La Gran Depresión involucró al Seminario del Sur en una profunda tensión financiera. En la década de 1930, el espíritu de Estados Unidos se sumió en el silencio frente a la Gran Depresión. El Seminario del Sur sintió  el peso sus efectos. El profesor del Antiguo Testamento Dr. John Sampey, elegido presidente en 1929, dirigió el seminario a través de este difícil período.

La depresión significó menos estudiantes y menores ingresos para el seminario. Además, cuando Mullins compró el nuevo campus, el Seminario del Sur había asumido varios millones de dólares en deuda. En los años venideros, la comunidad del Seminario agradeció la iniciativa de Mullins y el campus que se aseguró su ambición. La carga fue pesada durante esta era, sin embargo con mano firme, Sampey dirigió el seminario ya que mantuvo sus operaciones y cumplió con sus obligaciones de deuda en este momento difícil.

El estilo de liderazgo de Sampey difería drásticamente del de Mullins. Mientras que los predecesores de Mullins habían trabajado estrechamente con otros miembros de la facultad para dirigir la escuela, Mullins prefería el papel de director ejecutivo. Sampey, por otro lado, pronto llegó a la conclusión de que este enfoque no se ajustaba a su configuración. Él alistó a varios miembros de la facultad en las tareas de administración, llamando a Gaines S. Dobbins, profesor de Eficiencia de la Iglesia y Pedagogía de la Escuela Dominical, a servir como tesorero del Seminario. Dobbins diseñó el refinanciamiento de la deuda del seminario a través de Mutual Benefit Life Insurance Company de Nueva York, un acto que alivió la tensión financiera del Seminario.

 

Durante este período, la comunidad lamentaría la pérdida del Dr. AT Robertson, quien fallecería en 1934 después de enfermarse repentinamente. W.H Davis se hizo cargo de la silla de Robertson y dirigió la facultad del Nuevo Testamento. El departamento de renombre había atraído a un grupo de estudiantes talentosos que incluía estudiantes de doctorado y futuros pastores Herschel Hobbs y WA Criswell.

El número de estudiantes que asistieron a la institución disminuyó de 435 en 1929 a un punto bajo de 343 en 1933. A medida que la depresión disminuyó, la inscripción aumentó cuando el Seminario del Sur atrajo a 520 estudiantes en 1941. Durante este año académico, el presidente Sampey renunció a sus funciones presidenciales, y al año siguiente renuncio como profesor. El habia dejado un legado en la escuela, habiendo enseñado el Antiguo testamento por 50 años. Sampey y sus asociados habían rescatado al Seminario de la bancarrota. Por gracia y perseverancia, se ganó la lucha por la supervivencia.

 

Autor: SBTS

Traductor: Daniel Valladares

Original:

Perseverance: 1928-1942