Breve repaso de la historia de la hermenéutica – 8. Antioquía


29 de abril de 2011 Publicado por Richard Barcellos Hermenéutica, Teología Histórica

 

Antioquía: Silva dice, «No exageramos mucho si describimos el progreso de la exégesis bíblica como el abandono gradual de la interpretación alegórica»[1] La escuela de Antioquía surgió como «un programa bastante sistemático destinado a desacreditar los rasgos más objetables del enfoque de Orígenes»[2] Es obvio, a partir de la historia posterior, que fracasó en esta tarea.

 

Una escuela en Antioquía fue establecida hacia el final del siglo III por Lucian (circa 240-312 d.C.). Se convirtió en la escuela rival de Alejandría. Los alumnos más respetados de Antioquía fueron Teodoro de Mopsuestia (circa 350-428 d.C.) y Juan Crisóstomo (circa 354-407 d.C.). Como se ha señalado anteriormente, la escuela de Antioquía utilizaba aspectos de literalidad, tipología y alegoría, aunque ciertamente no como los alejandrinos. ¿De dónde obtuvieron los Antioqueños su marca de literalidad? Dockery sugiere, «Es probable que dondequiera que se sintiera la influencia de la sinagoga, la interpretación de la iglesia de las Escrituras tenía una tendencia hacia el literalismo. Ciertamente este fue el caso de Antioquía»[3] Concediendo la afirmación de Dockery, vemos una vez más cómo los factores contemporáneos contribuyen a la práctica hermenéutica.

 

La contribución única de Antioquía a la historia de la hermenéutica Cristiana es declarada clara y sucintamente por Dockery, cuando dice, «el rasgo distintivo en el método hermenéutico Antioqueño era la teoría»[4] La teoría era un método complejo de interpretación. Por lo tanto, es simplista etiquetar a Antioquía como la escuela literal. Como estamos aprendiendo, las cosas no son siempre tan simples y claras como podríamos pensar. La teoría involucraba aspectos de lo que llamaríamos literalidad, una forma modificada de alegoría, y tipología.[5] Además, entre los autores individuales había varias expresiones de estos métodos hermenéuticos.

 

Si hacemos la pregunta: ¿Cuál es la contribución hermenéutica de la escuela de Antioquía a la historia de la interpretación cristiana? La respuesta ampliada sería el desarrollo ulterior de una interpretación tipológica del Antiguo Testamento a la luz del primer advenimiento de Cristo y de las Escrituras del Nuevo Testamento. Dockery dice: «Tal vez, como ha sugerido Rowan A. Greer, es mejor pensar en la exégesis tipológica como el método normativo de la exégesis antioquena»[6] Dockery continúa:

 

La tipología, correctamente concebida, afirma que ya que Cristo es la culminación de la línea de Abraham y de David y es el cumplimiento de la esperanza de Israel, la descripción del Antiguo Testamento de la historia de Israel, las instituciones, el culto y el mensaje profético a menudo anticipan la vida y la obra de Cristo. Crisóstomo y la escuela de Antioquía distinguieron la interpretación alegórica de la interpretación tipológica de dos maneras principales. La interpretación tipológica intentaba buscar patrones en el Antiguo Testamento a los que Cristo correspondía, mientras que la exégesis alegórica dependía de la similitud accidental del lenguaje entre dos pasajes. En segundo lugar, la interpretación tipológica dependía de una interpretación histórica del texto. El pasaje, según los antioqueños, tenía un solo significado, el literal (ampliado por la teoria[7]), y no dos como sugieren los alegoristas. En el enfoque tipológico, las cosas narradas por el texto debían ser puestas en relación con las cosas que no estaban en el texto, pero que estaban por venir.[8]

 

La teoría antioquena de la tipología fue alimentada por su visión del cumplimiento que tuvo lugar en el primer advenimiento de Cristo y cómo Cristo y los Apóstoles interpretaron el Antiguo Testamento.

 

La mayor diferencia entre Alejandría y Antioquía, en términos de conclusiones exegéticas, se produjo al interpretar el Antiguo Testamento. Su comprensión de los Evangelios y el resto del Nuevo Testamento era muy similar. Una vez más, la cuestión principal era la interpretación del Antiguo Testamento y su relación con el Nuevo. Alejandría utilizó la alegoría de la variedad neoplatónica; Antioquía utilizó la tipología de la variedad del Nuevo Testamento.

 

Finalmente, como con los alejandrinos, los antioqueños se adhirieron a la regla de fe que los mantenía dentro de los límites ortodoxos de las doctrinas esenciales de la fe cristiana.

 

1] Silva, «¿La Iglesia ha leído mal la Biblia?», 47.

2] Silva, «¿Ha leído mal la Iglesia la Biblia?», 47.

3] Dockery, Interpretación Bíblica, 105. Referencias de Dockery Rowan A. Greer, Teodoro de Mopsuestia: Exegeta y teólogo (Londres: Fe, 1961), 86-88.

4] Dockery, Interpretación bíblica, 107.

5] Ver la discusión en Hall, Reading Scripture, 160-63.

6] Dockery, Interpretación Bíblica, 110.

7] Nos enfrentaremos a este concepto, significado literal extendido, en una discusión posterior.

8] Dockery, Interpretación Bíblica, 118-19.

Carlos Sanchez

Miembro de la Iglesia Bautista de Quilpue, Casa del Alfarero. Sirve en el Ministerio Centro de Literatura Cristiana en Valparaíso, Chile. Casado con Vanessa Bustos y con dos hijos. Valentín y Ulises quien tiene autismo. Tiene un diplomado en Teología Reformada y Liderazgo del Seminario Teológico Presbiteriano de Chile y completó el curso "Theology and Culture" del Southeastern Baptist Theological Seminary.

LEAVE A COMMENT