotros (al menos en el caso de los Presbiterianos de Westminster). Ahora las diferencias residen en la eclesiología y el bautismo, recordemos que los Hermanos Disidentes  y algunas iglesias Continentales practicaban el Congregacionalismo, las cuales son, sin duda, parte de la Tradición Reformada para la mayoría de las opiniones. Así que ahora, los límites de nuestro linaje Reformado solo están divididos por sujetos y formas de bautismo. ¿Pero no es precisamente eso lo que implica la etiqueta de “Bautista Reformado”? Finalmente, lo que aquí se espera es reconocer las raíces, los orígenes y la procedencia. Uno podría pensar que los Bautistas Particulares fueron demasiado lejos (enfatizando que él único criterio de disensión que resta para los Presbiterianos modernos es el de sujetos y forma de bautismo), sin embargo, su punto de vista debe ser reconocido.

 

Queremos que Presbiterianos y Reformados reconozcan que la idea o versión de la “teología Reformada” que ellos promueven, como medio de oposición a la teología Bautista, no es precisa. Específicamente, correligionarios P&R modernos necesitan darse cuenta que su legado Reformado contradice aspectos de su crítica común hacia los Bautistas, y que el bautismo de infantes posee diversas perspectivas y justificaciones asociadas a él, puntos de vista que hoy en día son escasamente creídos. Tales como:

 

Es común para cristianos P&R plantear que el Bautismo es la Palabra de Dios para nosotros, en oposición a la idea “Bautista” de que es nuestra profesión para con Dios. Esto resulta conveniente para sostener el bautismo de infantes. Pero no resulta preciso en lo que respecta a la teología histórica. El Bautismo no es solo la Palabra de Dios para nosotros, sino que también es nuestra testificación para con Dios y el mundo (y yo simpatizo en que es ambos, y que los Bautistas que lo limitan a un solo extremo están expuestos a ser criticados tanto como los paidobautistas quienes lo limitan hacia el otro).

 

Juan Calvino: Un sacramento es “un testimonio del favor de Dios hacia nosotros confirmado en una señal pública, como un testimonio mutuo testificando de nuestra naturaleza divina ante Sus ojos.” [La Institución de la religión Cristiana, IV. 13. 1. Cf. también IV. 13. 13-14.] De hecho, Calvino afirma que es comúnmente conocido como un compromiso juramentado por un soldado a su capitán, y que, por lo tanto, el peso de las pruebas recae en mostrar que un sacramento no es tan solo nuestra palabra ante nuestro Superior, si no que una palabra de nuestro Superior a nosotros.

William Perkins: “El Bautismo sirve como una garantía ante nuestras debilidades, y todas la gracias y misericordia de Dios, especialmente de nuestra unión con Cristo, de remisión de pecados y de mortificación. Además, sirve como señal del profesar Cristiano ante el mundo, y por lo tanto, es llamado ‘la estipulación o cuestionamiento de la buena conciencia,’ 1Ped. 3:21 [A Commentarie or Exposition, upon the five first Chapters of the Epistle to the Galatians, 249.]

 

En relación a lo anterior, la Asamblea de Westminster votó que Una profesión de fe requiere pasar por bautismo. Los hijos de creyentes tienen el hábito o semilla de la fe. (Cornelius Burgess y otros)

 

Que Cristo murió por un cuerpo “imperfecto”- para explicar por qué todos los hijos de creyentes son parte del pacto de la gracia, pero solo algunos perseveran. (John Ball)

 

Paidobautistas no concuerdan en que las promesas del pacto de la gracia sean definitivas o indefinitivas para los hijos de creyentes.

 

Owen y otros creían que los niños tienen derecho a la confesión pública del bautismo en virtud de ser hijos de creyentes, pero que no podían unirse a la iglesia como miembros hasta que profesaran la fe por sí mismos.

 

Si Owen y los Independientes no son apartados de la rama “Reformada” por tales afirmaciones, entonces al tratar con Bautista Particulares o Reformados esto debiese ser descartado.

 

Los puntos previos son relevantes porque la mayoría de las personas Presbiterianas y Reformadas modernas que conozco (considerando a las IPO, IPA, y UIR aquí) rechazan y pasan por alto varios de estos diversos puntos de vista.

Esto importa ya que el bautismo de infantes queda con afirmaciones como:

Sus hijos no son necesariamente regenerados en virtud de ser hijos de creyentes.

Sus hijos deben ser evangelizados.

Sus hijos son santos en un sentido general, lo que simplemente significa que ellos pertenecen a la iglesia superficialmente.

