Una Perspectiva Bautista Reformada sobre Teología Pública: Introducción


“Anuncio: La siguiente serie de artículos es una presentación de los pensamientos de dos Bautistas Reformados (Gabriel Williams y William Leonhart) acerca la de relación entre reino y cultura. Esta serie no debiese tomarse como la visión de todos los Bautistas Reformados ni como la visión de todos quienes contribuyen con CredoCovenant. Los Bautistas Reformados son un grupo diverso con una amplia variedad de perspectivas sobre este asunto.”

________________________

Prestando atención a las noticias uno habrá notado que el 2015 ha sido un año marcado por numerosas historias que han afectado profundamente la vida cultural estadounidense por estos días y, que sin duda, éstas tendrán muchas repercusiones en el futuro. La lista a continuación es un breve resumen de unos cuantos incidentes, entre los más relevantes, que han ganado atención en redes sociales lo que lleva de este año.

  • El tiroteo de Eric Courtney Harris y el tiroteo de Walter Scott
  • La muerte de Freddie Gray y las subsecuentes protestas de Baltimore
  • La controversial muerte de Sandra Bland
  • El tiroteo masivo en la iglesia Emanuel Nine y la subsecuente polémica sobre la bandera confederada
  • La celebración mediática acerca del cambio de género de Bruce Jenner
  • El hito sobre la decisión de Obergell v. Hodges en cuanto al matrimonio homosexual
  • La controversia en torno a la identidad racial de Rachel Dolezal
  • La controversia sobre la exposición de los videos asociados a la Planeación Familiar.
  • Los polémicos dichos de Donald Trump en relación a la inmigración ilegal y la seguridad en las fronteras
  • Las protestas para subir el salario mínimo a $15 dólares la hora.

Una somera examinación demuestra que las noticias previamente mencionadas conciernen a problemas de justicia social y política. Lo cual genera que los cristianos consideren una significativa pregunta: ¿Cuál es el enfoque bíblico apropiado en relación a los problemas de justicia social y política? Esta pregunta es una de las cuantas que alude a aspectos fundamentales de la teología pública.

Consideraciones

Antes de responder tal pregunta, estamos obligados a reconocer la complejidad de tal incógnita. Su respuesta demanda una discusión en cuanto a la relación entre Iglesia y Estado, la relación entre cristianos individuales y la Iglesia institucional (es decir, un debate de eclesiología), y una honesta discusión sobre numerosos pasajes bíblicos. Además, este debate desembocaría en hablar de teoría económica y teoría política.

El propósito de esta serie de artículos es presentar un enfoque bíblico en lo que concierne a problemas de justicia social y política usando presupuestos Reformados y Bautistas y, aplicar este enfoque bíblico a un número de asuntos contingentes dentro de nuestro contexto estadounidense. Nuestra posición respecto de este asunto puede ser resumida en los diez siguientes puntos:

  1. Los cristianos son realmente ciudadanos del el Reino de Dios y le debemos nuestro afecto y toda nuestra lealtad a la Ciudad Celestial donde habita la justicia.
  2. Los cristianos viven en esta era malvada y nuestra presencia en esta ciudad terrenal es como la de extraños viajando a través un país extranjero.
  3. El reino de Dios y el reino de esta era malvada están en rivalidad, en conflicto, entrelazando lealtades dentro de la misma esfera pública con cosmovisiones antagónicas.
  4. Los incrédulos son verdaderos ciudadanos de esta ciudad terrenal con una naturaleza que es dominada por la carne más que por el Espíritu y, por lo tanto, poseen una naturaleza antagónica al Reino de Dios.
  5. Ya que los incrédulos tienen sus afectos desordenados, no pueden determinar sus valores de la manera apropiada (valores como paz y justicia) y, por lo tanto, no debería esperarse que ellos ejerzan correctamente su ciudadanía en la esfera pública.
  6. Ya que esta era malvada está en oposición al Reino de Dios, los cristianos no pueden “redimir la cultura” o transformar la ciudad terrenal en el Reino de Dios.
  7. El Reino de la Gracia ya se encuentra presente en medio de la iglesia invisible, mientras esperamos la consumación del Reino de Dios en gloria (William Collins, “The Baptist Catechism,” Q.109).
  8. Los cristianos están comisionados a llamar la atención de la ciudad terrenal en el ámbito público, como aquellos a quienes el Espíritu ha transformado y sirven como una voz profética para nuestra cultura, anunciando la verdad de Dios como es revelada en las Escrituras.
  9. Dentro de nuestra cultura estadounidense, si es que deseamos hablar proféticamente a la clase gobernante de nuestro tiempo, debemos hacerlo yendo directamente al pueblo, ya que ellos son la clase gobernante de Estados Unidos.
  10. La separación de la Iglesia y el Estado significa que al Estado no se le permite inmiscuirse en los asuntos de la consciencia ni en los asuntos del gobierno de la Iglesia.

El Enfoque

En esta serie de artículos examinaremos la garantía bíblica para cada uno de estos diez puntos. Empezaremos discutiendo las perspectivas históricas sobre este tema. El lector más versado reconocerá que nuestros diez puntos están profundamente basados en la visión de San Agustín acerca de la teología pública. Aseveramos que cualquier discusión de cómo la Iglesia interactúa con la cultura en el ámbito público debe empezar por interactuar con la obra clásica de Agustín: La Ciudad de Dios.

Discutiremos varias perspectivas desde la importancia de figuras públicas (como Martín Lutero, Abraham Kuyper, Herman Dooyeweerd) y desde voces modernas (tales como Dietrich Bonhoeffer, C.S. Lewis, Francis Schaeffer, David VanDrunen, D.G. Hart, and James K. A. Smith). Después de conducir un cateo histórico del pensamiento cristiano sobre este asunto, también acarrearemos un estudio de las Escrituras para examinar la teología bíblica y el precedente bíblico en la materia. Finalmente, discutiremos cómo nuestra posición puede ser aplicada a varios problemas contemporáneos relacionados a la justica y economía social.

 

El Tono Deseado

Nuestra meta para esta serie no es para nada el criticar otras perspectivas sobre teología social cristiana. Sea que podamos estar respetuosamente en desacuerdo con varios de nuestros coetáneos en las áreas de teonomía y los Dos Reinos modernos, pondremos más énfasis en el respeto que en el desacuerdo. Reconocemos que no podemos establecer una posición sin dejar de considerar su discrepancia con otras posturas. No obstante, reconocemos que nuestros hermanos en Cristo a aquellos con quienes discrepamos.

De modo que, nuestro objetivo es el entablar una conversación con un diálogo positivo a nuestro favor. No es nuestro fin el involucrarnos en acalorados debates con un diálogo negativo en contra la posición de otros. Hemos decidido, amablemente, el dejar el debate para otra ocasión y lugar. Mientras que no desestimamos el refutarnos por parte de quienes no estén de acuerdo con nosotros, sí pedimos que nos escuchen completamente antes de responder en la sección de comentarios. Aún quedan publicaciones por venir.

 

Fuente: A Reformed Baptist Perspective on Public Theology: An Introduction

Traductor: Gabriela Vargas

Daniel

Pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Valparaíso. Egresado del Seminario Teológico Bautista de Santiago. Casado con Ester Riquelme y padre de Maite.

LEAVE A COMMENT

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Pasaje del día

Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo.

Recomendamos!

Imagen Bautista

Instagram

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más