«No creo que Pablo diga que si personas indignas tales como los incrédulos y los hipócritas y los engañadores, son bautizados, en la muerte de nuestro Señor son bautizados. Pablo dice: “todos los que hemos sido,” contándose él mismo con el resto de los hijos de Dios. Él se refiere a los que están calificados para el bautismo, y se acercan a él con sus corazones cambiados. Pablo dice de ellos: “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?” Pablo ni siquiera pretende decir que quienes han sido bautizados adecuadamente, han percibido la totalidad de su significado espiritual; pues si así fuera, no hubiera sido necesaria la pregunta: “¿O no sabéis?” Parecería que algunos habían sido bautizados sin entender claramente el significado de su propio bautismo. Tenían fe, y un poco del suficiente conocimiento para calificarlos para el bautismo, pero no habían sido instruidos adecuadamente en la enseñanza del bautismo; tal vez ellos sólo veían en el bautismo el aspecto del lavamiento, pero no habían discernido todavía el aspecto de la sepultura.»

EL Bautismo una Sepultura – C.H. Spurgeon