Después de la renuncia de Sampey, Ellis A. Fuller, regresó a su alma mater para servir como su sexto presidente. Pronto inauguró una serie de proyectos de construcción que cambiaron el campus del Seminario, agregando un centro de estudiantes, cafetería, oficina de correos, salas de seminarios, librería, estudio de radio y aulas durante su mandato. De todos sus proyectos, sin embargo, la comunidad valoraba más  la capilla Alumni, descrita como “una estructura colonial georgiana con una aguja imponente”, del historiador William Mueller. Esta iniciativa proporcionó al campus un lugar de culto de simplicidad señorial.

La facultad de Seminario del Sur creció rápidamente en esta era, de once miembros de la facultad de tiempo completo en 1942 a quince en la Escuela de Teología solo durante el mandato de Fuller. Dos adiciones notables fueron Dale Moody, reconocido profesor de Interpretación del Nuevo Testamento, y Wayne Oates, profesor de teología pastoral. Esta tercera generación de profesores compartió talento académico y una inclinación progresiva en su teología. Junto con estos cambios al cuerpo de profesores del seminario, el seminario amplió su programa académico cuando abrió la Escuela de Música en 1943.

En 1948, el seminario transgredió los códigos sociales del Sur cuando otorgó un grado al estudiante afroamericano Garland K. Offut en la convocatoria de otoño. Otorgado el grado de doctor en teología, Offut ganó una ovación de pie de la comunidad del seminario. Antes de esta ocasión, el Seminario del Sur no había permitido a los estudiantes de color ingresar a un programa académico formal, una práctica de acuerdo con la ley del estado de Kentucky. Los miembros de la facultad del seminario JB Weatherspoon y EA McDowell llevaron a Seminario del Sur a reconsiderar su política racial y violar la ley estatal al otorgarle a Offut su título.

El estudiante de doctorado Clarence Jordan también abogó por la integración y la equidad social en una era de división racial. Más tarde, Jordania cofundó un asentamiento en Georgia llamado Koinonia Farm que incorporó estos ideales en su visión única de comunidad. Su devoción a la justicia social inspiró al fundador de Habitat for Humanity, Millard Fuller, a comenzar su proyecto global de viviendas.

La presidencia del Dr. Fuller tuvo un final trágico en 1950 cuando el presidente sufrió un ataque cardíaco mientras predicaba en California. Un año más tarde, los fideicomisarios nombraron a otro ex alumno del Sur, Duke K. McCall, como el próximo presidente del Sur.

 

Autor: SBTS

Traductor: Daniel Valladares

 

Original:

Construction: 1942-1950