Una muestra de la historia Bautista por Chris Traffanstedt [Parte 2]


Traducido de reformedreader.org

Visión general de los Orígenes Bautistas

 

Como hemos tratado de dejar en claro, la historia señala que los orígenes de la vida Bautista salieron del movimiento separatista en la década de 1600 en Inglaterra. Sin embargo, este no es el único punto de vista que se ha planteado sobre el origen de los Bautistas. En aras de aclarar la historia, necesitamos explorar brevemente estas otras posiciones que han sido establecidas sobre el origen del movimiento Bautista.

 

Influencia Anabaptista

 

La mayoría de los bautistas se pueden dejar engañar al pensar que venimos de los anabaptistas sólo porque la palabra “Bautista” se encuentra en su nombre. Pero hay que usar mucha precaución aquí. Debemos explorar lo que los anabaptistas realmente eran y hacer la pregunta más importante: ¿Son verdaderamente representativa las creencias anabaptistas de las creencias bautistas?

 

¿Quienes son estas personas llamadas “anabaptistas”? Este grupo se refiere a una comunidad de rebeldes durante el período de la Reforma; fueron considerados como el ala radical de la Reforma. Incluso dentro de este grupo había varios puntos de vista y facciones. Los dos principales sectores que pueden ser identificados son: el “anabaptista revolucionario” y el “anabaptista evangélico.”11 Realmente no queremos pasar demasiado tiempo con el grupo revolucionario por que apenas reflejan el enfoque bíblico de la cristiandad. Ellos en realidad tomaron la forma de un culto o secta, adhiriendo un punto de vista de experiencia mística extrema y creer que sus líderes eran profetas (que podían predecir el futuro). También fueron prontos en usar la violencia para conseguir sus objetivos.

 

Sin embargo, los anabaptistas “evangélicos” fueron un movimiento de un tipo diferente. Y es a partir de este grupo que muchos dicen que el movimiento Bautista nació. Por lo tanto, tenemos que tomar algún tiempo para examinarlos. Este grupo, en primer lugar, rechazó la visión ortodoxa cristiana del pecado. En lugar de sostener que el pecado es como una atadura tanto de la naturaleza y acciones de la humanidad, sostenían que el pecado era “una pérdida de capacidad o una enfermedad grave.”12 Los anabaptistas, siguiendo el punto de vista de Roma de la justificación, sostenían que Dios nos hace justos y luego nos acepta sobre la base de nuestra propia justicia. También creían que Cristo no tomó su carne o cuerpo de María, sino que sostenían un origen celestial para Su carne o cuerpo. Respecto al mundo, los anabaptistas creen que deberíamos separarnos totalmente de el (aunque sí podemos en ocasiones solo por un celo evangelístico). Los anabaptistas rechazaron el bautismo de infantes y se adhirieron al bautismo de creyentes, pero su modo en su mayor parte era rociando, no vertido o inmersión. Su punto de vista de la interpretación de la Escritura era el de la justa estricta imitación que dio lugar a grandes movimientos legalistas.13

 

Cuando nos fijamos en los anabaptistas debemos convenir en que hay algunas similitudes con los primeros bautistas generales, pero en general estas similitudes son leves y no siempre están relacionadas. Al final, tenemos que decir que este grupo de cristianos no refleja la enseñanza histórica de los Bautistas. La gran parte de la historia Bautista nos muestra que los bautistas mantuvieron una posición fuerte en el pecado, tanto en nuestra naturaleza y en nuestras acciones, no tan sólo como una mera enfermedad. Los Bautistas también han sostenido la creencia en el nacimiento virginal y ven que esto es lo que lleva a la doctrina del Dios-Hombre, no sólo una ilusión celestial. A su vez, los Bautistas han mantenido firmemente la recuperación de la doctrina de la justificación de la Reforma – que está basada en la justicia de Cristo solamente y no en nuestra justicia porque no tenemos ninguna. Y, por último, los Bautistas siempre han visto que las Escrituras deben ser estudiadas y aplicadas a la vida cotidiana a través del poder del Espíritu Santo y que no han de ser seguidas solo como imitación ciega o por un “salto” de fe. Así que hay rechazar claramente, como la historia lo hace, que los orígenes Bautistas fluyen de los anabaptistas.

