La Primera Confesión de Fe de Londres: Confesión de Fe Bautista de 1644 por Marcos Paixao


Articulo traducido desde oestandartedecristo.com

 

CONTEXTO HISTÓRICO

A principios del siglo 17, en 1633, en Inglaterra, comenzó a desarrollarse un grupo de iglesias con prácticas e ideas diferentes de las de la iglesia del estado. Estos hermanos eran miembros de una congregación independiente, formada por separatistas británicos que habían salido de la iglesia estatal. Por no aceptar el bautismo de infantes, de forma amistosa, decidieron dejar la congregación y comenzar otra, que fue liderada por el Pastor John Spilsbury. Ellos fueron los bautistas particulares. No tenían ninguna relación con la Iglesia de Inglaterra. Discrepaban abiertamente, aunque también con cautela, de la forma de religión del estado. Así, aunque eran pocos en número, comenzaron a hacerse notar. Las iglesias bautistas comenzaron a crecer y a despertar un mayor interés de parte del exterior. Sus creencias y prácticas eran observadas y analizadas por algunos miembros de la Iglesia Anglicana y otros separatistas que también habían dejado el anglicanismo.

Después del surgimiento de muchos rumores que incluían a algunas congregaciones Bautistas en Londres, rápidamente, pasarían a ser identificadas con los “Anabaptistas”. Estos eran considerados enemigos del estado, contrarios a la ley, y no eran tolerados en Inglaterra. Un gran tumulto, con resultado de muchas muertes, había ocurrido en un país vecino; Alemania. Los anabaptistas fueron acusados de ser los responsables de este hecho. Por tener prácticas semejantes a las de los anabaptistas, los primeros bautistas fueron confundidos con ellos en Inglaterra.

Sin embargo, estas congregaciones bautistas, diferente de los Anabaptistas, defendían una teología calvinista. Por eso, eran también denominados como Bautistas particulares. La clasificación de “particular” era necesaria no solo para demostrar el tipo de teología calvinista que ellos defendían, sino, para distinguirlos de otro grupo de bautistas ingleses, denominados bautistas “generales”. Estos últimos habían regresado de Ámsterdam liderados por Thomas Helwys. Mientras que los Anabaptistas negaban el pecado original, los Bautistas particulares se alejaron de ese pensamiento. Creían en la depravación total de todos los seres humanos; en la elección incondicional, libre de cualquier fe prevista o buena obra; en la redención particular, solamente para los elegidos. No creían en un tipo de muerte expiatoria en favor de toda la humanidad y tampoco una idea de muerte para “tornar posible” el crear una “posibilidad de salvación” para todos los hombres; en la perseverancia de todos los elegidos y en la gracia irresistible sobre todos los elegidos. Tenían en alta estima una fuerte teología pactual. Estos rasgos doctrinarios los distanciaban de los Anabaptistas y los acercaba a los separatistas puritanos.

En 1642 fue publicado un texto bastante sospechoso, donde el pueblo de Inglaterra era llamado a permanecer en alerta. El texto de nueve páginas recordaba todos los incidentes que ocurrieron en Münster, Alemania, donde los Anabaptistas provocaron un gran tumulto. El texto anónimo, tenía el siguiente título: “Un aviso para Inglaterra, especialmente para Londres: la famosa historia de los Anabaptistas, sus predicaciones y practicas salvajes en Alemania”. Obviamente, aunque sutil, el texto era una advertencia para que el pueblo inglés tuviera precaución de los Bautistas, pues creían estar delante de otro movimiento Anabaptista. Había un temor de que la revuelta que terminó en un gran tumulto provocado por los Anabaptistas en Alemania, se repitiera en Inglaterra.

 

LA IDEA DE CREAR UNA CONFESIÓN DE FE.

Las siete iglesias Bautistas de Londres, comenzarían a percibir que los rumores sobre ellos se esparcían y que la ciudad ya se estaba alborotando con la idea de que ellos eran Anabaptistas y que el horror que aconteció en Münster se repitiese en Londres. Había tergiversación y malos entendidos en relación al grupo de iglesias Bautistas. Sus creencias eran erróneamente presentadas por sus opositores, sus prácticas también era rechazadas y muchos las consideraban desafiantes. Eran muchas veces confundidos con los Bautistas generales, y no eran distinguidos de ellos.

