La Voz Bautista – Septiembre de 1923


“La miseria es una de las causas principales de la borrachera y de la prostitución. En estos días cuando estamos pensando algo más en la patria que en otro tiempo ¿Por qué no pensar algo en la causa de la miseria y su remedio? ¿Qué es la causa? No faltan los que ponen el grito en el cielo “Los ricos que nos explotan” otros, “el mal gobierno” mientras que otros proclaman en la prensa y en la plaza que es la ignorancia. Nosotros los evangélicos sabemos que estas cosas no constituyen la causa de la miseria pero son unos tantos males que emanan de la misma fuente que la miseria: la fuente es el pecado. Es el pecado que hace al rico egoísta e inhumano y es el pecado que hace al trabajador flojo y envidioso. No hay gobierno ni ley que pueda hacer a un egoísta amar a su prójimo como a si mismo y no hay colegio ni universidad que pueda hacer a un envidioso amar a su hermano. ¿Cuál pues es el remedio para la miseria?… El remedio para la miseria es Jesucristo. Cuando Él entra en el corazón se va el egoísmo y la envidia. Él y solamente Él nos hace hermanos. No hay modo de expresar nuestro amor a la patria como presentar a Jesús a nuestros compatriotas. El patriota más noble, el que hace más para su patria es aquel, que cual Andrés busca y lleva a su hermano a Cristo” página 3

Descargar la revista: La Voz Bautista – Septiembre de 1923

Daniel

Pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Valparaíso. Egresado del Seminario Teológico Bautista de Santiago. Casado con Ester Riquelme y padre de Maite.

LEAVE A COMMENT

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más