 

Continuación o sucesión de Enseñanza Bautista

 

La siguiente sección del origen Bautista no se mantiene tan fuerte hoy, pero todavía encuentra su expresión en algunos círculos bautistas. Este punto de vista se conoce como la continuación o punto de vista Sucesionista. Se afirma que la iglesia Bautista puede rastrearse a través del tiempo en una sucesión ininterrumpida de iglesias bautistas organizadas (aunque todas ellas no tenían el nombre de Bautistas) desde Jesucristo y Juan el Bautista. Hay que tener cuidado en la forma en que se refuta esta posición, ya que de ninguna manera queremos decir que el patrimonio Bautista no ha venido de Cristo y las verdades expuestas en la Santa Escritura. Pero hay que hablar en contra de una posición que expone una historia con una estela de iglesias bautistas reales que se puede rastrear desde el Nuevo Testamento hasta nuestros días.

 

Este punto de vista Sucesionista fue presentado en un pequeño folleto llamado El rastro de  la sangre por J. M. Carroll. Este folleto trata de mostrar que “de acuerdo a la Historia… los bautistas tienen una línea ininterrumpida de iglesias desde Cristo”. Este libro y otros como él han hecho hincapié en que Juan El Bautista representa el inicio de la denominación y que Jesús la formó y prometió que nunca sería un fracaso. Ellos han hecho declaraciones arrogantes como “la iglesia verdadera es Bautista” y “todas las comunidades cristianas durante los tres primeros siglos eran de la denominación Bautista.” Estos tipos de puntos de vista están basados en fuentes inadecuadas y es más un modo de pensar polémico que uno histórico. Ellos hacen grandes supuestos en los que falta evidencia. Esta posición cerrada surgió en un momento (cerca de los 1800) de intensa competencia denominacional, cuando la gente creía que la fe era algo que venía de dentro de sí mismos y no un maravilloso don de la gracia de Dios. Muchos pensaron que este tipo de punto de vista traería de vuelta una seguridad que se había perdido con la aparición de la sociedad moderna.14

 

También debemos recordar que casi todos los primeros bautistas rechazaron el punto de vista sucesionista. John Smyth fue uno de ellos, como se puede ver en sus escritos: “Niego toda la serie de sucesión excepto en la verdad” y “No hay sucesión en la iglesia exteriormente, sino que toda sucesión viene del cielo.”15 Thomas Helwys, hablando en contra de la mentalidad sucesionista, dijo: “ningún hombre puede probarlo… desechenla, dado que no hay garantía en la palabra de Dios para justificarlo, que él o ellos fueron los primeros.”16 También, John Spilsbury, un pastor Bautista Particular, declaró: “no hay una sucesión en el Nuevo Testamento, excepto la que es espiritualmente por la fe y la Palabra de Dios.”17 Esta última cita nos da la forma correcta de mirarnos a nosotros mismos como Bautistas. Aunque no siempre hemos existido como denominación Bautista, es en la verdad eterna de la Palabra de Dios que se nos ha formado! Una vez más, se nos recuerda de esto en la Confesión de Fe Bautista capítulo 26.3:

 

 

Las iglesias más puras bajo el cielo están sujetas a la impureza y al error, y algunas se han degenerado tanto que han llegado a ser no iglesias de Cristo sino sinagogas de Satanás. Sin embargo, Cristo siempre ha tenido y siempre tendrá un reino en este mundo, hasta el fin del mismo, compuesto de aquellos que creen en él y profesan su nombre.