Sin embargo, los Bautistas particulares tenían muy poco en común con los Anabaptistas y con los Bautistas generales, con quienes eran identificados. Aunque hubiese una fuerte semejanza en el principio del bautismo, teniendo en cuenta que los Bautistas ingleses, así como los Anabaptistas sólo bautizaban adultos que profesaran su fe en Cristo; sus diferencias eran mucho mayores. Los bautistas particulares, ya hacía el año 1641 practicaban la inmersión completa en el bautismo, mientras que los Anabaptistas y los Bautistas generales simplemente derramaban un poco de agua sobre la cabeza de la persona bautizada, lo cual era llamado “aspersión”. En cuanto a esa “nueva” forma de bautismo, leemos que:

  • En la década de 1640, varios miembros de esta congregación llegarían a la convicción de que el bautismo por aspersión, administrado tanto para adultos como para niños, no era una forma de bautismo practicada por los apóstoles. Ellos sustentaban el bautismo de creyentes por inmersión. (SANTOS, Gilson. Fe y orden: Identidad y Unidad de la Historia Bautista, 2006. p. 05)

Lo que más causaba extrañeza en los ingleses era exactamente la negación del paidobautismo, ampliamente practicado por todos en aquel momento. Cualquier grupo que refutase el bautismo de niños era tachado rápidamente de hereje o de Anabaptista. Era extremadamente necesario para los Bautistas tomar esta actitud.

Los Bautistas eran ciudadanos honestos que procuraban cumplir todas sus obligaciones civiles. Sin embargo, cada vez más ellos eran vistos como Anabaptistas que estaban prestos a provocar un tumulto en Londres. La literatura que circulaba en Londres, los trataba de Anabaptistas y los predicadores también los acusaban. Fue debido a estos acontecimientos, y también debido a la incomprensión y tergiversación de los ingleses en cuanto a sus puntos de vista doctrinarios y sociales, que, en el inicio del movimiento Bautista Inglés, fue necesario que estas pocas congregaciones crearan una confesión de fe que sirviese de defensa contra las acusaciones que les eran lanzadas.

Aunque su modo de bautizar fuese diferente de aquel practicado por la iglesia de Inglaterra, y, además de eso, negaran el bautismo de infantes, sus diferencias doctrinarias eran muy pequeñas. La confesión que se crearía, además de ser un documento oficial de los Bautistas particulares, y en ese sentido, un documento particular, era también, por otro lado, un documento abierto a toda la sociedad inglesa y otros interesados. Fue por eso que fue creada la Primera Confesión Bautista de Londres, en 1644.

LA PRIMERA CONFESIÓN DE FE DE LONDRES.

En 1644 fue creada la primera Confesión de fe Bautista de Londres. John Spilsbury, William Kiffin y Hansed Knollys, entre otros, redactaron una confesión donde ellos declaraban sus creencias y la de sus congregaciones. Un total de quince pastores bautistas particulares participaron de la elaboración de este documento. La confesión tenía el propósito explicito de acabar con la confusión provocada por los ingleses, los cuales los acusaban de ser Anabaptistas. En la portada tenemos de titulo “La confesión de fe de siete congregaciones o Iglesias de Cristo en Londres, que son comúnmente, aunque injustamente, llamadas Anabaptistas”.

La confesión probaba, dentro de otras cosas, que los bautistas tenían una base firme y solida, que se asemejaba mucho con la posición de los puritanos y las iglesias de Londres. La confesión Bautista de 1644 consta de 53 artículos ricamente expuestos en un lenguaje claro y que evita dejar algún lugar a dudas. En el final, en una espectacular conclusión, se refuerza lo que fue dicho inicialmente: Los Bautistas no son Anabaptistas. Y en un tono fuerte y valiente, anuncian su posición de no renunciar a su fe, aún cuando la persecución se haga evidente:

