«En 1918 un grupo de miembros de otra denominación salio de aquella y principió sus cultos independientemente. Después de varios meses de estudios bíblicos quedaron convencidos de que el bautismo, para ser según el Nuevo testamento, tenía que ser hecho por inmersión. Así que un miembro del grupo bautizó al pastor Bunster y él en seguida bautizó a los otros. No habiendo presenciado un bautismo bíblico ni sospechado aun de la existencia de una denominación llamada «bautista», bautizaron cara abajo. Por intermedio de un bautista del sur visitando a Concepción, se inició una correspondencia entre los hermanos Mac-Donald y Bunster con el resultado de que en 1919 el grupo se quedó incorporado con la Unión Bautista de Chile como la Primera Iglesia Bautista de Concepción.» Pagina 2

 

Descargar la revista: La Voz Bautista – Diciembre 1922