 

Por lo tanto, lo que tenemos que ver es que la denominación Bautista comenzó a partir de la Reforma, en concreto de los Separatistas en Inglaterra. Con esto en mente, somos un grupo protestante que debe reflejar nuestro fondo tradicional reformado y mantener, como lo hicieron nuestros antepasados, las doctrinas de la gracia, la justificación por la fe sola, la autoridad de la Escritura y el sacerdocio de todos los creyentes.18

 

El flujo de la historia Bautista

 

Volvamos ahora a ver como los Bautistas florecieron en Inglaterra y luego cómo se mudaron a los Estados Unidos. Hay que prestar especial atención a la transición al nuevo mundo porque es aquí donde nosotros los Bautistas Americanos vamos a encontrar nuestros padres Bautistas directos.

 

Bautistas en Inglaterra

 

Ahora veremos que a mediados de los 1600 ambos grupos bautistas estaban funcionando en Inglaterra. Pero ¿Qué fue lo que, precisamente, les pasó a estos dos grupos diferentes? ¿Qué les pasó a sus iglesias? Los Bautistas Generales entraron en la década del 1600 con un movimiento cada vez mayor, pero a medida que la década de 1600 se acababa y los 1700 aparecieron, este grupo estaba rodeado de problemas doctrinales. La deidad de Cristo comenzó a ser cuestionada y la expiación fue diluida aún más allá de su posición Arminiana19. Los Bautistas Generales morían rápidamente con esta mentalidad anti-bíblica. Sin embargo, en 1763, un convertido Metodista llamado Dan Taylor revivió los Bautistas Generales durante un tiempo, llamándolos a volver a un punto de vista bíblico. Pero una vez más, esta “Nueva Conexión” (1770) sólo duró un corto tiempo. La razón de que este punto de vista se perdió bastante rápido se debe probablemente al hecho de que los Bautistas Generales habían alistado en sus filas a pastores y líderes muy poco preparados. Sólo tomó aproximadamente una generación más para que los Bautistas Generales casi desaparecieran de la historia.

 

Los Bautistas Particulares son una historia diferente. Los años 1600 trajo un gran crecimiento a ellos, incluso en medio de la persecución religiosa furiosa que había en Inglaterra. En 1644, los Bautistas Particulares publicaron la primera Confesión Bautista. Esta confesión era calvinista en su carácter y rechazó todas las sugerencias de que eran “anabaptistas”. Aunque esta confesión no era completa, era un fuerte documento que ayudó a sacar juntos los primeros Bautistas Particulares.

 

Luego, en 1677, una segunda confesión fue redactada reflejando la Confesión de Westminster (1647) y la Declaración de Savoy (1658).

 

 

En la mayoría de sus partes, ésta confesión siguió a la Confesión de Westminster, pero en su posición respecto al gobierno de la iglesia (la cuestión fundamental aquí es el poder de la iglesia) la Confesión Bautista sigue la Declaración de Savoy.20  Esta nueva confesión Bautista se dispuso a hacer frente al asunto del tipo de poder que tendrían los representantes asociados de las iglesias sobre las iglesias locales. Además, se ocupó del asunto del bautismo, poniendo adelante una posición a favor del bautismo del creyente en lugar de mantener el bautismo infantil. Hay que tener en cuenta que a esta distinción no se llegó siguiendo lo “anabaptista”, sino que emergió a través de un intenso deseo de reflejar las Escrituras ya que se han entregado a nosotros.

 

Los Bautistas Particulares en Inglaterra tuvieron su declive también, pero el suyo fue un movimiento hacia la derecha, no a la izquierda. Los inicios del “hiper-calvinismo”21 comenzaron a aparecer por los 1700 y este movimiento alejado de la verdadera teología Reformada tuvo su efecto sobre los Bautistas Particulares. Sin embargo, una renovación llegó en 1750 con Andrew Fuller y los Bautistas Particulares comenzaron a ganar fuerza una vez más. Con esta fuerza llegaron misiones y los Bautistas Particulares fueron los precursores del movimiento de las misiones de hoy en día. William Carey llevó el anuncio del Evangelio al mundo y muchos otros siguieron su ejemplo.