  • Porque deseamos dar a Cristo lo que es suyo, y a toda autoridad legal lo que le es debido, y no debiendo nada a nadie, excepto el amor, para que vivamos tranquila y pacíficamente, como corresponde a los santos, esforzándonos en todas las cosas para mantener una buena conciencia, y hacer a cada hombre como nos gustaría que ellos hicieran con nosotros, de modo que como es nuestra practica, podamos ser reconocidos por ser un pueblo con conciencia, pacifico, inofensivo y que trabaja con sus propias manos, para que nosotros no seamos carga de nadie, pero supliendo a aquellos que están en necesidad sea amigo o enemigo, considerando que es mejor dar que recibir. Nosotros también confesamos que conocemos en parte, y que somos ignorantes en muchas cosas que anhelamos y buscamos conocer, y que si alguien nos muestra fraternalmente, basados en la Palabra de Dios, aquello que no vemos, tendremos motivo para agradecer a Dios por ello. Pero, si algún hombre impone sobre nosotros cualquier cosa que consideremos que no sea ordenada por nuestro Señor Jesucristo, en su fuerza, antes de abrazarnos a todas las reprobaciones y torturas de los hombres, y ser despojados de todas las comodidades exteriores, y si fuese posible, moriríamos mil muertes, antes de hacer cualquier cosa en contra del menor de los tildes de la verdad de Dios, o contra la luz de nuestras propias conciencias. Y, que si cualquiera llamara herejía a lo que hemos dicho, entonces, nosotros con el Apóstol confesamos que conforme a aquel camino que llaman herejía, con ella nosotros servimos al Dios de nuestros padres, creyendo todo lo que está escrito en la Ley, en los profetas y en los apóstoles, deseando renunciar y apartar lejos de nuestras almas todas las herejías (correctamente así llamadas), porque ellas con contra Cristo, y seremos firmes y constantes, siempre abundantes en la obra del Señor, como sabiendo que nuestro trabajo no será en vano. (Primera confesión de fe de Londres de 1644)

Este documento Bautista fue dependiente de varias fuentes más antiguas. Ya era común la creación y el uso de confesiones de fe y catecismos. Lutero creó tanto confesiones, como catecismos para que los creyentes nuevos afirmaran sus primeros pasos.

Pero los bautistas aún no habían creado documentos confesionales. El grupo de separatistas que emigró para Holanda liderado por John Smith y Thomas Helwys se había hecho añicos. Smith se unió a los menonitas y Helwys asumió el liderazgo de un pequeño grupo. Algunas cartas escritas por Helwys a los menonitas, que tenían la intención de que ellos no recibieran a John Smith, presentan declaraciones de fe del propio Helwys, pero que nunca fueron oficialmente reconocidas ni publicadas (en aquel periodo). Estas son las raíces de los Bautistas generales.

LAS FUENTES UTILIZADAS EN LA ELABORACIÓN DE LA PRIMERA CONFESIÓN DE FE DE LONDRES

Segundo Nettles “Una gran parte de estas afirmaciones, de la primera confesión de Londres, estaba basada en la confesión separatista escrita por Henry Ainsworth, un miembro de la congregación separatista de Francis Johnson”. El primer pastor Bautista particular, John Spilsbury, también tuvo una gran participación en la teología de la Primera Confesión de Londres. Otra confesión conocida como “A TRUE CONFESSION (UNA VERDADERA CONFESIÓN), de 1596, parece haber sido ampliamente utilizada en la creación de la primera confesión londinense, así como el libro del puritano William Ames:

  • “Probablemente la mejor y más detallada confesión a su disposición fue la “Verdadera confesión de 1596”, (…) Alrededor del 50% de su confesión fue influenciada directamente a partir de este antiguo documento. Además de eso, ellos confiaron mucho en un libro llamado “The Marrow of Theology”, escrito por un famoso y muy importante puritano llamado William Ames. Ellos reunieron ese material a partir de las fuentes disponibles, para una finalidad especifica: probar que ellos tenían mucho en común con las iglesias y los ministros en torno a ellos”. (RENIHAN, James M. Confessing The Faith in 1644 and 1689.)

Las siete congregaciones bautistas reconocieron como una fuente excelente estas obras, ya que la antigua “Verdadera Confesión” tenía puntos eclesiologicos comúnmente aceptados por los Bautistas particulares.

  1. Una Iglesia pura
  2. Libertad de conciencia
  3. Bautismo solamente de creyentes
  4. Autonomía de la congregación
  5. Separación de la iglesia con el estado

 

El libro de William Ames, por otro lado, sirvió como base teológica saludable y ortodoxa. Un hecho importante es que esta confesión bautista es totalmente independiente de la Confesión de fe de Westminster, la más importante confesión de fe reformada del siglo 17. Ya que la Confesión de Fe Bautista de 1689 se utilizó ampliamente desde este último documento, difiriendo de él apenas en algunos puntos, sobre todo en los puntos distintivos de los bautistas. Esta dependencia ha generado cierto mal estar entre algunos bautistas.

