William Collins (1702)


Como lo fue con Nehemías Coxe, se desconoce mucho del nacimiento y la infancia de Collins. La fuente principal de su biografía proviene de John Piggott un pastor Bautista Particular y amigo personal de Collins, quien predicó su funeral.

Muy temprano en su vida estaba apasionado con la lectura y el estudio de libros. Fue estudiando las Escrituras que Dios lo convirtió en su juventud. Pronto se dedicó a viajar y permaneció mucho tiempo en Francia e Italia estudiando.  A su regreso a Inglaterra se dedicó a estudiar Teología. Debido a sus grandes capacidades intelectuales fue invitado por miembros de la Iglesia Anglicana con el fin de pertenecer a ella. Sin embargo, el rechazó todas estas ofertas argumentando que, “era mi conciencia, no mis emociones, lo que me hacían un Disidente.”

En sus primeros años, luego de haber recibido su título en Teología, se dedicó a viajar por Inglaterra predicando el Evangelio. Fue así como desarrolló sus capacidades como predicador y fue también como recibió el llamado de la Iglesia Petty France. Allí fue probado y luego de que la congregación comprobó su piedad, dones y habilidades, le ordenaron junto con Nehemías Coxe como pastor el 21 de Julio de 1673. Piggott describió su carácter de la siguiente manera:

ustedes en esta Iglesia lo saben, y creo que aceptarán, que él era irreprochable como el administrador de Dios, no guiado por su voluntad, no airado, no dado al pecado, no pendenciero, sino amante de la hospitalidad, del bien, sobrio, aferrado de la Palabra fiel como había sido enseñado, siendo capaz, por sana doctrina, tanto de exhortar y convencer a los que contradicen. Era apto para enseñar, y capaz, de traer algo apropiado para la edificación, del excelente suministro de conocimiento divino que había atesorado; habiendo en más de una ocasión ido al púlpito y predicado un excelente sermón, en la opinión de jueces competentes. Sin embargo, a pesar de estar calificado, no le sirvió a Dios ni a ustedes con aquello que no le costara nada, sino que se aplicó a estudiar profundamente para cada sermón, cuando su salud se lo permitía.

Sus predicaciones trataban de la pecaminosidad del hombre, sin embargo, su punto era mostrarles a sus oyentes las excelencias de Cristo y las virtudes de Su obra redentora, así como su deseo de salvar pecadores. Escribió Piggott:

Qué tan bien distinguió entre la justificación y la santificación, exaltando la justicia imputada de Cristo, sin devaluar la obra del Espíritu! Así que sus sermones eran útiles bajo la influencia de la gracia divina, para convertir y edificar, para iluminar y establecer, siendo extraídas de la fuente de la verdad, las sagradas Escrituras, con las que él constantemente conversaba en sus idiomas originales, habiendo leído a los mejores críticos [comentaristas], antiguos y modernos; así que los hombres de la mayor penetración pudieran aprender de sus discursos, así como aquellos de la menor capacidad.

Su deseo era glorificar a Dios en todo, especialmente en su predicación. De nuevo, Piggott escribió:

Él no estudiaba para entretener, sino para instruir a sus oyentes; no considerando lo que a ellos les gustara sino lo que les beneficiaría, siempre teniendo en su mente un sentido del valor de las almas; y por lo tanto constantemente advertía a sus hermanos del ministerio a tener el mayor cuidado posible para llevar adelante la salvación de pecadores, para exaltar a Cristo, y no predicarse ellos mismos.”

A pesar de que no sabemos mucho del resto de su vida, entre sus obras tenemos su Catecismo Bautista que ha sido atribuido a Benjamín Keach, pero que los historiadores reconocen fue escrito por él y que aún está en publicación.

William Collins fue otro de los firmantes de la Segunda Confesión Bautista de 1689 y murió el 30 de octubre de 1702.

 

Autor: Eduardo Flores

 

Articulo Original:

William Collins (c. 1702)

Daniel

Pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Valparaíso. Egresado del Seminario Teológico Bautista de Santiago. Casado con Ester Riquelme.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Cargar más
Something is wrong.
Instagram token error.

Pasaje del día

Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.