La Voz Bautista – Noviembre de 1925


«Ningún propietario legal puede ejercer un dominio absoluto sobre la propiedad; porque está sujeta a limitaciones, a impuestos y aun a la confiscación para usos del gobierno los cuales están sobre aquellos del individuo. Tales condiciones hacen que sea imposible emplear la palabra ‘dueño’ referente a dicho propietario. Igualmente las propiedades del Hijo de Dios están sujetas a limitaciones mucho más superiores a las legales ya mencionadas y con mucho menos razón se les puede poner el nombre ‘dueño’. Se entiende además que, cuando se habla de propiedad en este sentido, excluyen dos grandes fases de la vida; personalidad, la cual se compone de varios elementos como por ejemplo: tiempo, energía, talentos, presencia o carácter y de las posesiones o la propiedad propiamente dicha incluyendo dinero, terreno, etc. Bueno, si el hombre no es el dueño, ¿quién lo es? Dios lo es» La La Voz Bautista, Noviembre 1925. Pagina 9.

Descargar la revista: La Voz Bautista – Noviembre de 1925

Daniel

Pastor de la Iglesia Bautista Reformada de Valparaíso. Egresado del Seminario Teológico Bautista de Santiago. Casado con Ester Riquelme y padre de Maite.

LEAVE A COMMENT