Una muestra de la historia Bautista por Chris Traffanstedt [Parte 1]


Traducido desde eformedreader.org

Prefacio
La mayoría de los cristianos de hoy no tienen mucho conocimiento de la historia de la Iglesia o de lo importante que es entenderla. Incluso cuando vemos temas específicos de la historia de la Iglesia, tales como la historia Bautista, la gente está todavía lo ignora. Este folleto, a continuación, presenta una breve historia de la fundación del grupo llamado Bautista. Se tiene la intención de desafiar a explorar la historia Bautista, así como toda la historia de la Iglesia.
Partamos de la premisa básica sobre la historia Bautista: la denominación Bautista moderna se originó en Inglaterra y en Holanda a principios del siglo XVII. Este origen ha sido objeto de debate a lo largo de la historia, pero nuestro objetivo aquí es mostrar que nuestra premisa está más cerca de los verdaderos hechos históricos que las otras posiciones mantienen. Desde principios de los años 1600, vemos dos grandes grupos emergentes en Inglaterra que podemos clasificar como Bautistas: Generales y Particulares. Antes de explorar estos dos grupos en detalle, sin embargo, veamos primero en la historia que dio a luz a estos dos grupos.

 

Hechos que condujeron a la fundación de la denominación Bautista.

La Reforma
Era el año 1517. Un monje desconocido con el nombre de Martin Lutero había publicado una lista de problemas (95 para ser exactos) con uno de los nuevos programas de la Iglesia. En esta lista contundente atacó la opinión de la Iglesia acerca de las indulgencias, que eran los pagos a la Iglesia para alcanzar el perdón de los pecados. Lutero vio estos pagos como una abominación a la obra de perdón en Cristo. “Las noventa y cinco tesis” eran una llamada al debate, aunque el debate nunca tuvo lugar. Esta llamada sin embargo, agitó al pueblo de Alemania. El reto de Lutero pasó desapercibida durante algún tiempo por la Iglesia establecida, pero la gente no lo dejó pasar. A través de la providencia de Dios, un llamado a mirar a la Escritura como única autoridad de los cristianos, comenzó a sonar en toda Alemania y otras partes de Europa.
Este movimiento, que más tarde se le dio el nombre de Reforma, fue un movimiento de vuelta a la Biblia. El lema se convirtió en Sola Scriptura1 y estos rebeldes de Dios comenzaron a difundir el mensaje del Evangelio, una vez más al mundo. Otros hombres fueron usados por Dios también, para llevar este mensaje del Dios Soberano a Su pueblo con Sus Escrituras. Hombres como Ulrich Zwinglio, Juan Calvino y John Knox siempre se han asociado con este gran movimiento de Dios.

 

Con la difusión de la Reforma a través de la obra de Calvino y Knox, veamos el próximo gran impacto del Evangelio en el siglo 17 en Inglaterra. Es aquí donde empezamos a ver el semillero del movimiento Bautista.

Historia Inglesa.
Inglaterra fue, sin lugar a dudas, un país con muchos cambios, tanto política como religiosamente. Esto se puede ver en el rey Enrique VIII (1509-1547) y su Acta de Supremacía (1534). Esta acta separó la Iglesia de Inglaterra del control de Roma, sin embargo, incluso con esta separación Inglaterra todavía se mantuvo en gran medida católica en la práctica y doctrina.
Entonces el rey Eduardo VI llegó al trono en 1547. A pesar de que sólo era un niño, guió a su país hacia el protestantismo. Este movimiento fue probablemente debido al hecho de que Eduardo VI fue entrenado por asesores protestantes. Con su celo juvenil, Eduardo abrió la puerta para que la doctrina y práctica protestante fluyera y creciera con los años.

 

Sin embargo, la temprana muerte de Eduardo llevó a un cambio radical y lleno de asesinatos en Inglaterra. Este cambio provocó una lucha por el trono que finalmente fue tomada por María Tudor en 1553. Durante su reinado de cinco años, se restauró de forma activa el sistema católico y comenzó a deshacerse sistemáticamente de los protestantes de Inglaterra. Esta actividad le valió el nombre reconocido de “Bloody Mary” o “María la Sangrienta.”
Elizabeth Tudor sucedió a María y gobernó desde 1559 hasta 1603. Aunque no era realmente una persona religiosa, Elizabeth tenía un catolicismo externo. Sin embargo, los tiempos políticos la empujaron a aceptar el protestantismo. Este movimiento político, junto con las reacciones de la gente en contra la ex Reina María, guió a Inglaterra hacia una posición protestante una vez más. Elizabeth, que no quería perder ningún tipo de ventaja política, elaboró un compromiso entre católicos y protestantes. Este acto fue llamado el “Acuerdo Isabelino” y con ello vino la idea de que las guerras religiosas en Inglaterra fueron “resueltas”. Pero esto sólo duró durante un corto período de tiempo. Incluso con esta “paz”, muchos en Inglaterra todavía pidieron mayores reformas en la Iglesia. Esta convocatoria de más reformas produjo un grupo de personas que vendrían a constituir una gran parte de los fundamentos bautistas. Este grupo se llama los Puritanos.