Algunos estudiosos han presentado una interpretación histórica diferente en cuanto al origen de la Confesión Londinense. Defienden una idea de originalidad de la Confesión de 1644, sin algún tipo de fuente primaria de consulta y apoyo. Sería un documento esencialmente Bautista. “La primera Confesión de Londres, es puramente una confesión Bautista. Ella no debe su origen a ninguna otra confesión.” La desaprobación de la Segunda Confesión Londinense es clara e inmediata: “Por lo tanto, en lugar de copiar una confesión paidobautista ya existente, o algún estándar de teología, como es el caso de la Segunda Confesión de Londres, los escritores de la Primera Confesión de Londres ocuparon un lugar único, reafirmando sus declaraciones”. (The first london confession of faith: In parallel forms with supporting documents being the editiones of 1644, 1651 and 1652).

Aunque la Segunda Confesión de Londres sea casi idéntica en gran parte de su lenguaje y teología a la confesión de Westminster y a la Declaración de Savoy, no podemos llamarla simplemente de “copia” de estos documentos. Los teólogos bautistas creían en un sistema teológico que expresaba, en casi todo, el cuerpo doctrinario presentado en los documentos citados. La primera confesión de Londres es una prueba de eso.

 

El contexto político en que la Segunda Confesión fue producida tuvo gran influencia. Inglaterra atravesaba un periodo de grandes cambios políticos.

 

  1. El rey hace poco tiempo había sido decapitado por Cromweel

 

  1. Cromwell asume la posición de “Protector de Inglaterra”, dándole una nueva dirección política.

 

  1. Con la muerte de Cromweel, la línea de Stuart vuelve al trono inglés y se inicia un periodo de persecución a todos los protestantes disidentes, inclusive a los Bautistas.

 

Después de este periodo de oscuridad, cuando las iglesias estaban entrando en un periodo de paz y libertad, y al fin estaban demostrando un acuerdo teológico con las demás iglesias reformadas, observando las declaraciones de fe entonces producidas por los demás grupos cristianos, los Bautistas optan por reafirmar su fe, creando su Segunda Confesión, que no anula en nada la primera, siendo un poco más extensa y más detallada que la confesión de 1644, y presentando claramente un acuerdo con las demás iglesias reformadas.

En sus esfuerzos para mostrar un gran acuerdo con otros grupos protestantes, se decidió hacer uso de muchas de las mismas palabras en los dos artículos en los que nuestra fe y doctrina es la misma de ellos. Con espíritu humilde ellos afirmaban: “Nosotros no tenemos ninguna picazón en el oído para obstruir la religión con nuevas palabras, pero rápidamente concordamos con una buena forma de expresión que hemos tenido, de acuerdo a las Sagradas Escrituras, usadas por otros antes que por nosotros”. (NETTLES, Thomas. By his grace, and for his glory, Founders Press, 2006, p.8)

Sin embargo, la Segunda Confesión Bautista muestra claramente puntos doctrinarios divergentes con la Confesión de Westminster y Savoy. Además de esto, las sentencias no son completamente iguales, pero contienen pequeñas diferencias en el lenguaje, donde los teólogos bautistas encontraron necesario realizar el cambio.

Probando así, su marca y singularidad que la torna innegablemente una Confesión de Fe Bautista.

En cuanto a la primera confesión de los Bautistas, la Confesión de Londres de 1644 fue adoptada por 7 iglesias Bautistas particulares. Ellas eran: 1. La Iglesia en Wapping; 2. La iglesia de Devonshire Squire; 3. La Iglesia Crutched Fryars; 4. La iglesia en Southwark; 5. La iglesia en Petty France; 6. La iglesia de Glasshouse. Por falta de documentos históricos, existe cierta oscuridad en cuanto a la última de las siete iglesias que firmaron la Primera Confesión de Fe de Londres. En la página inicial de la edición de 1644, leemos:

 

LA CONFESIÓN DE FE de siete congregaciones o iglesias de Cristo en Londres, que son comúnmente, aunque injustamente, llamadas Anabaptistas; publicado para la reivindicación de la verdad y para la información de los ignorantes. Del mismo modo para la remoción de aquellas frecuentes calumnias, tanto en el pulpito como por escrito, lanzadas injustamente sobre ellas.

 

Impreso en Londres, Año 1644.