En ese punto, la única diferencia entre los hijos de Bautistas Reformados y los hijos de Presbiterianos es que los hijos de uno fueron bautizados y los de otro no. Ambos deben ser evangelizados o pasar por la catequesis.

  •   Queremos que Presbiterianos y Reformados sean tan amables de leer la literatura de la tradición Bautista Particular y su historiografía, no sólo a John Gill y a Charles Spurgeon.

 

Seré el primero en decir que existe una gran cantidad de literatura Bautista que es sobrecogedora y testarudamente Bautista que ni siquiera yo quisiera leerla. Por ende, no hablaré aquí de esos libros, si no que de aquella literatura que posee un análisis erudito serio, y aun así, es intencionalmente Bautista.

  • Deseamos que correligionarios P&R, quienes ignoran o se distancian de la 2CFL Bautista en el contexto de objetar el legado e identidad compartidos, reconozcan hasta qué punto ellos no reflejan la herencia que ellos reclaman para sí mismos.

Mucha de las razones teológicas por las cuales sus antepasados Presbiterianos desdeñaron a los Bautistas Particulares han sido rechazadas por los hijos de Presbiterianos modernos. Y no estamos discutiendo sobre sesgados puntos de vista de y augurios personales. Estamos hablando acerca creencias arraigadas en la Confesión de Westminster de 1646 antes de que el Parlamento removiera cierta parte de su autoridad.

 

¿Cuál es el resultado deseado?

 

  •    Por mi parte, y ya que la Internet es la esfera social en la quiero poder “pasar el tiempo” con correligionarios P&R, en otras palabras, ocupar los mismos espacios digitales sin que continuamente se me diga, de forma incorrecta, que pertenezco a un mundo totalmente diferente al del legado P&R y ser tratado como tal. Que ustedes sean ustedes mismos. Y Yo seré yo mismo. Así, todos seremos una feliz familia Reformada. Pero, más importante, deseo poder defender y proteger nuestro legado compartido de manera mutua.

 

Dentro del mundo Reformado, existen corrientes teológicas serias que amenazan la herencia Reformada bíblica, clásica y confesional – especialmente la doctrina de Dios.

 

Las conexiones personales, las redes de contactos, y la dispersión de ideas a través de redes sociales pueden ser herramientas útiles (complementarias al trabajo erudito de seminarios y la fidelidad pastoral en púlpitos y presbiterios) para bloquear el paso y permanecer en la línea.

 

No se equivoquen. Los mismos Bautistas tienen su propio papel que cumplir en esta obra. Ya que por cada instancia en demérito de parte de los cristianos P&R, hay ciertas instancias similares, u otras extremas de parte de cristianos Bautistas. Este es un problema de ambas partes. Nos vendría bien el aprender del Apéndice de la 2CFL.

Para cerrar, imagínense una fortaleza en un árbol, una fortaleza en un árbol inmenso y formidable. Imaginen al hermano mayor, escogeremos a un nombre al azar para él –Presbiteriano. Imaginen al hermano menor, escogeremos a un nombre aleatorio para él también- Bautista Particular. Imaginen que Presbiteriano está jugando en la fortaleza familiar y que cada vez que Bautista Particular quiere ir hacia él y jugar, Presbiteriano levanta la escalera, lo cual no muy amable. Presbiteriano dice: “Vete, tú no perteneces aquí”. Bautista Particular exclama: “¡Es la fortaleza familiar! ¡Quiero jugar, también!” Presbiteriano se rehúsa a bajar la escalera, entonces Bautista Particular va a buscar al hermano del medio, llamémoslo… John Owen. Pero no hay dónde encontrarlo, por lo que Bautista Particular se malhumora y molesta, mientras que Presbiteriano disfruta de la fortaleza en el árbol.

La mamá aparece, llamémosla Génova Anglicana. Ella dice: “Presbiteriano, esa fortaleza no te pertenece. ¡Baja la escalera para tu hermano menor! Y Bautista Particular, ¡Deja de molestar a tu hermano mayor! ¡Jueguen entre ustedes y trátense bien!

Entonces la mamá exclama: “¿Y dónde está John Owen?

Bautista Particular contesta con lágrimas “No lo sé, pero lo extraño.”

A lo que Presbiteriano contesta: “¿Por qué? Si sabes que es paidobautista.”

Y la mamá dice: “¡Niños, paren!”

 

Autor: Sam Renihan

Traductora: Gabriela Vargas

 

Original:

The Tree-fort

Daniel

Pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Valparaíso. Egresado del Seminario Teológico Bautista de Santiago. Casado con Ester Riquelme y padre de Maite.

LEAVE A COMMENT

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Siempre tengo presente al Señor; con él a mi derecha, nada me hará caer.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más