 

Los Puritanos.
Lamentablemente, la mayoría de la gente hoy en día no tiene una comprensión adecuada de los puritanos. Tienden a ser considerado como viejos amargados que sólo quieren echarle a perder la diversión a todos. Sin embargo, el punto de vista de hoy en día de los puritanos está lejos de la verdad. Tal vez el siguiente resumen de los puritanos verdaderos nos pondrá en el camino hacia un entendimiento correcto:
Lo esencial en la comprensión de los puritanos es que eran predicadores antes de cualquier otra cosa… En todos los esfuerzos que llevaron a cabo, en sus intentos de reformar el mundo a través de la Iglesia, y aunque estos esfuerzos se vieron frustrados por los líderes de la Iglesia, lo que los unía, apuntalando su esfuerzo, y les dio la dinámica de persistir era su conciencia que fueron llamados a predicar el Evangelio.2
Los puritanos querían ver llegar a la Iglesia una verdadera reforma bíblica. Estos primeros puritanos fueron conducidos por el obispo Hooker y Thomas Cartwright y comenzaron a hacer el llamado a tener una Iglesia “pura”. Sin embargo, la Reina y la Iglesia de Inglaterra no estaban dispuestas a aguantar a estos puritanos y por lo tanto comenzaron a hacer cumplir la conformidad religiosa por ley. Así terminó un breve período de paz religiosa.

 

Los Separatistas
Esta demanda de conformidad de las fuerzas políticas y religiosas en Inglaterra produjo un grupo conocido como los “Separatistas”. Los principios detrás de este movimiento fueron la libertad de la Iglesia de las leyes del Estado, la doctrina pura en lugar de una aguada o doctrina comprometida, y la reforma general de la Iglesia. Los Separatistas tomaron en serio la Biblia y se determinaron ordenar sus vidas por sus enseñanzas. Hicieron hincapié en que la Iglesia era sólo aquellos que fueron redimidos, no un cuerpo de advenedizos con mentalidad política. Se negaron a creer que la Biblia enseña un gobierno de iglesia tipo jerárquica (rigiendo de arriba hacia abajo), en lugar llamaron a un gobierno de la iglesia que tiene algún tipo de participación de la gente (rigiendo desde los niveles base). Ellos preferían una liturgia de adoración simple que enfatizaba un Dios Santo. Consideraron que las formas estatales y ayudas escritas de la Iglesia de Inglaterra condujeron a que las personas se enfocaran en las formas y no en el Dios Soberano; por lo tanto este tipo de “ayudas” fueron desechadas.

 

A partir de esta convocatoria de pureza en la Iglesia, tanto en el culto y la práctica cotidiana, que “la denominación Bautista”, como se le conoce hoy en día, surgió por medio del movimiento Separatista Inglés. La mejor evidencia histórica confirma este origen, y ningún investigador destacado ha surgido en este medio siglo se ha opuesto a ella.”3 Como hemos dicho anteriormente, los bautistas surgieron como dos grupos separados. Volvamos ahora nuestra atención a la exploración de estos dos grupos diferentes.

Bautistas Tempranos
Bautistas Generales
Este grupo llegó a ser conocido como bautistas generales porque creían en una expiación “general.”4 Los bautistas generales también tenían la creencia distinta que los cristianos podrían enfrentarse a la posibilidad de “caer de la gracia”. Los dos principales fundadores del movimiento general Bautista fueron John Smyth y Thomas Helwys.
La primera Iglesia Bautista General se cree que fue fundada cerca de 1608 o 1609. Su principal fundador fue John Smyth (1570-1612) y se encontraba en Holanda. La historia de Smyth comienza en Inglaterra, donde fue ordenado como sacerdote anglicano en 1594. Poco después de su ordenación, su celo lo llevó a la cárcel por negarse a cumplir con las enseñanzas y prácticas de la Iglesia de Inglaterra. Era un hombre directo, que fue rápido para desafiar a otros acerca de sus creencias, pero era igual de rápido para cambiar sus propias posiciones, y fue así como su propia teología personal cambió. Smyth luchó continuamente la Iglesia de Inglaterra hasta que se hizo evidente que ya no podía permanecer en comunión con esta iglesia. Por lo tanto, finalmente rompió totalmente con ellos y se convirtió en un “separatista”.