REPERCUSIÓN DE LA CONFESIÓN ENTRE LOS PAIDOBAUTISTAS

 

La confesión de los bautistas pronto fue criticada. Un año después de haber sido concluida y presentada al pueblo inglés, el Ps. Stephen Marshall, puso en duda y no se guardó las críticas hacia la Confesión de Londres. Marshall fue miembro de la asamblea de Westminster y atacaba a los Bautistas en virtud del rechazo al paidobautismo. John Tombes envió una carta a Marshall, y analizó uno de sus sermones donde se hicieron críticas a los Bautistas. En la carta él responde la acusación de Marshall contra los Bautistas adjuntando justamente la Confesión de Londres como una prueba de ortodoxia de los Bautistas particulares.

El Dr. Featly, otro hombre que estaba presente en la asamblea de Westminster, hablo en favor de los Bautistas particulares después de examinar la confesión de Londres. Aunque también había hecho críticas a algunos artículos de la confesión, él la reconoció como ortodoxa. Según él, los bautistas no podían ser comparados con las numerosas herejías en boga. Los bautistas no enseñaban el “libre albedrío” o la “caída de la gracia” como los arminianos; no negaban el pecado original, como lo hacían los pelagianos; no eran insubordinados con los magistrados como los Jesuitas; no promovían la idea de la comunión de los bienes; no eran polígamos, no andaban desnudos, como los adamitasm no creían en la enseñanza de la aniquilación del alma (muerte del alma).

Aunque con algunos defensores, los bautistas particulares presentaban en la Confesión de Londres de 1644 algunos artículos de fe que chocaban con el pensamiento dominante en aquellos días. 1. El articulo VIII asegura que las Escrituras son enteramente suficientes para gobernar a los santos en todos los aspectos de la vida; 2. Los artículos XXXIX y XLI, afirman que el bautismo debe ser administrado exclusivamente en personas regeneradas y por inmersión completa; 3. El articulo XXV torna a la predicación de la ley innecesaria, como a todo el sistema ceremonial del Antiguo testamento; 4. El articulo VII trata de la salvación y condenación. En cuanto a la salvación de los niños que mueren en la infancia, los bautistas silencian con respecto a su futuro. Ni afirman su elección ni su perdición. Eso era visto como uno de los misterios insondables de Dios. Todos esos puntos de vista escritos en la confesión londinense causaron un clima de desconfianza, que por cierto, era de ambas partes. Los primeros bautistas también se negaron a escuchar la predicación del paidobautismo, además de no permitir que sus muertos fueran sepultados con ellos. Eso nos muestra que los Bautistas conservaban, en cierto grado, un cierto tipo de orgullo exclusivista.

No obstante todo eso, la Confesión Londinense de 1644 pasó a ser observada con más seriedad. Tres ediciones, con pequeños ajustes, fueron editadas y presentadas en 1646, 1651 y 1652 respectivamente. Los bautistas particulares pasaron a ser visto como un grupo separatista distinto, principalmente de los Anabaptistas y de los bautistas generales.

 

EL FUTURO DE LA PRIMERA CONFESIÓN DE LONDRES

Después de sus sucesivas ediciones, la Confesión Londinense continuó siendo el documento comúnmente aceptado por las Iglesias Bautistas Particulares en Inglaterra y en el continente. Pero, con el desarrollo de la Confesión de Westminster, que rodeaba a todas las iglesias reformadas y que había sido organizada con un contenido teológico considerado excelente, y el aumento de su popularidad, la antigua confesión comenzó a perder fuerza.

 

Pocas iglesias, después de 1677, cuando la Segunda Confesión de Londres fue elaborada, teniendo como base la Confesión de Fe de Westminster y la Confesión de Savoy, continuaron usando la Primera Confesión de Londres. Con la promulgación de la segunda confesión, en 1689, la antigua confesión cayó aún más, y la gran mayoría de las Iglesias Bautistas adoptó la Segunda Confesión Londinense. En los Estados Unidos, la Confesión de 1689 fue ampliamente adoptada por las iglesias, Asociaciones y Convenciones. Con el titulo de Confesión Bautista de Filadelfia, y con la adición de dos capítulos más y sin ninguna alteración en los capítulos ya presentes, ella fue ampliamente difundida. Hoy, rarísimas son las iglesias que adoptan la Primera Confesión, aunque no ha sido despreciada. Su interés parece ser más restringido a las personas que a las iglesias o asociaciones.

Andres Zuniga

Miembro de la Iglesia Evangelica Peniel. Vocalista de EDC (Esclavos de Cristo) Esposo de Javiera y Padre de Helen.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Entonces, ¿qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos ya bajo la ley sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más