Las principales características de los primeros Bautistas Reformados por Wilson Porte Jr


Traducción de un articulo de Wilson Porte Jr[1]

Entre las principales características de los Bautistas Calvinistas del siglo diecisiete, está el hecho de que ellos no fueron revolucionarios en cuanto a política y religión. Ellos eran “ordenados, pacificadores, celosos y devotos como cualquier otra clase de cristianos”.
Aunque habían heredado algunos principios de los Menonitas y Anabaptistas del continente, no heredaron sus excesos y excentricidades.
Los Bautistas Calvinistas, a diferencia de los Generales, o Bautistas Arminianos, o incluso, los Bautistas del Libre-Albedrío, eran reformados en su doctrina e independientes en cuanto al gobierno de la Iglesia. Ellos creían que solo los regenerados podían ser bautizados y, solo, por inmersión, sobre una declaración voluntaria de su fe.
Los Bautistas Calvinistas creían en la salvación de todos los niños que fallecían antes de la “edad de la responsabilidad”.
Ellos no creían que el bautismo tuviera poder salvífico o regenerador, sino que este era sólo una señal externa de la gracia recibida, una declaración pública de la fe en Cristo, y una entrada a los privilegios y responsabilidades (membresía) de la iglesia local.
Otra característica distintiva de los Bautistas Calvinistas del siglo diecisiete, fue su oposición al establecimiento de una iglesia nacional. Además de esto, también se opusieron a la unión entre Iglesia y Estado. Algo muy querido por estos bautistas, era el voluntariado. También, su defensa de la doctrina de la libertad religiosa como un derecho de todos los hombres, constantemente fue parte de sus catecismos y confesiones.
Otra característica distintiva de los Bautistas Calvinistas, era su posición referente a la Teología del Pacto. Habiendo sido muy influenciados por los teólogos reformados del siglo dieciséis e inicio del diecisiete, los teólogos bautistas comprendían el Pacto de Gracia como el centro unificador de toda la teología bíblica. Para ellos, es a través de las alianzas que Dios entra en relaciones con la raza humana.

Teólogos responsables de tales características

Algunos de los que contribuyeron profundamente en la formación de los principales puntos teológicos que caracterizan fuertemente a los teólogos bautistas del siglo diecisiete fueron: John Bunyan, Nehemiah Coxe, Hanserd Knollys, William Kiffin, Benjamin Keach y John Gill. Veamos un poco de cada uno de ellos.

John Bunyan

(1628-1688) fue, según Beeke, un poderoso predicador, además de ser el más conocido de los puritanos. Bunyan fue uno de los autores más influyentes del siglo diecisiete. Fue activo como predicador laico en el ejército del Parlamento como durante el periodo de la “Federación”. Por causa de eso, estuvo preso por doce años, rechazando constantemente su libertad condicional diciendo que, si fuese puesto en libertad, volvería a predicar el mismo día, lo que le era prohibido en aquel tiempo. Es durante su prisión que escribe su libro más famoso, El Progreso del Peregrino. Bunyan fue nombrado pastor de una congregación bautista particular en Bedford el 21 de enero de 1672. Con todo, no pudo asumir su puesto hasta que fue liberado en mayo de ese mismo año. Bunyan no fue considerado ni siquiera en los círculos evangélicos, sin embargo, incluso en el movimiento romántico del siglo diecinueve, Bunyan era considerado un genio literario.

Nehemiah Coxe

(????-1688) fue hijo de un antiguo líder de los Bautistas Calvinistas, Benjamín Coxe. No sabemos casi nada de su fecha de nacimiento y sobre su infancia. Uno de los primeros registros referentes a él data de 1669, cuando Coxe es aceptado como miembro de una iglesia Bautista en Bedford, pastoreada por Bunyan, En 1673, Coxe fue llamado para servir como pastor de Hitchinm Over the counter, una congregación de la iglesia de Bedford. Coxe también era conocido como un médico calificado, hábil en latín, griego y hebreo, así como de un “teólogo exigente”. Coxe era muy respetado por sus contemporáneos, llegando, posteriormente, a servir como un editor de la segunda Confesión de Fe Bautista de Londres. El murió en 1688, antes de la asamblea general de 1689, cuando los Bautistas utilizarían su edición de la Confesión de Fe para formalizar la Confesión de Fe Bautista de 1689.