 

En 1609, Smyth, junto con un grupo en Holanda, llegó a creer en el bautismo de creyentes (en comparación con el bautismo infantil, que era la norma en ese momento) y se unieron para formar la primera iglesia “Bautista”. En un principio, Smyth estaba con la posición ortodoxa típica de la iglesia; pero a medida que pasaba el tiempo, como era típico en el, comenzó a cambiar sus posiciones. En primer lugar, Smyth insistió en que el verdadero culto venía desde el corazón y que cualquier forma de lectura desde un libro en el culto era solo una invención del hombre pecador. La oración, el canto y la predicación tenían que ser completamente espontáneas. Fue tan lejos con esta mentalidad, que no iba a permitir la lectura de la Biblia durante el culto “ya que consideraba las traducciones de la Biblia en inglés como algo inferior que la palabra directa de Dios.”5 En segundo lugar, Smyth introdujo una doble dirección en la iglesia, la del Pastor y el Diácono. Esto fue en contraste con el liderazgo triple reformacional del Pastor-Anciano, Laicos-Ancianos y Diáconos.
En tercer lugar, con su posición recién descubierta del bautismo, una nueva preocupación surgió de estos “Bautistas”. Habiendo sido bautizados como infantes, todos se dieron cuenta de que tendrían que ser re-bautizados. Dado que no había ningún otro ministro para administrar el bautismo, Smyth se bautizó a sí mismo y luego procedió a bautizar a su congregación. Una nota interesante en este punto que debe destacarse es que el modo de bautismo utilizado fue la de aspersión, por inmersión no se convertiría en el estándar sino hasta la siguiente generación. Antes de su muerte, como parece característico de Smyth, abandonó sus ideas bautistas y comenzó a tratar de llevar su congregación a la iglesia Menonita. Aunque murió antes de que esto sucediera, la mayor parte de su congregación se unió por sí sola a la iglesia menonita, después de su muerte.

 

Ahora dirijamos nuestra atención a Thomas Helwys. Tenía una relación un tanto complicada con Smyth, pero después que Smyth comenzó a alejarse de la creencia de los Bautistas Generales, Helwys continuó los inicios Bautistas. Helwys llevó a su pequeño grupo a Inglaterra en 1611 y este fue considerado como la primera Iglesia Bautista en suelo Inglés. Este grupo adscribió al bautismo del creyente, rechazó el Calvinismo y adoptó la postura del libre albedrío (incluía el caer de la gracia), y permitió que cada iglesia eligiese sus oficiales, tanto ancianos y diáconos.6 Por 1624, había cinco iglesias conocidas como Bautistas Generales y para 1650 sumaban al menos 47.7 A pesar de que algunos pueden ver el movimiento Bautista de hoy en día en este grupo, hay que entender que las creencias de este grupo están lejos de ser el patrimonio reformado que hoy en día conforman la creencia Bautista.

 

Bautistas Particulares

 

A menudo se dice que los Bautistas en Inglaterra estaban divididos por la doctrina de la expiación, pero esto no es una verdadera reflexión histórica. Sí, es cierto que los dos grupos tenían opiniones diferentes sobre la expiación y doctrina en general, pero no se dividieron. Más bien, surgieron como dos grupos separados. Al igual que con los Bautistas Generales, los Bautistas Particulares salieron del movimiento separatista. Este grupo surgió en la década de 1630. Este grupo fue influenciado por el gran reformador Juan Calvino y se adscribieron fuertemente a la expiación “particular.”8 La primera iglesia se cree que fue fundada hacia 1633 o 1638, según algunos. Independientemente de este dato, sin embargo, está claro que para el 1644 los Bautistas Particulares contaban con al menos siete iglesias. Un punto sorprendente de este grupo pequeño y muy joven es que en 1644 estas iglesias actuaron en conjunto para emitir una confesión de fe llamada la Primera Confesión de Fe de Londres. Esta confesión precedió a la ampliamente conocida Confesión de Westminster por dos años. Como veremos, las iglesias Bautistas de hoy en día se pueden remontar de nuevo a estos primeros Bautistas.

