Una idea peligrosa: Dios sufre – Matthew Barrett


Sobre los Primeros Principios

MATTHEW BARRETT – 27 DE MARZO DE 2019 – VOLUMEN 9, NÚMERO 1

 

Si R. C. Sproul nos enseñó algo, es que las ideas tienen consecuencias. Cuando miramos hacia atrás en el siglo XX, una idea que tuvo serias consecuencias fue la suposición común de que Dios sufre. Teólogos influyentes, como Jürgen Moltmann, trataron de dar esperanza a un mundo que sufría, un mundo dividido por dos guerras mundiales. Moltmann observó larga y duramente las atrocidades de los campos de concentración nazis; cuando oyó a los judíos gritar: «¿Dónde está Dios?». Moltmann respondió que Dios estaba allí y que él también estaba sufriendo. Fue Dios quien sufrió en la cámara de gas; fue Dios quien colgó de la horca. Por esa razón, tenemos esperanza en un mundo de dolor porque sabemos que Dios conoce nuestro dolor.

Seamos honestos, el argumento de Moltmann puede ser muy persuasivo y emocionalmente atractivo. Tal vez usted ha estado en un estudio bíblico donde un amigo cercano estaba llorando por una tragedia. Si es así, es probable que alguien dijera: «No te preocupes, Dios está sufriendo contigo. Tiene tanto dolor como tú. Está tan abrumado por el dolor como tú». La idea de un Dios sufriente resuena con nuestros instintos relacionales y parece ser un gran consuelo en tiempos de sufrimiento.

Sin embargo, es en esos momentos difíciles, cuando las lágrimas inundan nuestros rostros, es cuando la teología es más importante. Aunque pueda parecer reconfortante decirle a un amigo que Dios también sufre, en una reflexión posterior es una idea peligrosa, una que al final da poco consuelo o esperanza.

 

¡Ayuda! ¡Mi casa está en llamas!

Para traer este punto más cerca de nosotros, considere una ilustración de mi libro, None Greater: The Undomesticated Attributes of God. Imagínate si tu casa se incendiara de repente. A medida que usted escapa de las llamas y observa desde la calle, se da cuenta de que su hijo todavía está adentro. ¿Y si, en ese momento, un vecino se te acercara corriendo y, queriendo sentir tu dolor y sentir empatía contigo, tu vecino se prendiera fuego?

Naturalmente, usted los miraría con incredulidad, quizás incluso perturbado por la locura de su respuesta. ¿A quién necesitas realmente en ese momento? Usted necesita a ese bombero que puede, con una confianza constante y controlada, examinar la situación, correr hacia las llamas y salvar a su hijo de las garras de la muerte. Sólo el bombero que se niega a ser vencido por el colapso emocional es su esperanza en esa experiencia infernal.

El punto es, un Dios que sufre, un Dios sujeto a cambios emocionales, no es del todo reconfortante al pensarlo dos veces. Un Dios que sufre puede ser como nosotros, pero no puede rescatarnos. De hecho, un Dios emocional está tan indefenso como nosotros. En tiempos de sufrimiento necesitamos un Dios que no sufra, que pueda superar el sufrimiento para redimirnos y devolver la justicia a este mundo malvado.

 

Recuperando una vieja palabra: Impasible.

Por esta razón, la iglesia -desde los primeros padres hasta la Confesión de Westminster- ha creído que el Dios de la Biblia es un Dios sin pasiones; en otras palabras, es impasible.

Hasta el siglo XIX, la palabra «pasiones» era una palabra que sólo se aplicaba a la criatura, no al Creador. Era una palabra que tenía connotaciones negativas, refiriéndose a alguien o algo que era vulnerable al cambio, sujeto al poder emocional de los demás. Por lo tanto, cuando nuestros padres negaron las pasiones en Dios, lo estaban distinguiendo como el Creador inmutable y autosuficiente respecto de la criatura que es siempre cambiante y necesitada (como lo hace Pablo en Hechos 17).

En esta palabra, «pasiones», vemos la diferencia entre el Dios cristiano y los dioses de la mitología griega, dioses susceptibles de fluctuación emocional, superados por una variación de humor, dioses cambiados o manipulados por la voluntad de otro. Un minuto son dados a la lujuria y al siguiente se salen de sus casillas en un ataque de rabia. Por el contrario, el Dios Cristiano, dice Thomas Weinandy, «no pasa por estados emocionales sucesivos y fluctuantes; ni el orden creado puede alterarle de tal manera que le haga sufrir cualquier modificación o pérdida»[1] Eso es lo que significa para Dios ser impasible.

Hay que aclarar, pues, que la ilustración de la casa en llamas tiene un defecto (¿no lo tienen todas las ilustraciones?). En ese momento de pánico y caos, el bombero elige no ser vencido por la fluctuación emocional; sin embargo, Dios es impasible no sólo por elección sino por naturaleza. Es impasible. La pasibilidad, en otras palabras, es contraria a su esencia misma; es incapaz de ser pasible.

¿Por qué, preguntas? Hay muchas razones por las cuales preguntar, pero una razón importante es porque un Dios pasible es susceptible al cambio, al cambio emocional. Pero recuerde, sabemos por las Escrituras que Dios no cambia (Mal. 3:6; Santiago 1:17); El es inmutable. La impasibilidad, entonces, es el corolario natural de la naturaleza inmutable de Dios. Es esencial para lo que Dios es, no sólo para lo que hace.

 

¿Apático?

Si Dios es impasible, ¿significa eso que Dios es estoico, sin vida, indiferente, apático e incapaz de amar o tener compasión? Por desgracia, esta es la caricatura más común. En realidad, la impasibilidad asegura justo lo contrario: Dios no podría estar más vivo o ser más amoroso de lo que está eternamente.

