Proto Federalismo en Agustín de Hipona


Nota: A continuación se presenta sólo un extracto de la obra. Para leer el texto completo, puedes descargar el documento en el botón al final del extracto

Traducido desde http://oestandartedecristo.com

Un tratado sobre el Espíritu y la Letra

Capítulo 42 [XXV] – Diferencia entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Le pido, sin embargo, cuidado al observar, en la medida de lo posible, lo que estoy intentando
probar con tanto esfuerzo. Cuando el profeta prometió un nuevo Pacto, no conforme al
pacto que había sido hecho anteriormente con el pueblo de Israel cuando fue liberado de
Egipto, él no dice nada sobre un cambio en los sacrificios o cualquiera de las ordenanzas
sagradas, aunque ese cambio, también es realizado, sin duda, como consecuencia, como
podemos ver en el hecho de que eso ocurrió, así como la misma escritura profética da
testimonio en muchos otros pasajes; pero él simplemente llamo la atención a la diferencia
de que Dios grabaría sus leyes sobre la mente de aquellos que pertenecían a este pacto, y
las escribiría en sus corazones (Jeremías 31:32-33), a partir de eso el apóstol extrajo su
conclusión: “no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo, no en tablas de piedra, sino en
las tablas de carne del corazón” (2 Corintios 3:3), y que la recompensa eterna de esta justicia
no era la tierra de la cual fueron expulsados los amorreos e hititas, y otras naciones que allí
moraban (Josué 12), sino el propio Dios a quien “bueno es aproximarse” (Salmo 73:28), de
modo que el bien del Dios que ellos aman, sería el propio Dios a quien ellos aman, entre quien
y los hombres nada, sino el pecado, produce separación; y esto es concedido sólo por gracia.
Así, después de decir, “porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos”,
Él inmediatamente agregó: “porque les perdonaré su maldad, y nunca mas me acordaré de
sus pecados” (Jeremías 31:34). Por la ley de las obras, entonces, el Señor dice: “No codiciarás”
(Éxodo 20:17), pero por la ley de la fe Él dice: “Sin mi nada podéis hacer” (Juan 15:5), pues Él
se estaba refiriendo a las buenas obras, incluso el fruto de las ramas de la vid. Se concluye,
por lo tanto, que existe diferencia entre el antiguo y el nuevo pacto – pues en el antiguo la ley
está escrita en tablas, mientras que en el segundo en los corazones; de modo que en uno nos
alarmamos por lo que viene de afuera, en el otro nos deleitamos por lo que viene de dentro;
y en el primero el hombre se vuelve un transgresor por medio de la letra que mata, en el otro,
un amante a través del Espíritu que vivifica. Debemos, por lo tanto, evitar decir que la manera
por la cual Dios nos ayuda a obrar justicia, y “opera en vosotros tanto el querer como el hacer,
según su buena voluntad” (Filipenses 2:13), es, por preceptos externos de santidad a nuestras
facultades; pues Él da Su crecimiento (1 Corintios 3:7), derramando amor en nuestros
corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5).

 

Proto-federalismo en Agustín de Hipona
Franco

Miembro de la Primera Iglesia Bautista de Quilpué. Titulado de Analista Programador Computacional. Estudiante de Teología del Seminario Teológico Presbiteriano Rev. José Manuel Ibañez Guzmán. Padre de Benjamìn Caamaño

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Cargar más
Something is wrong. Response takes too long or there is JS error. Press Ctrl+Shift+J or Cmd+Shift+J on a Mac.

Pasaje del día

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.