 

Bautistas en Estados Unidos

 

Como era popular en aquellos años, hubo un gran éxodo hacia el Nuevo Mundo y los Bautistas estaban justo en medio de este traslado a América. La primera iglesia Bautista en América se cree que fue la iglesia en Providence fundada por Roger Williams (1603-1684) en 1639. Esta iglesia fue fundada en la doctrina Bautista Particular, pero en mediados de 1650 se acercó a una posición más Bautista General. Sin embargo, esta iglesia volvió a sus creencias Particulares Bautistas cerca del 1700 bajo dirección de James Manning. Otras iglesias en ese tiempo comenzaron a aparecer en Newport, Rhode Island, otra en Boston, y luego en las Colonias del Sur. Todas estas iglesias fueron fundadas en creencias Particulares Bautista, aunque había Bautistas Generales entre sus miembros. A pesar de que hubo crecimiento para los Bautistas en los años 1600 en América, fue durante los años 1700 que las Iglesias Bautistas en América comenzaron a ganar una voz generalizada. En 1700, había solamente 24 iglesias bautistas con 839 miembros, pero en 1790 había 979 iglesias con 67.490 miembros.22

 

Fue en 1707 que se fundó la Asociación Bautista de Filadelfia. Esta fuerte comunión Bautista Particular ha tenido un efecto duradero entre los Bautistas en Estados Unidos. En 1742, esta asociación adoptó la Confesión Bautista de Londres de 1689 como su confesión fundadora, y le dio un nuevo nombre: La Confesión de Fe de Filadelfia. Estos bautistas fueron rápidos para poner sus creencias en acción, y en 1770 fundaron una universidad y comenzaron a enviar misioneros regularmente a través de Estados Unidos. A partir de este momento, los Bautistas Particulares eclipsaron a los fracasados Bautistas Generales. Pero aun con su fuerte posición histórica y doctrinal, los Bautistas Particulares también comenzaron a perder su pureza doctrinal en el Nuevo Mundo.

 

La Decadencia de los Bautistas Particulares

La pregunta con la que cerraremos este folleto es: ¿Por qué los Bautistas perdieron su herencia reformada? ¿Cómo ocurrió esta pérdida de doctrina?
Samuel E. Waldron, en su libro Baptist Roots in America23, nos da varias razones para este gran declive en nuestra herencia. Estos factores son muy importantes para nosotros para entender el porque, como es típico, los bautistas modernos continúan con los mismos errores de años pasados. Vamos a comenzar a explorar la evaluación de Waldron de esta gran decadencia.
Primero, Waldron llama nuestra atención a “The American, Democratic Ethos” (“El Ethos Democratico Americano”). Esta era la mentalidad americana de libertad absoluta que venía con la Revolución Americana. Estado Unidos tenía una fuerte mentalidad independiente y esta cosmovisión comenzó a derramarse en la Iglesia. Al igual que con cualquier cosmovisión independiente y egocéntrica, el Dios Soberano se coloca en el estante, por así decirlo, y se cambia por un Dios que no impide nuestra independencia. Este tipo de ethos fue lo que llevó al comienzo de la decadencia de las creencias Particulares Bautistas.
En segundo lugar, vemos una causa de la decadencia de los Bautistas Particulares en el “revivalismo” que barrió nuestro país en los años 1700 y 1800. No debemos entender mal este punto; el problema no era con el avivamiento, sino con las respuestas al avivamiento. Fueron las dos respuestas extremas las que han causado esta gran tragedia. Un extremo de este avivamiento comenzó con la idea de que debe haber orden en la iglesia. Esto llevó a un legalismo duro que causó una muerte lenta a las iglesias que tomaron esta postura, y como los Bautistas Particulares cayeron en esta posición comenzaron a declinar. El otro extremo fue una entrega tipo experiencial a las artimañas de nuestro corazón. Esto condujo a una posición anti-tradicional y abrió las puertas al Arminianismo. Este nuevo método de iglesia era atractivo para muchos bautistas, porque vieron su supervivencia; pero en lugar de la supervivencia produjo un virus dentro de la iglesia que atacó el núcleo mismo de la herencia reformadora Bautista.