 

Aunque la historia Bautista típica se da más al movimiento de los Bautistas Generales, en realidad es a los Bautistas Particulares a los que la mayoría de los Bautistas de hoy en día deben su doctrina y prácticas. Como un historiador nos recuerda, los Bautistas Benerales:

 

…siempre representaron una pequeña parte de la vida Bautista en Inglaterra, y una parte aún más pequeña en Estados Unidos. Su influencia sobre las principales corrientes de la vida Bautista en uno u otro país que parece haber sido escasa.9

 

La historia del movimiento de los Bautistas Particulares comienza con Henry Jacob (1563-1624). Aunque Jacob nunca se convirtió en un Bautista, fue una influencia básica para lo que se convertiría después en los Bautistas Particulares. Podríamos llamar a Jacob un separatista moderado. Jacob no estaba dispuesto a llamar a la Iglesia de Inglaterra el anticristo; por lo tanto, trabajó continuamente para reformarla. En 1603, Jacob firmó un documento en el que pidió una reforma en la Iglesia de Inglaterra. Este documento fue frustrado por el rey James I. Aunque Jacob no llamó a la separación, si escribió un tratado titulado Razones sacadas de la Palabra de Dios y los mejores testimonios humanos que demuestran un necesidad de reformar nuestras Iglesias en Inglaterra. Con la publicación de este libro, Jacob fue arrojado en prisión por un breve periodo de tiempo. Tras su liberación, se exilió en Holanda al igual que la mayor parte de los Separatistas. A pesar de que se mostró reacio a desechar radicalmente a toda la Iglesia de Inglaterra, si empezó a hacer una distinción entre iglesias verdaderas y falsas de la Iglesia de Inglaterra. Esta nueva forma de pensar le llevó a pedir libertad para formar diferentes tipos de iglesias con tipos alternativos de culto.

 

En 1616, Jacob fue capaz de volver a Inglaterra y formó la Iglesia JLJ, como se le conoce hasta hoy.10 Fue esta iglesia la que más tarde daría lugar a los Bautistas Particulares. Esta iglesia tuvo varios debates en su seno sobre el bautismo, debates que dieron lugar a varias divisiones diferentes en la Iglesia JLJ. Una de estas rupturas se produjo en 1633 cuando dieciséis personas solicitaron a la iglesia para dejarles partir de la Iglesia JLJ para formar una iglesia aparte. Las razones de esta ruptura tenían dos lados. La primera fue por necesidad. La iglesia JLJ se estaba volviendo demasiado grande y en peligro de ser “descubierta” (ya que era ilegal estar fuera de la Iglesia de Inglaterra). La segunda razón fue citada como el exceso de conformidad a la Iglesia de Inglaterra. En 1638, otra separación llegó cuando seis personas salieron de la Iglesia JLJ sobre la cuestión del bautismo de los creyentes, que ellos abrasaron fuertemente. Por lo tanto, la primera Iglesia Bautista Particular se puede remontar a una o ambas de estas iglesias.

 


[1] Esto es en Latin para Solo la Escritura.

[2] Citado desde J.I. Packer, A Quest for Godliness.

[3] H. Leon McBeth, The Baptist Heritage, (Broadman Press: Nashville, 1987), p.31.

[4] La expiación general es la creencia de que Cristo murió por cada persona que ha vivido o vivirá.

[5] McBeth, p.35.

[6] Sostienen que tanto hombre como mujeres pueden ser diaconos.

[7] McBeth, p. 39.

[8] La expiacion particular es la creencia de que Cristo murió solo por los escogidos.

[9] Citado en H. Leon McBeth, The Baptist Heritage, p. 40.

[10] Fue nombrada JLJ por las iniciales de los apellidos de sus tres primeros pastores; Henry Jacob, John Lathrop, and Henry Jessey.

Carlos Sanchez

Miembro de la Iglesia Bautista de Quilpue, Casa del Alfarero. Sirve en el Ministerio Centro de Literatura Cristiana en Valparaíso, Chile. Estudia en The North American Reformed Seminary. Casado con Vanessa Bustos y con dos hijos. Valentín y Ulises quien tiene autismo.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Que la gracia del Señor Jesucristo sea con su espíritu. Amén.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más