Breve repaso de la historia de la hermenéutica – 10. Edad Media (III)


May 20, 2011 Posted by Richard Barcellos Hermenéutica, Teología Histórica

Escolástica. Una de las formas en que el Escolasticismo Medieval influyó en la Reforma fue a través de las universidades a las que asistieron los Reformadores. Nuestro moderno sistema universitario evolucionó durante la Edad Media tardía. Lutero fue bien educado en el método y la filosofía escolástica. Su total desprecio por Aristóteles fue sin duda una reacción exagerada a su formación universitaria y el elemento de superstición en gran parte del escolasticismo medieval tardío.[1] McGrath comenta:

La escolástica es probablemente uno de los movimientos intelectuales más despreciados en la historia de la humanidad. Así, la palabra inglesa «dunce» deriva del nombre de uno de los más grandes escritores escolásticos, Duns Scotus. El escolasticismo es más considerado como el movimiento medieval, floreciente en el período 1200-1500, que puso gran énfasis en la justificación racional de las creencias religiosas. Es la demostración de la racionalidad inherente a la teología cristiana mediante un llamamiento a la filosofía, y la demostración de la completa armonía de esa teología mediante el examen minucioso de la relación de sus diversos elementos. Los escritos escolásticos tendían a ser largos y argumentativos, frecuentemente basados en distinciones muy discutidas.[2]

Jaroslav Pelikan dice, «Las discusiones teológicas de la época a veces trataban de temas que no implicaban directamente la creencia, la enseñanza y la confesión de la iglesia. «[3] Continúa enumerando algunas de esas discusiones teológicas: si un monje que murió y luego resucitó estaría obligado a volver a la misma orden religiosa; si el cuerpo de Cristo después de su resurrección había sido capaz de digerir el alimento o no; si Cristo estaba vivo o no cuando la lanza atravesó su costado; el color del cabello de la Virgen María; el hecho de que María conocía las siete artes liberales, incluyendo la astronomía, así como la teología, como se resume en las Sentencias de Pedro Lombardo[4]. Mirándolo desde este punto de vista, uno no puede culpar a Lutero por su actitud hacia la teología escolástica aristotélica, si de hecho puede decirse que es el catalizador de tal especulación.

Aunque la escolástica medieval tenía sus defectos, Calvino, por ejemplo, tomó el elemento escolástico positivo de la sistematización y lo aplicó en la producción de sus Institutos de la Religión Cristiana.


1] Véase David C. Steinmetz, Luther in Context (Grand Rapids: Baker Book House, 1995), 56, donde Steinmetz dice, «Ningún historiador discutiría seriamente la proposición de que la ruptura de Lutero con la teología escolástica fue principalmente una ruptura con la teología de sus propios maestros ocultistas».
[2] McGrath, A Life of John Calvin (Grand Rapids: Baker Book House, reimpresión de 1995), 40.
[3] Pelikan, La Reforma, 13, 14.
[4] Ver Pelikan, Reforma, 38-50 para una sinopsis del desarrollo de la mariología medieval tardía.

 

 

Fuente: Brief survey of the history of hermeneutics – 10. Middle Ages (III)

Traductor: Carlos Sanchez

 

Richard C. Barcellos, Ph.D., es pastor de la Iglesia Bautista Reformada Gracia (www.grbcav.org), Palmdale, CA, y autor de En defensa del Decalogo: Una Crítica de la Teología del Nuevo Pacto, El Árbol Genealógico de la Teología Bíblica Reformada, y La Cena del Señor como Medio de Gracia: Más que un memorial, por Christian Focus Publications.

Carlos Sanchez

Miembro de la Iglesia Bautista de Quilpue, Casa del Alfarero. Sirve en el Ministerio Centro de Literatura Cristiana en Viña del Mar, Chile. Casado con Vanessa Bustos y con dos hijos. Valentín y Ulises quien tiene autismo. Tiene un diplomado en Teología Reformada y Liderazgo del Seminario Teológico Presbiteriano de Chile y completó el curso "Theology and Culture" del Southeastern Baptist Theological Seminary. Cursa estudios en el Seminario Bautista Confesional del Ecuador.

LEAVE A COMMENT