 

En tercer lugar, vemos el “sincretismo” como el siguiente peldaño en la caída de los Bautistas Particulares. El sincretismo es unir dos posiciones como una sola. Esta “red” en la teología en las primeras etapas de nuestro país fue visto por algunos como una necesidad para que el Evangelio pudiera llegar sin obstáculos. Pero este sincretismo condujo a una caída teológica que condenó a la herencia Bautista a una versión débil y diluida de sus raíces calvinistas. Al igual que con los hijos de Israel en el Antiguo Testamento, los Bautistas en Estados Unidos han permitido que el atractivo de la cultura contemporánea les ciegue a las verdades que Dios ha establecido.
En cuarto lugar, cuando hay un movimiento que ve reducida su teología, suele llegar un cambio hacia el otro extremo. Esta oscilación fue hacia el “hiper-calvinismo.” Muchos hoy en día necesitan ser desafiados en este punto, porque lo que llaman calvinismo no es el verdadero calvinismo bíblico, sino que es de la variedad “hiper”. Cuando uno no adhiere a una posición, no tiene el derecho de definirla en sus formas extremas. Sin embargo, debemos ver que el “hiper-calvinismo” no tiene nada que ver con el verdadero calvinismo y debemos ser rápidos en afirmar que no tiene parte en el cristianismo. “El hiper-calvinismo es la negación de la idea de que el llamado del Evangelio se dirige a aquellos que no son elegidos… es la negación de la idea de que la fe es el deber de todo aquel que escucha el Evangelio”24. Como dijimos antes, cuando se toma una posición dura, la muerte lenta es segura. Cuando varias de las iglesias Bautistas Particulares se convirtieron en “hiper-calvinistas”, su fallecimiento estaba a la mano. Y con su desaparición fueron las iglesias que fueron etiquetadas como “hipercalvinistas”, porque parece que cuando la etiqueta se coloca sobre una persona que se asemeja a una posición tan desastrosa, también se ven afectadas radicalmente.

 

Quinto, la declinación fue también el resultado del “Liberalismo.” Esta nueva cosmovisión golpeó a los Estados Unidos como una tormenta y fue muy aceptada de una forma u otra. Cuando este grupo comenzó a ejercer el individualismo por sobre todo lo demás, el fuerte punto de vista de la soberanía de Dios y de lo absoluto de las Escrituras comenzó a derrumbarse en las Iglesias. Muchas Iglesias comenzaron a aceptar esta posición luego de la Guerra Civil y la influencia de los Bautistas Particulares menguó así como toda creencia ortodoxa.

 

Finalmente, vemos que el “Movimiento Fundamentalista” fue otro factor fuerte en el decline de los Bautistas Particulares en Estados Unidos. Los Fundamentalistas, respondiendo al Liberalismo, produjeron un inesperado extremo opuesto, este es el legalismo. Esta nueva forma de pensar Cristiana llama a una visión general de la doctrina. Sostuvieron que las grandes verdades reclamadas en la Reforma no eran importantes, porque ellos creían que la doctrina lo lleva a uno a confiar en el conocimiento por si solo sin abrir las Escrituras. Encabezaron una posición sin credo y elevaron las emociones por sobre las doctrinas. Esto llevó a lo que podemos llamar un “aturdimiento” del conociemiento doctrinal y bíblico y eventualmente llevó a una salvacion “credula.” Esta “nueva” forma de ver la salvacion sostiene una fe centrada en el hombre en vez de ser solo Teocentrica. Como cualquier otra posición centrada en el hombre, la doctrina se pierde. Y cuando la doctrina se pierde, es lo que sucede hoy con nuestra herencia Bautista.

