La Voz Bautista – Octubre y Noviembre de 1922


«En una iglesia bautista había, una vez, un diacono que siempre se oponía en todo lo que la iglesia quería hacer. Si iba a comprar nuevos himnarios, y toda la iglesia había acordado los detalles, el se levantaba y decía «Hermanos he oído lo que habéis dicho y tengo que poner objeción; yo estoy en contra». Si la iglesia acordaba comprar un nuevo armonio el esperaba hasta que todos estaban de acuerdo y entonces se levantaba y decía: «Hermanos, he oído lo que habéis dicho pero tengo que poner objeción: yo estoy en contra». Y así con todos los proyectos de la iglesia. El pastor lo soportó hasta cansarse. Por fin se levantó en una sesión de negocios de la iglesia y dijo: «Hermanos, todos reconocemos que nuestro hermano Fulano es muy buen hombre pero siempre está impidiendo el progreso de esta iglesia; cualquier cosa que proponemos hacer, él está en contra. Yo voy a pedir que roguemos a Dios que lo saque de entre nosotros y, que lo lleve al cielo». Pero en ese momento el diacono contrariador se levantó y dijo: Hermanos, he oído lo que habéis dicho pero tengo que poner una objeción; yo estoy en contra, no me voy al cielo». Una iglesia no puede subir a un nivel más alto que el término medio de sus miembros». pagina 1

 

Descargar la revista: La Voz Bautista – Octubre y Noviembre de 1922

Daniel

Pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Valparaíso. Egresado del Seminario Teológico Bautista de Santiago. Casado con Ester Riquelme y padre de Maite.

LEAVE A COMMENT

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más