Hanserd Knollys

(c. 1599-1691) fue pastor de una de las más grandes congregaciones Bautistas Calvinistas en Inglaterra. Cerca de mil personas se reunían para oírlo entre las décadas de 1640 y 1650. Antes de ese tiempo, alrededor del 1635, Knollys dejó la iglesia de Inglaterra y fue para América. Sin embargo, por el 1641, él tuvo problemas con los congregacionalistas, lo que lo hizo volver a su país. A los tres años de su retorno, Knollys se identifica con el credobautismo y con la incipiente causa Bautista Calvinista, centrada en la ciudad de Londres. Según Haykin, la identificación de Knollys con estos bautistas lo condujo, inicialmente, a un viaje controvertido de predicaciones en Sufolk, durante el cual, en una ocasión, una “multitud enfurecida”, le impidió predicar tirándole piedras, mientras él estaba en el pulpito. Los escritos de Knollys acerca del papel central de Cristo en la vida de los cristianos, especialmente, su sermón Cristo Exaltado, publicado en 1644, además de otras publicaciones de Knollys defendiendo algunos principios bautistas, ayudaron fuertemente a caracterizar a los bautistas de la mitad del siglo diecisiete en Inglaterra. Haykin destaca que el ejemplo de Knollys en su argumentación contra los Seekers[2] , debe ser una inspiración para los bautistas modernos que tienen que dar una respuesta a las experiencias y clamores del pentecostalismo actual.

William Kiffin

(1616-1701) despeño un papel importantísimo en el crecimiento de la causa Bautista Calvinista. En las décadas de 1640 y 1650, cuando la Confesión de Fe Bautista de Londres fue reimpresa innumerables veces, Kiffin se esforzó por su divulgación, planeó el establecimiento de nuevas iglesias y asociaciones, aconsejándolas y, de manera general, “proveyendo estabilidad a la causa incipiente”. Según Haykin, Kiffin y muchos de sus compañeros Bautistas Calvinistas fueron fuertes ayudadores del gobierno de Cromwell. Kiffin llegó a sentarse como miembro del Parlamento de Middlesex en 1656. Después del periodo llamado “La Restauración”, fue encarcelado muchas veces durante los dos o tres años después del retorno de la monarquía con Carlos II.

Benjamín Keach

(1640-1704) fue un bautista particular de convicción puritana. En el inicio de su ministerio, Keach fue un predicador no ordenado de una iglesia Bautista General en Winslow, Buckinghamshire, Inglaterra. Fue entre los años 1664 y 1668 que las convicciones teológicas de Keach comenzaron a tornarse crecientemente calvinistas. En 1672, Keach rompe con los bautistas generales y funda una iglesia bautista particular en Horselydown, Southwark, luego pastoreada por John Gill y C. H. Spurgeon. Keach es considerado por los grandes historiadores bautistas como el teólogo principal de los Bautistas Calvinistas del siglo diecisiete.
Ya en el apagar de las luces del siglo diecisiete, al inicio del siglo dieciocho, nace un heredero de las principales características de los Bautistas Calvinistas del siglo diecisiete,

John Gill

(1697-1771). Gill emerge en el siglo dieciocho siendo influenciado en gran medida por los escritos aliancistas de sus predecesores Bautistas Calvinistas. En 1719, Gill fue ordenado pastor de la iglesia fundada por Benjamín Keach, en Horselydown. Escribiendo sobre la Teología de las Alianzas bajo la inspiración de los bautistas del siglo diecisiete, Gill se convirtió en la mente más brillante del siglo dieciocho, yendo mucho más allá que sus predecesores, a través de sus libros.
Estos hombres fueron los principales responsables por la teología que caracterizo a los primeros Bautistas Calvinistas. Sus obras son un tesoro aún por descubrir de la tradición reformada.

 


[1] http://crbb.org.br/as-principais-caracteristicas-dos-primeiros-reformados-batistas/

[2]Durante un par de décadas (1640s-1650s), una pequeña secta llamada “Seekers” comenzó a introducir el misticismo. Fueron llamados así, porque “ellos se referían a sí mismos como permanentemente comprometidos en buscar la verdadera Iglesia, ministerio, Escritura y ordenanzas, que según ellos se habían perdido”. (McClintock, and Strong, Cyclopedia of Biblical, Theological, and Ecclesiastical Literature, 9:506.)

Franco

Miembro de la Primera Iglesia Bautista de Quilpué. Titulado de Analista Programador Computacional. Estudiante de Teología del Seminario Teológico Presbiteriano Rev. José Manuel Ibañez Guzmán. Padre de Benjamìn Caamaño

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de su Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más