 

Un llamado a la Reforma.

 

Ahora que hemos visto los fundamentos históricos de la Iglesia Bautista y que pueden remontarse a los Bautistas Particulares, ahora necesitamos recuperar nuestro patrimonio. Cuanto más nos alejemos de la doctrina reformada, más veremos un declive en el conocimiento y la espiritualidad bíblicos. Debemos ver que la herencia Bautista está fuertemente arraigada en la Reforma que reclamó la Escritura a una iglesia pragmática. Al mirar a nuestro alrededor hoy en día, vemos que la mayoría de las iglesias Bautistas (y de hecho la iglesia evangélica como un todo) son devoradas por el pragmatismo25. Si vamos a ver una Reforma hoy, debemos volver a nuestra herencia reformada. Ha sido la teología bautista la que ha tenido uno de los impactos más importantes en el mundo desde el 1700. Pero no debemos permitir que una versión diluida de la teología Bautista detenga nuestro impacto continuo. Si nos vamos a llamar Bautistas, debemos seguir a nuestros antepasados en su búsqueda de la pureza bíblica a las doctrinas cristianas ortodoxas. ¡Somos un pueblo doctrinal, un pueblo que ha fluido de la Reforma para llamar a un mundo a seguir al Dios Soberano que envió a Su Hijo a morir en la cruz por todos los que creen! ¡Comencemos esta Reforma hoy!

 

 


[11] “Anabaptist Theology” en New Dictionary of Theology, (InterVarsity Press: Downers Grove, Illinois, 1988), p. 18.

[12] Ibid, p. 18.

[13] La forma de la imitacion estricta es aquella donde la persona vive de manera directa el mandato biblico. Por lo tanto, si no está establecido palabra por palabra en la Escritura no tenemos parte en hacer o pensar en ello. No hay lugar para los principios, ni para una mirada sistemática a la Escritura.

[14] Para más estudios, ver H. Leon McBeth The Baptist Heritage, pp. 58-61.

[15] Citado en H. Leon McBeth The Baptist Heritage, p.60.

[16] Ibid, p.60-61.

[17] Ibid, p. 61.

[18] La doctrina del sacerdocio de todos los creyentes ha enseñado historicamente que el Espiritu Santo enseña a Su Pueblo individualmente a traves de “el juicio privado,” “la comunidad presente de los santos” y “la herencia Cristiana.”

[19] El Arminianismo sostiene que la salvación está disponible a toda la humanidad y está basada en la decision del hombre de aceptar o rechazar a Cristo.

[20] La de Savoy es una confesión Congregacionalista y fue escrita por John Owen, Thomas Goodwin, Philip Nye, William Bridge, Joseph Caryl y William Greenhill (todos excepto Owen estuvieron en la Westminster Assembly).

[21] Hiper-calvinismo es la creencia de que Dios planeo el mundo de manera tal que las causas secundarias (nuestras acciones) no son necesarias para nada. Este punto de vista no refleja el Calvinismo historico. Podemos decir que este punto de vista es “anti-calvinista” porque no refleja las enseñanzas biblicas acerca de Dios y Su creacion como lo hace el verdadero Calvinismo.

[22] McBeth, p. 200.

[23] Samuel E. Waldron Baptist Roots in America, (Simpson Publishing Company: Boonton; New Jersey, 1991).

[24] Ibid, p. 22.

[25] Pragmatismo es la creencia que dice “si funciona, es lo correcto.” Es la mentalidad tipo “el fin justifica los medios.”

 

Carlos Sanchez

Miembro de la Iglesia Bautista de Quilpue, Casa del Alfarero. Sirve en el Ministerio Centro de Literatura Cristiana en Valparaíso, Chile. Estudia en The North American Reformed Seminary. Casado con Vanessa Bustos y con dos hijos. Valentín y Ulises quien tiene autismo.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más