Recuerde, las Escrituras no sólo dicen que Dios es inmutable, sino que también dicen que es infinito (Salmo 147:5; Romanos 11:33; Efesios 1:19; 2:7). Es inconmensurable, ilimitado no sólo en tamaño sino en su propio ser. No tiene limitaciones; es la perfección absoluta. Si Dios es infinito, entonces nunca existe el caso que algo en Dios está esperando ser activado para alcanzar su pleno potencial. Para usar un lenguaje teológico elegante, no hay potencia pasiva en Dios. Más bien, Dios es sus atributos en infinita medida. Dicho de otro modo, está vivo al máximo; no podría estar más vivo de lo que está eternamente. A los padres de la iglesia les gustaba hacer este punto llamando a Dios acto puro (actus purus). No puede ser más perfecto en el acto de lo que es, de lo contrario, sería menos que perfecto, finito y necesitaría mejorar.

Aplique esta verdad a un atributo como el amor, por ejemplo, y queda claro por qué la impasibilidad hace toda la diferencia. Si Dios es impasible, entonces no sólo posee amor, es amor y es amor en infinita medida. No puede llegar a ser más amoroso de lo que ya es eternamente. Si lo hiciera, entonces su amor sería pasible, cambiaría, quizás de bueno a mejor, lo que implicaría que no era perfecto para empezar.

A la luz de esta verdad, la impasibilidad asegura que Dios es amor en infinita medida. Mientras que el amor de un Dios pasible está sujeto a cambios y mejoras, el amor de un Dios impasible no cambia en su infinita perfección. La impasibilidad garantiza que el amor de Dios no podría ser más infinito en su belleza. Dios no depende de los demás para activar y completar su amor; no, es amor en infinita medida, eternamente, inmutable e independientemente del orden creado.

Todo esto puede parecer contraintuitivo, pero sólo la impasibilidad puede darnos un Dios personal que es amor eterno e inalterable. Lejos de ser apático o inerte, la impasibilidad promete al creyente que Dios no podría ser más amoroso de lo que es eternamente. Eso es algo que un Dios pasible no puede prometer.

 

La impasibilidad es nuestra esperanza real en tiempos de sufrimiento

Lo dije una vez, pero lo diré de nuevo: las ideas tienen consecuencias. Aunque al principio no lo parezca, un Dios pasible y sufriente es una idea peligrosa. Es peligroso porque socava la confianza y la seguridad del cristiano -incluso la esperanza del cristiano-, especialmente en tiempos de dificultades reales. Si Dios está sujeto a cambios emocionales, ¿cómo sabemos si se mantendrá fiel a sus promesas? Sus promesas del Evangelio podrían cambiar tan rápido como sus cambios de humor. Y si Dios es vulnerable a las fluctuaciones emocionales, ¿qué confianza tenemos en que su propio carácter permanecerá constante? Su amor podría no permanecer firme, su misericordia podría no ser eterna, y su justicia no puede garantizar una victoria futura.

Pero también es una idea deprimente. Como confiesa Katherin Rogers, «Yo mismo encuentro la idea de un Dios que ha sido hecho para sufrir por nosotros y que necesita que seamos realizados, una concepción deprimente de la divinidad»[2] Es deprimente porque no nos convierte a Dios como nuestra roca y nuestra fortaleza (Salmo 18:2), sino que nos hace sentir compasión de Dios como alguien que es tan impotente en el sufrimiento como lo somos nosotros como sus criaturas finitas.

La buena noticia de la impasibilidad, sin embargo, es la de la esperanza. Cuando las pruebas más difíciles de la vida golpean con fuerza, el plan inescrutable de nuestro Dios personal y amoroso no vacila porque es un Dios que es inmutablemente impasible. Aunque el dolor golpea fuerte, nos levantaremos con Lutero y cantaremos,

«Una fortaleza poderosa es nuestro Dios,

Defensa y buen escudo.»

 

Notas finales

1] Thomas Weinandy, ¿Dios sufre? (Notre Dame, IN: University of Notre Dame Press, 2000), 111.

2] Katherin Rogers, Perfect Being Theology (Edimburgo: Edinburgh University Press, 2000), 52.

Nota del editor: Este artículo fue publicado por primera vez en TableTalk.

 

 

Fuente: https://credomag.com/article/on-first-principles/

 

Matthew Barrett

Matthew Barrett es profesor asociado de teología cristiana en el Midwestern Baptist Theological Seminary, además de fundador y editor ejecutivo de la Credo Magazine. Es autor de varios libros, incluyendo None Greater: The Undomesticated Attributes of God; 40 Questions About SalvationGod’s Word Alone: The Authority of ScriptureReformation Theology: A Systematic SummarySalvation by Grace, y Owen on the Christian Life. Él es el anfitrión del Credo podcast , donde se involucra a los mejores teólogos en los temas teológicos más importantes de la actualidad.

Carlos Sanchez

Miembro de la Iglesia Bautista de Quilpue, Casa del Alfarero. Sirve en el Ministerio Centro de Literatura Cristiana en Valparaíso, Chile. Casado con Vanessa Bustos y con dos hijos. Valentín y Ulises quien tiene autismo. Tiene un diplomado en Teología Reformada y Liderazgo del Seminario Teológico Presbiteriano de Chile y completó el curso "Theology and Culture" del Southeastern Baptist Theological Seminary.

LEAVE A COMMENT

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Reconoce en tu corazón que, así como un padre disciplina a su hijo, también el Señor tu Dios te disciplina a ti.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más